:::: MENU ::::

lunes, 2 de diciembre de 2019

  • 2.12.19
Periódicamente surge la polémica sobre los colegios concertados, la mayoría de ellos de titularidad católica, y el supuesto derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos y el centro donde escolarizarlos. La última diatriba la generó unas manifestaciones de la ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá, en las que aclaraba que la Constitución española no consagra, específicamente, el derecho a elegir centro.



Estas afirmaciones de la también portavoz del Gobierno han soliviantado a la patronal de la enseñanza concertada, a los portavoces de los partidos de la derecha y a los obispos de la Iglesia católica. Con tantas voces en algarabía, más parece que asistimos a un conflicto de intereses o ideológico que educativo.

La escolarización en España es obligatoria y el Estado garantiza que cada alumno tenga acceso al nivel de enseñanza que corresponda por edad. Para ello, la Administración crea y dispone de colegios públicos que imparten desde la Educación Primaria hasta la Secundaria Obligatoria (de 6 a 16 años). También dispone de centros reglados de ciclos de Bachillerato y Formación Profesional para aquellos alumnos que finalizan la etapa básica obligatoria y aspiran continuar estudiando (16 a 18 años).

Una vez cursados los niveles de Bachillerato o los grados superiores de Formación Profesional se puede acceder a la Universidad, lo que se facilita mediante becas de estudio en función del rendimiento académico y la capacidad económica familiar.

En otras palabras, desde que se sale de la guardería y se llega a las puertas de la Universidad, todo español tiene garantizado su derecho a la educación y dispone de colegios públicos en los que recibir la formación correspondiente. Esta red estatal de centros de enseñanza es, como no podía ser de otro modo, pública y laica, y adecuada al tipo de enseñanza y modelo educativo que el Estado determina mediante la preceptiva Ley Orgánica que ordena y regula el sistema educativo de España.

Pero, además, y de forma complementaria, existen centros de titularidad privada con los que la Administración suscribe acuerdos para escolarizar aquellos alumnos que, bien no disponen de un centro público en la zona, o bien son elegidos por sus padres, fundamentalmente, por dos razones: la orientación religiosa (católica, por supuesto) o el nivel socioeconómico del alumnado.

La concertación se estableció en 1985, mediante la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE), para universalizar la enseñanza básica, obligatoria y gratuita, y porque no existían centros públicos suficientes para cubrir tal objetivo. Con esta opción, el Estado financia determinados centros privados que se integran en el sistema, obligándolos a adoptar los mismos requisitos de admisión y funcionamientos que los públicos; al menos, en teoría.

Este sistema, que en principio era “provisional” hasta tanto la red pública satisficiera toda la demanda, se complicó cuando se transfirieron las competencias educativas a las comunidades autónomas, ya que éstas podían incrementar las unidades concertadas de colegios privados. Y, de hecho, las gobernadas por partidos conservadores, concretamente el Partido Popular, aumentaron la “ratio” de concertados en la enseñanza obligatoria, conforme a su ideario favorable a la iniciativa privada y, por tanto, a la educación y centros de carácter privados.

Ello ha ayudado a cronificar –en vez de erradicar: objetivo de la educación– las desigualdades por barrios, ciudades y regiones, provocando una especie de gentrificación de la educación. Tal “elitización” del alumnado se consigue, aunque en puridad no tengan permitido seleccionarlo, al imponer cuotas “voluntarias” que no todas las familias pueden abonar, con las que “filtran” el acceso de alumnos pertenecientes a los estratos sociales más pudientes. De ahí que la implantación de los centros concertados se concentre en zonas de mayor renta y en territorios gobernados tradicionalmente por la derecha.

Es lo que explica, por ejemplo, que la mayor concentración de centros concertados radique en el País Vasco, Madrid, Navarra, Islas Baleares, La Rioja, Cataluña y Castilla y León, y que la escuela pública acoja al 80 por ciento de los alumnos inmigrantes, pese a escolarizar el 70 por ciento de la población total, y la concertada un escaso 14 por ciento de inmigrantes, con cerca del 30 por ciento del total de alumnos.

Sea como fuere, la realidad es que casi el 30 por ciento de la enseñanza obligatoria es concertada y que seis de cada diez centros pertenecen a la Iglesia católica o fundaciones de su órbita, lo que acarrea un gasto de más de 6.000 millones de euros en subvenciones cada año a las arcas del Estado. Se habla, por tanto, de dinero e intereses materiales, no de educación, cuando nos referimos a un supuesto derecho de las familias a elegir colegio para sus hijos. ¿Existe tal derecho reconocido en la Constitución? Ni por asomo.

El texto constitucional recoge (artículo 27) que “todos tienen el derecho a la educación”. Y en su apartado 3, que “los poderes públicos garantizarán el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Esa formación religiosa, como demandan los padres para sus hijos, no supone que tengan que recibirla necesariamente en un centro religioso. Para cumplir el mandato constitucional, basta con disponer de profesores de religión –o ética– en la enseñanza pública, como está previsto.

La Constitución no reconoce, pues, el derecho a elegir centro, sino a recibir enseñanza religiosa de acuerdo con las convicciones de los padres. Y es por ello que no se conciertan centros privados para impartir clases de religión, sino para dotar al sistema público de la capacidad suficiente de instalaciones de enseñanza que permita cumplir el mandato constitucional del “derecho a la educación”.

Pero de ahí hasta la elección de centro va un trecho, y es el que la polémica le gusta transitar periódicamente, empedrándolo de manipulaciones interesadas y malintencionadas, cuando percibe que sus privilegios mercantiles (centros privados) e ideológicos (la Iglesia y la derecha) se ven cuestionados y podrían dejar de depender del dinero de todos.

Tener clara esta cuestión es pertinente. Por eso, lo que dijo la ministra no fue una provocación ni un “lapsus”, sino una oportuna precisión ante la exigencia por parte de determinados sectores sociales que persiguen imponer sus intereses al resto de la sociedad, implorando supuestos derechos que, en realidad, no existen. Sectores con intenciones evidentes, porque no plantean discusiones sobre la calidad de la enseñanza ni planes educativos o pedagógicos que aparten esta materia de Estado de la diatriba política.

Solo sacan las uñas cuando ven peligrar su trozo de la tarta presupuestaria que creen poder exigir, enarbolando un supuesto derecho de los padres a elegir centro, para su particular beneficio (insisto: económico e ideológico).

Ya es hora de que el Estado asuma íntegramente el deber de satisfacer a los ciudadanos “el derecho a la educación”, sin necesidad de recurrir a “conciertos” complementarios. Solo así se podrá separar definitivamente la educación del adoctrinamiento, puesto que los que deseen “asignaturas” adicionales –como Religión, Ufología o Nigromancia, por poner algunos ejemplos– tendrán que costearlas de forma particular, y fuera del ámbito y horario escolar. Como cualquier actividad extraescolar. La educación, como derecho de todos, es otra cosa.

DANIEL GUERRERO
  • 2.12.19
La Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad aprobará de forma inminente el VI Plan Integral de Fomento del Comercio Interior de Andalucía, que contará con una dotación superior a 49 millones de euros hasta 2022. Este instrumento tiene como finalidad el fomento de la innovación, la promoción de la competitividad y el emprendimiento, y la ordenación comercial racional y equilibrada.



El comercio, junto a la hostelería, el transporte y el almacenamiento, está integrado por más de 136.627 empresas, distribuidas en más de 174.000 locales comerciales (casi el 30% del total de establecimientos). Este tejido da empleo a casi 460.000 personas y genera un volumen de negocio superior a los 93.000 millones de euros, según datos de 2017. De ese montante, 35.000 millones corresponden al comercio minorista, la rama que registra mayor número de empresas (88.952) y de locales (108.000).

Esta actividad económica se está viendo transformada por el rápido crecimiento del comercio electrónico que exige a cada negocio y al sector en general adoptar los cambios necesarios para poder seguir siendo competitivos en la era digital.

Del conjunto de este segmento, el comercio minorista registra bajos niveles de digitalización, por lo que su margen de mejora es mayor. Ante esta situación, es clave contar con una planificación acorde y eficiente que ofrezca respuesta a las nuevas necesidades que ha de afrontar el sector, una labor que está llamado a cumplir el VI Plan Integral de Fomento del Comercio Interior de Andalucía.

El nuevo instrumento, consensuado con representantes del comercio minorista, recoge las demandas y propuestas planteadas por esta actividad y persigue modernizar y mejorar la competitividad de las pymes comerciales en un escenario marcado por la creciente globalización de los mercados, los avances tecnológicos y los nuevos hábitos de consumo.

Estructura y medidas previstas

El plan contará con una estructura dispuesta en tres objetivos estratégicos, once líneas, 25 medidas y 69 actuaciones. Los ejes en los que se asienta el documento son el fomento de la innovación y la implantación de las nuevas tecnologías en el comercio andaluz, una ordenación comercial racional, equilibrada y adecuada al entorno urbanístico y la promoción de la competitividad y el emprendimiento en el sector.

Para avanzar en el primer objetivo el documento recoge como medidas novedosas la puesta en marcha de planes de diagnóstico y acciones formativas que contribuyan a la creación de empleo cualificado y el lanzamiento de ayudas para la incorporación de soluciones tecnológicas. También se incluyen el diseño de una plataforma de simplificación de trámites que ordene y facilite a los comerciantes cualquier trámite con las administraciones, y de una aplicación para dispositivos móviles que integre la oferta comercial y favorezca la comunicación con el sector.

Igualmente, se plantean diferentes acciones de capacitación, asesoramiento y acompañamiento a pymes en la transformación digital de su negocio y la creación de un concurso de proyectos comerciales innovadores. A estas líneas de actuación se suman futuras ayudas cofinanciadas con Fondos Europeos para la transformación digital de las pymes comerciales, la modernización y expansión de las mismas, así como para favorecer el relevo generacional.

Mejora de la competitividad

En cuanto al segundo eje que sustenta al plan -la mejora de la competitividad y el emprendimiento-, la Consejería de Economía pretende seguir trabajando en la simplificación administrativa de los procedimientos innecesarios, complejos y obsoletos que afectan a la actividad comercial.

También se atenderán aquellas medidas propuestas por el grupo de expertos que trabaja en el Plan para la mejora de la regulación económica de Andalucía en relación al régimen de horarios comerciales, las zonas de gran afluencia turística y la implantación de grandes superficies comerciales minoristas.

En este apartado, el plan incluye novedades como la elaboración de un mapa de procedimientos administrativos autonómicos y locales; la inclusión de ayudas dirigidas al fomento del relevo generacional o la búsqueda de nichos de mercado territoriales y por subsectores que favorezcan el emprendimiento. Otras medidas pretenden la consolidación del asociacionismo, el impulso de la iniciativa empresarial o la promoción de los productos locales de Andalucía.

En relación al tercer objetivo -la ordenación comercial racional, equilibrada y adecuada al entorno urbanístico-, este futuro instrumento prevé, entre otras medidas, la implantación de Planes estratégicos del comercio en cada municipio y la creación de consejos municipales de comercio; así como la creación de una mesa de trabajo de impulso del comercio rural y otra por el comercio seguro contra el intrusismo y el hurto.

Igualmente, destacan la convocatoria de ayudas dirigidas a ayuntamientos y asociaciones de comerciantes ambulantes para el fomento y consolidación de los mercadillos legales; y la elaboración de un mapa diagnóstico del grado de implantación de las medidas de eficiencia energética en los distintos formatos comerciales de la región.

También se pone el acento en acciones dirigidas al fomento de los centros comerciales abiertos (CCA) o figura análoga y a la promoción y modernización de los mercados municipales de abastos como formas tradicionales de negocio que mantienen la vida y la actividad en las calles.

En este último apartado, se llevarán a cabo actuaciones de apoyo dirigidas a reforzar estos centros, entre las que se incluyen la creación de una marca común que los identifique y ponga en valor; el desarrollo de nuevas herramientas de planificación y gestión o la mejora de la formación de los comerciantes en nuevas tecnologías de la información.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

  • 2.12.19
La Asociación de Eventuales de la Agencia Sanitaria del Alto Guadalquivir (ASAG) ha abierto un nuevo conflicto colectivo para exigir que se repongan los derechos de sus representados antes de publicarse la nueva Oferta Pública de Empleo (OPE). De esta forma, el sindicato pone en marcha la misma vía iniciada ante la Agencia Sanitaria Bajo Guadalquivir, y que en breve hará con la Agencia Sanitaria Costal del Sol.



En este sentido, el sindicato solicita que se reconozcan los derechos inherentes a la estabilidad laboral que gozan los trabajadores "contratados en fraude de Ley por abuso en la contratación temporal desde hace 3, 5, 10 y hasta 15 años o más".

"La verdadera mecha que ha hecho estallar la situación entre los trabajadores son las informaciones que desde la Consejería de Salud y Familias se ha trasladado a las Agencias, como hoja de ruta inexcusable para los próximos meses, sin tener en cuenta la sentencia pendiente del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)", explica el sindicato en referencia a la Oferta Pública de Empleo (OPE) anunciada por el Consejero de Salud, Jesús Aguirre.

En este sentido, la Asociación de Eventuales recuerda que, en las conclusiones no vinculantes de la abogada general del TJUE Juliane Kokkot, dadas a conocer el pasado mes de octubre, reconocían el abuso que sufrían estos trabajadores al no consolidarse sus puestos de trabajo.

Por todo ello, el sindicato solicita el aplazamiento de la publicación de la OPE, prevista para finales de 2019, hasta resolución de TJUE y la reposición de derechos a los trabajadores afectados por el abuso en base a esa sentencia, así como que no se produzca la integración de las Agencias en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) hasta que estén resueltas estas cuestiones.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

domingo, 1 de diciembre de 2019

  • 1.12.19
Vivimos en un mundo enormemente acelerado. El ritmo vertiginoso en el que nos encontramos parece que acaba enterrando no solo los hábitos que teníamos un tiempo atrás, sino que se lleva para siempre costumbres que habían formado parte de las vidas de muchas generaciones. Así, en las dos últimas décadas, Internet y los móviles han irrumpido de una manera tan fuerte que parece que hubieran estado siempre presentes con nosotros. Forman ya parte de nuestras vidas, sin los cuales nos sería muy difícil imaginarlas.

PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA AMPLIAR

Como no soy nada ‘apocalíptico’, es decir, no estoy en contra de los avances que la ciencia y la tecnología nos proporcionan, reconozco los beneficios que han generado en distintos ámbitos: el trabajo, la información, la comunicación interpersonal, el ocio, etc. Sin embargo, hemos de reconocer que también han producido problemas, caso de la adicción al uso permanente de los móviles, que, como nuevos daños colaterales, no conocíamos con anterioridad.

Estas reflexiones las he realizado a partir de la observación de la obra Juegos de niños de Pieter Bruegel, uno de grandes los pintores del Renacimiento en los Países Bajos, debido a que en este singular cuadro se nos muestra una amplia gama de juegos colectivos y al aire libre que muchos de los lectores y lectoras conocemos puesto que formaron parte de nuestra infancia.

Cierto que para recordarlos nos tenemos que remontar varias décadas atrás, puesto que en la mayoría de los casos han desaparecido para siempre. De todos modos, quienes disfrutamos de esos juegos al aire libre, fuera en las calles, las plazas, el campo, etc., nos son totalmente inolvidables, ya que no necesitábamos nada de dinero, puesto que por aquellos años teníamos los bolsillos vacíos o con escasas monedas, para pasarnos horas y horas jugando a placer.

Y, ciertamente, es una lástima, dado que esos entretenimientos han convivido con la infancia y la adolescencia durante siglos. Como buen ejemplo de lo que indico es la escena que aparece en ese cuadro de Bruegel del año 1560, hace nada menos que casi quinientos años, siendo indicio de que niños y niñas de aquella época se divertían con multitud de pasatiempos que se transmitían de generación en generación y que llegaron hasta nosotros.

Pero antes de describir algunas de las diversiones infantiles que aparecen el cuadro, quisiera apuntar que a Pieter Bruegel (1526-1569) también se le conoce como Pieter Brueghel el Viejo, siendo en Flandes (por entonces perteneciente a los Países Bajos) el gran continuador de la obra de su compatriota El Bosco.

Sobre este pintor, tengo que apuntar que cuando visito el Museo del Prado acudo casi siempre a ver su magnífica obra El triunfo de la muerte, que más adelante retomaré para comentar la visión que por entonces se tenía del fin de la vida humana. De igual modo, otro de sus trabajos que siempre me ha apasionado es La construcción de la Torre de Babel, que se encuentra expuesto en el Museo de Historia del Arte de Viena.

Volviendo al cuadro Juegos de niños, quisiera apuntar que lo más sorprendente de este trabajo es que Bruegel plasma nada menos que ¡86 juegos distintos! Es decir, todo un estudio del mundo lúdico de los niños del siglo XVI en los Países Bajos.



Quién esté leyendo esto, y su infancia se remonte bastantes décadas atrás, es posible que haya jugado formando parte de un grupo que saltaba sobre otros compañeros que, agachados y formando una fila espaciada, se mantenían en esa posición hasta que hubieren pasado todos, por lo que ahora les tocaba a su vez saltar sobre los que inicialmente habían pasado y tenían que inclinarse a su vez.

Que yo recuerde, el primero que saltaba sobre el agachado decía: “A la una salta la mula…”, siguiendo con el siguiente: “A las dos salta el reloj…” y de este modo se continuaba.

De todos modos, me imagino que los nombres que este juego tan conocido recibiría diversas denominaciones, según los lugares en los que se hicieran. Así, tengo recogido que en España recibía el nombre de “Pídola” o “El salto del cordero”, esta última como traducción francesa de “Saut mouton”, que se empleaba en el país galo.



¿Quién de los mayores (y quizás también algunos jóvenes) no ha jugado con los aros metálicos conduciéndolos con toda la habilidad posible con un pequeño hierro curvado para guiarlo por donde se le quería llevar a modo de vehículo rodante de una sola rueda?

Somos muchos los que podemos recordar que había quien tenía un aro de hierro perfecto, con la curvatura bien modulada y el perfil bien pulido, por lo que acababa siendo la admiración de quienes no teníamos uno propio.

Siglos y siglos con los niños y niñas disfrutando con las ruedas, tanto que estoy por afirmar que este ha sido uno de los juegos ancestrales infantiles, puesto que una rueda se podía construir de diferentes materiales.

De todos modos, no me resisto a extraer un par de párrafos de Rose-Marie y Rainer Hagen, autores del libro biográfico dedicado a Pieter Bruegel y de quienes he obtenido los datos para que comprendamos el significado de la infancia por aquellos años.

“Hasta ese momento, la infancia no había sido tema de particular relieve en la historia de la pintura occidental, ni tampoco en la historia del pensamiento. La infancia no se consideraba una fase de la vida con necesidades propias, sino tan solo como estado previo a la edad adulta”.

“Se trataba a los niños como adultos pequeños, por lo que su vestimenta en el cuadro de Bruegel es indicio de ello: los vestidos, mandiles y cofias de las niñas se asemejan a los de sus madres; los pantalones, jubones y túnicas de los niños lucían idéntico aspecto a los de sus padres”.



Observando detenidamente el cuadro, podemos comprobar que había juegos de la calle en los que tanto los niños como las niñas participaban colectivamente sin que hubiera ningún problema. Uno de ellos es el que muestro como plano detalle: se trata de ‘la gallinita ciega’, juego tan popular que ha traspasado países, épocas y edades, puesto que también ha sido un pasatiempo de adultos, tal como nos lo muestra Goya en su conocida obra que lleva precisamente el mismo título de La gallinita ciega.

En este lienzo del inmortal pintor aragonés aparecen cuatro parejas de personajes masculinos y femeninos que cogidos de la mano forman un círculo, al tiempo que otro participante, ubicado en el centro del corro, y cuyos ojos están tapados, intenta tocar con una cuchara larga de palo a algunos de los que le rodean, al tiempo estos lo evitan agachándose.

Y es que los juguetes como instrumentos específicos de diversión no tienen una historia excesivamente lejana. Esto lo confirman los dos historiadores del arte que he citado cuando nos dicen que: “Por entonces casi no existían juguetes. La mayoría de los niños jugaban sin juguetes, utilizando vejigas de cerdo, huesecillos, hilachas, cinchos de barril, o sea, cosas que de cualquier manera estaban disponibles (…) Hemos de tener en cuenta que los juguetes, creados únicamente con este fin, no eran muy comunes en el siglo XVI”.



Como detalle indicaré que en el cuadro de Pieter Bruegel aparecen pintados nada menos que 250 niños que juegan entre ellos. No es de extrañar que, tal como he indicado, este cuadro realizado en óleo sobre madera sea un verdadero tratado de los juegos infantiles del siglo XVI, desde los más inocentes hasta los que comportaban cierto nivel de riesgo o de broma pesada.

Es, por ejemplo, el que muestro en este detalle seleccionado del cuadro, el mismo que en la obra de Rose-Marie y Rainer Hagen llaman “masculillo” (‘tape-cul’ en francés), que a fin de cuentas era cogerle a uno por los brazos y las piernas y culearlo contra una esquina o contra un alargado madero, tal como aparece en el cuadro del pintor flamenco.

En nuestros días, este tipo de juego se asemeja a las novatadas que aún se practica en algunos centros de enseñanza cuando se reciben a los estudiantes de primer curso. Pero las novatadas están ahora claramente rechazadas porque, a fin de cuentas, es una diversión que se realiza ridiculizando y humillando a quienes las sufren; aunque, décadas o siglos atrás, no se tenía una clara consideración sobre el significado de este tipo de entretenimientos.

AURELIANO SÁINZ
  • 1.12.19
La Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), entidad adscrita a la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, ha aprobado la financiación de 126 proyectos de distintas organizaciones no gubernamentales para el desarrollo (ONGD) por valor de casi 25,8 millones de euros correspondientes a la convocatoria anual de subvenciones que impulsa este organismo.



Esta cifra supone el 63 por ciento del presupuesto de la AACID, en línea con lo establecido en el Plan Andaluz de Cooperación para el Desarrollo (PACODE), que prevé que al menos el 50 por ciento de su presupuesto anual se destine a impulsar iniciativas diseñadas por las organizaciones de la sociedad civil andaluza por ser principales vertebradoras del desarrollo humano.

La directora de la AACID, María Luz Ortega, ha destacado el apoyo del Gobierno de Andalucía a las iniciativas de solidaridad y desarrollo sostenible que llevan a cabo las ONGD andaluzas. Asimismo, ha recordado la reciente aprobación por unanimidad del III Plan Andaluz de Cooperación para el Desarrollo (PACODE 2020-2023) en el Consejo Andaluz de Cooperación, órgano que aglutina a todos los agentes de la cooperación andaluza.

Para la convocatoria de 2019, se han recibido un total de 300 solicitudes, de las que se han aprobado para su financiación 126, continuando con la tendencia de años anteriores, ya que en 2017 y 2018 se recibieron 313 y 298 solicitudes y se aprobaron para financiación 124 y 129 respectivamente.

De los proyectos aprobados, 66 intervenciones corresponden a la iniciativa de cooperación para el desarrollo (73,87% del presupuesto), repartiéndose las restantes entre acción humanitaria (10 intervenciones), educación para el desarrollo (39) y formación e investigación (11).

Las principales áreas geográficas objeto de la cooperación andaluza son: América Latina (36 proyectos con el 40% del presupuesto total), África Subsahariana (29 proyectos con el 33 %) y el Mediterráneo (11 acciones y el 13%). Por otra parte, el territorio de la propia comunidad autónoma es destinatario de 50 iniciativas de formación, investigación y sensibilización que corresponden a un 14 por ciento del presupuesto.

Con el propósito de incidir prioritariamente sobre los denominados Países Menos Adelantados (PMA), de acuerdo con la clasificación publicada y revisada cada tres años por el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas, la convocatoria de 2019 destina, al menos, el 40% del monto destinado a proyectos de cooperación para el desarrollo a los PMA, población saharaui y territorios palestinos.

La diversidad de causas que obligan a promover intervenciones de acción humanitaria como conflictos bélicos, migraciones forzosas, desastres naturales o provocados por las consecuencias extremas del cambio climático, han propiciado que se destine el 11,6 por ciento del presupuesto a 10 intervenciones en países en estas situaciones.

PACODE 2020-2023

El pasado mes de octubre, el Consejo Andaluz de Cooperación aprobó el III Plan Andaluz de Cooperación para el Desarrollo (PACODE 2020-2023), mediante el que la AACID se ha marcado como objetivo principal la lucha contra la pobreza, la desigualdad y la promoción del desarrollo humano sostenible dentro de la senda que marca la Agenda 2030.

La prioridad de esta Agenda 2030 es poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo y, por este motivo, todo el PACODE 2020-2023 gira en torno a este objetivo, destinando la mayoría de sus recursos a la generación de procesos de desarrollo que promuevan un crecimiento inclusivo, igualitario y respetuoso con el medioambiente.

Asimismo, y dado que uno de los mayores problemas que tiene la lucha contra la pobreza es la invisibilidad de quienes la padecen, el nuevo PACODE hace un especial hincapié en el fomento de una ciudadanía informada, sensibilizada y comprometida con el desarrollo humano en todas sus facetas.

El PACODE 2020-2023 ha sido diseñado mediante un proceso participativo multinivel y multisectorial que ha involucrado a los representantes de toda la sociedad andaluza y que ha contado con el acompañamiento del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
  • 1.12.19
Rescatar la historia de decenas de vecinos de Montemayor y de la comarca que fueron asesinados durante la Guerra Civil y la posterior dictadura franquista. Ese es el objetivo principal de las Jornadas de Memoria Histórica que arrancaron el pasado viernes en la Casa de la Cultura y que concluirán el próximo 8 de diciembre con la inauguración del Rincón de la Memoria en el cementerio municipal.



La iniciativa, impulsada por la Asociación Cultural "Alcalde Antonio García", en colaboración con el Ayuntamiento de Montemayor y la Diputación de Córdoba, comenzó con una ponencia de Luis Naranjo, presidente del Foro por la Memoria de Córdoba, quien ofreció un recorrido histórico por el golpe de Estado y por la represión durante la Guerra Civil y la dictadura en la Campiña Sur cordobesa, aunque centrándose especialmente en Montemayor y Fernán Núñez, donde se había conseguido consolidar una fuerte organización obrera durante el Trienio Bolchevique, entre 1918 y 1921.

Tras la ponencia de Luis Naranjo, las jornadas continuaron con la proyección del documental Visibles, de SabbiaFilms, dirigido por Conchi Avilés Tavira y producido por Gabriel Carrasco, una cinta que dirige su mirada a las mujeres de Fernán Núñez, Montemayor y Montilla que sufrieron en carne propia la represión franquista tras la Guerra Civil.



"Estas jornadas quieren rescatar la historia de muchos montemayorenses que fueron ejecutados durante la Guerra Civil y los años posteriores, no con un espíritu de revancha, sino para conocer qué ocurrió con ellos y recordarlos", el presidente de la Asociación Cultural "Alcalde Antonio García", Salvador Carmona, quien reiteró el deseo del colectivo de “culminar” un proceso que se inició de la mano de historiadores como Francisco Moreno Gómez, Arcángel Bedmar y, especialmente, el montemayorense José Francisco Luque, cuyas investigaciones han permitido poner nombre a 36 vecinos de la localidad que fueron ejecutados tras la Guerra Civil, a los que se suman otros tantos asesinados en las filas del Ejército de la República, "y otros muchos a los que cuesta poner aún nombre y se desconoce si están en alguna fosa común".

De este modo, y a través de la iniciativa Todos los nombres, la Asociación Cultural "Alcalde Antonio García" ha querido rendir también tributo a personas que fueron fusiladas o enterradas en la fosa común de Montemayor, algunas de ellas vecinas de municipios como Fernán Núñez o Montilla.



Sus nombres, junto a los de muchas mujeres que fueron represaliadas y humilladas tras la Guerra Civil, formarán parte del Rincón de la Memoria que se inaugurará el próximo 8 de diciembre en el cementerio municipal de Montemayor "con el objetivo de contar con un espacio donde, al menos, estén moralmente presentes tantos vecinos del municipio que desaparecieron".

Para la Asociación Cultural "Alcalde Antonio García", un colectivo que nació en el año 2012 con el deseo de reclamar el derecho a la memoria de muchos vecinos de Montemayor, estas jornadas "permitirán avanzar en nuestro objetivo de llegar a conocer qué ocurrió durante todos esos años con nuestros paisanos", tal y como reconoció Salvador Carmona.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

sábado, 30 de noviembre de 2019

  • 30.11.19
Viendo fotos antiguas de viajes me doy cuenta de cómo ha cambiado. Antes veía tres días juntos y ya estaba buscando una escapada fuera de España con un billete de bajo coste. Todo mi afán era conocer nuevos sitios, moverme, visitar. No me daba pereza nada: daba igual estar todo el día caminando y volver a casa a última hora, aunque al día siguiente tuviera que regresar.



Ahora necesito otras cosas, bueno mejor dicho, una sola: descansar. Entre mis horas de estudio para las oposiciones, que ya están cerca, y mi trabajillos para sobrevivir, cuando me puedo tomar algo de tiempo libre, me gusta dormir, leer en la cama, escuchar jazz... En definitiva, no salir ni a la puerta de mi casa.

Hoy es uno de esos días. Mi compañera de piso se ha ido de fin de semana con su novia y yo he decidido tener un día para mí, para parar y coger fuerzas para la carrera final antes del examen. Lo necesitaba. El atropello que a veces es mi vida no me deja respirar, ni pensar, ni verme. Me maquillo en el espejo casi siempre sin verme y hay días que el rubor de mis mejillas se convierte en dos círculos rosas y no soy consciente de ello hasta que alguien me dice que parezco una Heidi.

Estoy aquí en la camita, me acabo de tomar la leche con galletas y me dispongo a retomar mi libro de Almudena Grandes. Lo he leído miles de veces y aún me sigue emocionando, enseñando y maravillando por la gran historia que esa periodista creó sin dejar ningún hilo suelto. Todo se entrelaza, cobra sentido, y miles de cabos forman una telaraña perfecta.

La primera vez que leí El corazón helado, además de quedarme horas sin dormir porque me había atrapado, me obligó a leerlo una segunda vez de corrido porque no quería salir de su mundo, porque quería buscar otras posibilidades dentro de la guerra civil.

Esta mañana solo pienso hojearlo, buscar al protagonista hasta quedarme de nuevo dormida. Uno de los grandes placeres de la vida para mí es desayunar y volver a dormirme, disolverme, ser sal en el mar o azucarillo en una café caliente.

Hace frío en la calle, mi habitación se ilumina de vez en cuando, cuando el sol consigue asomarse entre las nubes grises que hoy cubren la ciudad. Mi edredón calentito me protege y prepara mi cuerpo para el segundo sueño, lo va llenando de un calor adormecedor. No quiero estar en otro sitio, no quiero salir, mi habitación es mi reino, la isla de la que habla Miguel Bosé que se llama Libertad.

Mis ojos empiezan a desfallecer y te tengo que dejar, querido diario. Este momento es mágico y la magia dura poco. Tengo que sumergirme en este estado de paz y tranquilidad tan difícil a veces de alcanzar...

MARÍA JESÚS SÁNCHEZ
  • 30.11.19
La Consejería de Salud y Familias ha contabilizado un total de 857.663 personas vacunadas de la gripe desde que arrancase la Campaña de Vacunación Antigripal 2019-2020 el pasado 28 de octubre, de los que 556.501 son mayores de 65 años, "lo que supone un aumento significativo de vacunaciones con respecto al mismo periodo del año anterior cuando se contabilizaban 777.265", según señaló el consejero Jesús Aguirre en el Parlamento de Andalucía.



Aguirre aseguró que, gracias a la compra de un 15% más de dosis que la anterior campaña, "este año no hemos tenido problema de abastecimiento". En total, la Consejería de Salud y Familias ha adquirido para la campaña vigente un total de 1.370.656 vacunas frente a las 1.191.507 adquiridas la campaña anterior.

Por otro lado, el consejero manifestó que "se estima que la mayor incidencia del virus se produzca a partir de la segunda quincena de diciembre, al igual que ocurrió el pasado año, aunque esto no significa que dejemos de vacunar a la población". "De hecho, no pararemos de administrar dosis ni el 31 de diciembre, como ocurría en algunos centros, ni en el mes de enero", añadió

La campaña de la gripe 2019-2020, que se prolongará hasta el primer trimestre de 2020, está dirigida a concienciar a los cuatro grandes grupos de riesgo poblacional como son: personas de 65 años o más, embarazadas, personas con patologías crónicas a partir de 6 meses de edad y personal sanitario y perteneciente a profesiones esenciales como Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, bomberos, etcétera.

Como novedad, respecto a la temporada anterior, se ha incluido entre los grupos diana de vacunación antigripal a menores de entre los 6 y los 24 meses de edad con antecedentes de prematuridad menor de 32 semanas de gestación; a personas con trastornos de la coagulación y a personal de oficinas de farmacia. Asimismo, también se aconseja la vacunación de todos los convivientes de las personas que tengan patologías crónicas o embarazadas.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 30.11.19
La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores, Asaja-Córdoba, ha valorado positivamente la lluvia caída en la última semana y que han beneficiado de forma generalizada a los cultivos de la provincia, especialmente al olivar, los cítricos y la sierra, gracias a unas precipitaciones "intensas pero no violenta, lo que ha beneficiado al campo y, por tanto, al sector agrícola cordobés".



En este sentido, la organización agraria también ha destacado que las lluvias registradas, que igualmente han resultado "muy positivas" para los cereales, pueden traducirse en una otoñada tardía en la sierra y las dehesas, un aspecto "muy importante para el sector ganadero de la provincia de Córdoba, como también para el sector cinegético".

Así, Asaja recordó que, en la última semana, en la Vega del Guadalquivir han caído 55 litros de agua, 60 litros en la Campiña cordobesa y otros 60 litros en la Campiña Sur. Por su parte, la mayor cantidad se registró en el Alto Guadiato con 90 litros aproximadamente, la Subbética con 110 litros y el Alto Guadalquivir donde la lluvia dejó 80 litros. Por su parte, en Pedroche la cifra se situó en 50 litros y en la zona de Baena unos 70 litros.

"Los embalses de la provincia han cogido algo de agua, entre un uno o dos por ciento, encontrándose actualmente al 29,69 por ciento frente al 29,06 por ciento de la semana pasada", subrayó la organización agraria, que espera que en las próximas semanas haya más lluvia que permita ver con "esperanza" el año agrícola y llene los pantanos de forma suficiente para garantizar los regadíos.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ

viernes, 29 de noviembre de 2019

  • 29.11.19
No sé si Santiago Abascal, líder del partido ultraderechista Vox, sonríe con los vídeos de gatitos. Asumo que sí. Es un ser humano, al fin y al cabo. Lo que sí sé con seguridad es qué le hace sonreír en política. Y os aseguro que las muestras de estupidez de ciertos ‘progres’ inconscientes las celebra como goles.



El pasado viernes 22 de noviembre se inauguraba el Congreso Internacional “Bioderecho, Administración y Dignidad Humana” en la Universidad de Sevilla. La primera ponencia iba a llevarse a cabo a las 10.00 de la mañana, de la mano de Jaime Mayor Oreja. La siguiente quedaba en manos de Francisco José Contreras Peláez, diputado de Vox, sí, pero también catedrático de Filosofía del Derecho, que iba a tratar sobre la gestación subrogada.

No vamos a descubrir ahora quién es Mayor Oreja, que lo fue casi todo en el Partido Popular, ni quién le acompañaba en la mesa. Sí era más desconocida la fundación que presidía, Valores y Sociedad, vinculada con movimientos europeístas, sí, pero también ultraconservadores. Y, desde luego, lo que no conocía nadie era el Congreso, de interés solo para los entendidos del ámbito.

De hecho, el salón estaba lejos de alcanzar el lleno, como correspondería a la presencia de un personaje, guste más o menos, de la trayectoria política de Mayor Oreja. Y casi vacío hubiera estado, si no hubiera sido por una pandilla de radicales sin seso que intentaron boicotear el acto.

Es más, en las imágenes del acto se puede comprobar que muchos de los asistentes eran los propios radicales gritando “¡fuera fascistas de la Universidad!” y "¡fuera rosarios de nuestros ovarios!". Dicho de otra manera: gracias a estos radicales descerebrados, un acto desconocido y minoritario ha salido en la prensa y, lo que es peor, ha beneficiado a Vox.

La estrategia comunicativa de Vox prioriza la defensa, por mucho que dedique al ataque. Como buen partido extremista, se escuda en un discurso victimista. En este caso, la cruzada contra la ‘dictadura progre’. Una dictadura que identifica con las políticas de género, la supuesta flexibilidad de las políticas migratorias o el cachondeo territorial.

Cada acto de represión impuesta por la corrección política es usado como argumento por la extrema derecha. Máxime cuando se produce en ‘suelo sagrado’, como es un acto de carácter académico en la Universidad. Sin embargo, quizá lo peor de todo es que este acto, que no es el primero que se da en las universidades españolas, se realiza desde la más profunda inconsciencia.

Como señala Juan Soto Ivars en su interesante reflexión sobre la poscensura Arden las redes, su mayor éxito es la inconsciencia de su ejercicio. Estoy convencido de que los radicales que quisieron reventar el acto no entendían que estaban censurando un acto académico.

Si les preguntamos en qué estaban pensando, estoy seguro de que nos dirán que estaban luchando por sus derechos y por los de todos, impidiendo un acto político de extrema derecha en la Universidad. La censura la ejerce el Estado, represor por naturaleza, no unos ciudadanos comprometidos con la ‘lucha pacífica’. Porque la cruzada contra el fascismo justifica todos los medios. Y si eso implica boicotear cuentas en redes sociales, actos políticos o actos académicos, se hace.

Tampoco nos equivoquemos. La derecha ‘sin complejos’ tiene la misma actitud, pero con una diferencia notable. Que un ultracatólico antiabortista de extrema derecha pueda ser autoritario es terrible, pero entra dentro de la lógica. En cambio, que un defensor de las libertades públicas, del librepensamiento y de la democracia nos trate como a niños y decida por su cuenta qué cabe y qué no en el espacio público, es una incoherencia difícil de justificar.

No sé a vosotros, pero no me gusta que elijan por mí. Hay a quien le gusta ejercer el masoquismo político, pero no es mi caso y es tema para otro día. La cuestión es que si me apetece leerme el Mein kampf o un discurso de José Antonio Primo de Rivera de los que están en abierto en la Biblioteca Nacional de España, pues me los leo. Porque tenemos el derecho de crearnos nuestro propio criterio. Y nadie tiene derecho a escoger por nosotros a qué discursos podemos tener acceso.

Cada vez que un ‘progre’ decide por nosotros, Abascal sonríe. Cada vez que un inconsciente hace un escrache o boicotea en redes sociales o actos públicos, Abascal sonríe. Cada vez que hay un ataque desproporcionado e irreflexivo contra lo que alguien decide que es fascista, Abascal sonríe. Y eso no me hace ninguna gracia.

Haereticus dixit.

RAFAEL SOTO

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos