:::: MENU ::::
Mostrando entradas con la etiqueta Montilla-Moriles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Montilla-Moriles. Mostrar todas las entradas

sábado, 14 de diciembre de 2019

  • 14.12.19
La firma montillana Bodegas Robles, tras cinco años de estrecha colaboración e investigación junto al Instituto de Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) de Cabra, presentó ayer al mercado provincial su última e innovadora apuesta: Robles Brut Nature, el primer vino espumoso ecológico elaborado al cien por cien con uvas Pedro Ximénez.



Con una primera producción de apenas 1.200 botellas, de las que solo unas 280 de la categoría nueve meses de crianza en botella estarán disponibles desde ahora en los supermercados Coviran Contreras de Montilla, Robles Brut Nature pretende ser una respuesta a las nuevas demandas de los consumidores "sin perder la esencia de los vinos elaborados con uva ecológica Pedro Ximénez".

"Este proyecto ha permitido desarrollar un producto, en base a un criterio de mercado como es la demanda de los vinos espumosos y el vermú, trabajamos con las materias primas de Montilla para abrir el camino a otras bodegas ya que toda esta información es abierta. Lo que pretendemos es abrir nuevos caminos en el mundo vitivinícola", explicó Francisco Robles, gerente de la bodega montillana.

Robles Brut Nature, un vino espumoso con menos de dos gramos de azúcar por litro, se elabora a través del sistema de rimas "para aportar ese valor añadido" que ofrece el método artesanal de girar la botella, situada en posición horizontal, hasta que al final del proceso se le retira la levadura que se genera.

Posteriormente, y siguiendo el método champanoise –tras una primera fermentación y embotellado, se produce una segunda fermentación alcohólica en la botella– se sustituye la levadura por un licor de expedición –en este caso, un oloroso y un amontillado–.

"Es un orgullo poner a Montilla como referente dentro del mundo vitivinícola a través de proyectos como estos y, además, abrir nuevos caminos", reconoció Francisco Robles, quien adelantó que el objetivo para los próximos dos años es la dotación de su bodega con las infraestructuras necesarias para la elaboración de este espumoso, que hasta ahora se desarrolla en el Ifapa de Cabra.

"Bodegas Robles es el referente en el marco de Montilla-Moriles por dar un valor añadido a nuestros productos", destacó el alcalde de Montilla, Rafael Llamas, quien agradeció la apuesta por la innovación que ha realizado esta bodega montillana en aspectos como la producción ecológica o la puesta en marcha de nuevos productos.



Asimismo, Robles señaló que la apuesta por la tradición, las materias primas locales y una producción sostenible también se refleja en la elección de los supermercados Covirán Contreras de Montilla para dar a conocer su Robles Brut Nature "como un guiño a la compra cercana y la defensa del comercio local".

En esta línea, Ramón Contreras agradeció la apuesta de Bodegas Robles por sus establecimientos, a la vez que destacó que no solo consumir en los establecimientos locales tiene sus beneficios, "si además se trata de productos elaborados en el municipio, los beneficios son muchos mayores porque se colabora con los agricultores, con las empresas y con la generación de empleo y riqueza".

Una firma innovadora

La creación del primer Robles Brut Nature a partir de uvas Pedro Ximénez supone un hito más dentro de la apuesta por la investigación e innovación que ha marcado el recorrido de Bodegas Robles durante las últimas dos décadas cuando, también con el apoyo del centro de Ifapa en Cabra, se apostó por la reconversión de sus viñedos a la agricultura ecológica.

Desde entonces, esta bodega montillana se ha caracterizado por iniciativas novedosas como la certificación de su huella de carbono o el desarrollo alimentos derivados de sus vinos ecológicos. Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así, en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN

FOTOGRAFÍAS: I. TÉLLEZ

martes, 19 de noviembre de 2019

  • 19.11.19
La Guardia Civil de Córdoba, dentro del Procedimiento Operativo de Colaboración con la asociación Origen España, celebró ayer en el rectorado de la Universidad de Córdoba (UCO) una jornada técnica de formación dirigida a avanzar en la detección e investigación de los fraudes vinculados al ámbito alimentario, con especial atención a las Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) e Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) de la provincia.



La jornada, que contó con 65 asistentes –50 de ellos guardias civiles que prestan servicio en todas las provincias andaluzas–, tuvo por objeto ampliar la formación de los mismos en materia de fraudes vinculados al ámbito alimentario, la salud pública y la seguridad medioambiental, así como profundizar en el conocimiento de las DOP e IGP registradas en la provincia de Córdoba.

En este sentido, la Comandancia de la Guardia Civil de Córdoba destacó la importancia de este tipo de jornadas, teniendo en cuenta que la provincia de Córdoba cuenta con siete denominaciones de origen protegidas, "auténtico motor social, económico y de desarrollo de las comarcas y productos amparados por su protección", según destacó el teniente coronel jefe, Juan Carretero Lucena.

La Guardia Civil y la asociación Origen España firmaron en 2016 el mencionado procedimiento de colaboración con el fin de agilizar y mejorar la comunicación entre ambas instituciones y así lograr una mayor eficiencia en la investigación de actividades ilícitas en este ámbito, garantizando así la seguridad alimentaria, la salud pública y los derechos de los consumidores.

Desde la firma del citado procedimiento por la Jefatura de Comandancia de Córdoba se han llevado a cabo labores de colaboración, formación e investigaciones que han llevado ante la justicia varios casos de fraudes alimentarios y delitos contra la propiedad industrial, por intentar confundir al consumidor con productos supuestamente amparados por una DOP.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

viernes, 15 de noviembre de 2019

  • 15.11.19
El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, a través de su Aula de Viticultura, celebra a partir de hoy su III Jornadas Técnicas de Viticultura, un encuentro dirigido a todos los profesionales del sector donde se analizarán las principales enfermedades, sistemas de podas o los principales retos que se enfrenta el cultivo de viñas tradicional.



Las jornadas, que recogen el testigo del encuentro mantenido el pasado mes de mayo sobre vegetación y fertilización de la viña, contarán con la participación de reconocidos profesionales del sector que, a partir de las 17.00 de la tarde en el salón de la Cooperativa Agrícola La Unión de Montilla, ofrecerán varias conferencias sobre el viñedo tradicional a los asistentes.

En concreto, en una primera ponencia, el catedrático del departamento de Agronomía de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y Montes (ETSIAM) de la Universidad de Córdoba, Antonio Trapero, junto a su compañero de departamento, el ingeniero Carlos Agustí, analizarán las enfermedades emergentes de la vid como los patógenos de madera y la xylella fastidiosa.

Por su parte, el ingeniero agrónomo y enólogo montillano Miguel Cruz será el encargado de analizar el vino de las viñas tradicionales; mientras que el viticultor e ingeniero agrónomo Julián Palacios, y el profesor e investigador en Viticultura de la Universidad Pública de Navarra, Gonzaga Santesteban, abarcarán los sistemas de poda tradicionales.

Por su parte, durante el sábado, las III Jornadas Técnicas de Viticultura –patrocinadas por Comercial Agrícola Adamuz y que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Montilla–, invitará a los asistentes a disfrutar de una cata dirigida. Para ello será necesario realizar una reserva previa en atria@montillamoriles.es.

Además, las jornadas finalizarán con la ponencia del director técnico de Alvear, Bernardo Lucena, y del enólogo del grupo Pérez Barquero, Juan Márquez, sobre la evolución de los vinos tradicionales de Pedro Ximénez; así como sobre la guarnacha, a manos de los agrónomos Julián Palacios y Gonzaga Santesteban.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

miércoles, 13 de noviembre de 2019

  • 13.11.19
Un encuentro nacional, organizado por el Consejo Regulador de las Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) de Vino y Vinagres Montilla-Moriles, y respaldado por el Instituto Provincial de Desarrollo Económico (Iprodeco) de la Diputación, reunirá en Córdoba el día 18 de noviembre al personal técnico y directivo del ámbito de la restauración y la hostelería que ha participado los últimos cinco años en el curso para ser Formador Especializado en los Vinos de Montilla-Moriles.



La presidenta del Instituto Provincial de Desarrollo Económico (Iprodeco), Dolores Amo, destacó que este I Encuentro Nacional de Técnicos y Formadores Homologados Montilla-Moriles conmemorará el quinto aniversario del plan formativo que desarrolla la DOP cordobesa, "dando cabida a todos los participantes en el mismo y creando un espacio de encuentro para cumplir con el objetivo compartido de fomentar nuestros vinos y vinagres".

"Teníamos que estar en este encuentro porque pone de manifiesto nuestra apuesta por potenciar y fortalecer la economía provincial, donde juegan un papel fundamental estos vinos", indicó la también delegada de Asistencia Económica con los Municipios y Mancomunidades, que valoró la importancia del sector vinícola "en la generación de empleo, en el arraigo de la población al territorio y en la diversificación de la economía".

Por su parte, el presidente del Consejo Regulador, Javier Martín, señaló que con este encuentro se pretende "dar las gracias a las personas que están enamoradas de nuestros vinos y no paran de hablar de ellos, que están transmitiendo sus bondades".

"Ya tenemos más de 300 personas formadas en ellos, viniendo de Andalucía, del resto de España y también del extranjero. Son 300 embajadores de nuestros vinos los que reunimos para que estén en Córdoba todo el día y para asistir a una gala en el Círculo de la Amistad", aseveró Martín.

Asimismo, el presidente del Consejo Regulador subrayó la necesidad de formar a la gente en los vinos de la DO Montilla-Moriles "para llevarlos a la mesa". "Tenemos que unir vinos y gastronomía porque es la manera de acercarlos", apuntó.

La presidenta del Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo (IMDEEM), Blanca Torrent, hizo hincapié en la necesidad de promocionar el sector agroalimentario con este tipo de iniciativas. "Este evento es un agradecimiento a la DOP por su apuesta por la formación; hablamos de imagen de marca y de encuentro, y por eso nos sumamos con nuestro apoyo", explicó.

Durante la mañana del día 18 tendrá lugar en el Palacio de la Merced, y en otras localizaciones aún por confirmar, una gimkana formativa sobre los vinos y vinagres de Montilla-Moriles. Por la noche, en el Real Círculo de la Amistad de Córdoba, se desarrollará la I Gala de Técnicos y Formadores de Montilla-Moriles, una cena a la que asistirán empresarios del sector, bodegas, instituciones locales y provinciales y ex alumnos.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

miércoles, 6 de noviembre de 2019

  • 6.11.19
La localidad cordobesa de Montilla celebrará este fin de semana el Día del Enoturismo, una iniciativa de la Red Europea de Ciudades del Vino (Recevin) que tiene lugar cada 13 de noviembre y que pretende difundir el turismo del vino con una acción simultánea que se lleva a cabo en zonas vitivinícolas de toda Europa.





"Cada año ofrecemos un paquete de actividades que busca poner en valor uno de nuestros recursos fundamentales, que es el enoturismo", afirmó el teniente de alcalde de Desarrollo Local, Manuel Carmona, quien avanzó que el Ayuntamiento de Montilla ha querido en esta ocasión "reinventar totalmente" el programa de actividades para tratar de "atraer" a un público más joven.

Por ello, el programa de actividades del Día Europeo del Enoturismo en Montilla se caracterizará este año por propuestas novedosas en las que el vino de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles será el principal protagonista, maridado con actividades de acción, con la gastronomía o con la cultura, que amenizarán todo el fin de semana y permitirán poner en valor los recursos enoturísticos de la localidad.

"Este año hemos querido alejarnos de la actividades clásicas, en las que participaba un público muy concreto, y reinventar las propuestas, que están especialmente diseñadas para los más jóvenes", destacó Manuel Carmona, quien señaló que, junto a las propuestas planteadas por el Ayuntamiento, varias bodegas y lagares han querido sumarse a la iniciativa con actividades propias.

La primera propuesta del Día del Enoturismo en Montilla tendrá lugar el próximo viernes con la colaboración de Bodegas Cabriñana y consistirá en una Wine Escape Room –que desarrollará diferentes turnos de 30 minutos, desde las 16.00 de la tarde hasta las 22.00 de la noche, y el sábado, de 17.00 a 23.00–, donde el vino se maridará con una propuesta de acción en el interior de esta bodega rockera enclavada en la Sierra de Montilla.

Ese mismo día, la Casa del Inca Garcilaso acogerá, a partir de las 20.00 de la tarde, otra de las propuestas de la programación municipal, Erótica del vino, en la que se maridará la sensualidad con los vinos del marco Montilla-Moriles.





Por su parte, en la jornada del sábado, el castillo de El Gran Capitán acogerá a partir de mediodía la Cata Joven Dirigida, donde los alumnos del ciclo de Aceites y Vinos del IES Emilio Canalejo Olmeda ofrecerán a los asistentes una visión distinta de los vinos del marco Montilla-Moriles.

El domingo será el turno de los más pequeños, de la mano de la actividad Pequeños Enólogos, que se desarrollará en Bodegas Pérez Barquero a mediodía y en la que se adaptarán todas las experiencias relacionadas con la enología a los más pequeños, que tendrán la posibilidad de visitar las instalaciones y disfrutar de una pequeña cata de mosto sin alcohol.

Finalmente, el 11 de noviembre, el Ayuntamiento de Montilla realizará un Taller de Vinoterapia en la tahona del alhorí del castillo, entre las 20.00 y las 21.00 de la noche, en la que se descubrirán los múltiples beneficios que los vinos de Montilla-Moriles pueden aportar a la salud.

Todas las actividades organizadas por el Ayuntamiento de Montilla para conmemorar el Día Europeo del Enoturismo serán gratuitas y tan solo será necesario formalizar la inscripción previa en la página del Área de Turismo.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

domingo, 27 de octubre de 2019

  • 27.10.19
El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, a través de su Aula de Viticultura, celebrará el próximo 29 de octubre en la Oficina Comarcal Agraria de Montilla una jornada técnica informativa sobre la evolución de la polilla del racimo y su incidencia en los viñedos del marco Montilla-Moriles, además de analizar los diferentes métodos existentes para reducir sus daños.



La polilla del racimo de la vid es una de las plagas más temidas por los viticultores del marco Montilla-Moriles. No en vano, las larvas de este insecto lepidóptero provocan graves daños en los viñedos afectados, donde los racimos acaban pudriéndose justo antes de su recolección.

Por este motivo, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Montilla-Moriles presta especial atención a este gusano que causa verdaderos estragos en las paseras, donde el fruto se extiende al sol para alcanzar el grado de deshidratación óptimo que da lugar al vino dulce.

En este sentido, a lo largo de la jornada que se celebrará el próximo martes, el Aula de Viticultura del Consejo Regulador analizará los métodos y eficacia de los mismos para el control de la Lobesia botrana mediante difusores de confusión sexual y los resultados obtenidos en las parcelas de Montilla-Moriles, así como las experiencias en otras denominaciones de Origen; o la herramienta para la optimización del control de la polilla del racimo en grandes áreas, Biogard GIS.

Según los últimos informes de la Red de Alertas e Información Fitosanitaria de la Junta de Andalucía, las capturas de adultos de polilla del racimo se encuentran en descenso en la mayoría de las zonas vitícolas de las provincias de Cádiz, Córdoba, Huelva y Málaga.

De este modo, los niveles de esta plaga son muy bajos en general, tanto de puestas (ya en descenso), como de larvas, que son las que producen daños en la uva al penetrar en ellas. Estas heridas pueden ser vía de entrada para los hongos, y en tal caso pueden desencadenar podredumbres del racimo, que se ven favorecidas por temperaturas suaves, alta humedad, o vendimia tardía, entre otros factores.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

martes, 22 de octubre de 2019

  • 22.10.19
Moriles celebrará del 25 al 27 de octubre la vigésimo primera edición de su Cata de los Vinos de Moriles, una iniciativa que cuenta con el apoyo del Instituto Provincial de Desarrollo Económico (Iprodeco) y que este año celebrará una jornada técnica sobre el presente y futuro de los vinos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) cordobesa.



Según el vicepresidente de Iprodeco, Esteban Morales, en esta cata los vinos se presentan como elemento identificador del municipio de Moriles, "habiéndose convertido, además, en uno de sus recursos más importantes desde el punto de visto económico".

Por ello, Morales remarcó el "importante papel" que este producto tiene para esta localidad de la Campiña Sur, "situándola en el mapa de Andalucía gracias a la calidad y singularidad de sus vinos". "En su vigésimo primera edición, esta propuesta se presenta como una cita obligada en el calendario de ferias que contribuyen a la puesta en valor del sector agroalimentario cordobés”, apuntó el vicepresidente de Iprodeco.

Por su parte, la alcaldesa de Moriles, Francisca Carmona, explicó que a través de esta Cata de los Vinos de Moriles, el Ayuntamiento apuesta por el vino como elemento de unión cultural, "pero también de crecimiento y creación de empleo en nuestro pueblo".

"En esta edición, la Asociación de Bodegueros adquiere un papel más importante, conscientes de la importancia de dar un salto cualitativo para que nuestra Cata, siga siendo el epicentro del mundo del vino, no sólo del consumo, sino también que se convierta en referente en torno a la formación sobre el presente y el futuro del vino", destacó.

Para ello, apuntó la regidora morilense, dentro de la programación prevista para estos días, Moriles acogerá una jornada técnica previa a la cata, "centrada en asuntos de importancia para el sector, tales como la situación actual del viñedo en la zona Montilla-Moriles o la importancia del producto en nuestra gastronomía".

Del mismo modo, la delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Araceli Cabello, afirmó que la Cata de los Vinos de Moriles "se reinventa, cambia de nombre y se refuerza con una Jornada Técnica de altura, ahondando en la profesionalización que viene a incrementar su valor".

"Moriles está vertebrado por pequeños y medianos lagares y bodegas, empresas familiares, que tienen unos vinos excepcionales aún por descubrir por el gran público, una vez que ya se ha ganado un merecido prestigio entre los entendidos", aseguró Cabello.

El programa de actividades incluye la celebración de la Ruta de los lagares, bodegas y gastronomía, un recorrido turístico por Moriles en el que se dan a conocer todos aquellos lugares de interés de la localidad y cuyo objetivo fundamental es dar a conocer su riqueza cultural y gastronómica, sirviendo de elemento dinamizador de la cata. La celebración de esta Ruta está prevista para el sábado 26 de octubre.

Igualmente, se prevén acciones vinculadas con el maridaje del vino y la gastronomía con la presencia de agentes procedentes de la Campiña Sur cordobesa, “algo que convierte a esta Cata de Vinos en un punto de encuentro de los vecinos y vecinas de la comarca”.

A dichas propuestas se suma la actividad Unid@s por el vino. Experiencia Millenials, una cata dirigida para jóvenes y paladares noveles; además de una cata maridada dirigida de manera específica para las mujeres y Mini Wines con talleres de los sentidos y el arte de la venencia para los más pequeños.

También dentro del programa de la XXI Cata de los Vinos de Moriles se desarrollarán catas dirigidas que bajo el título Moriles en tu copa permitirán acercar el producto a todo aquel que esté interesado en ello. Finalmente, la Asociación de Bodegas de Moriles reconocerá la figura del Viticultor mayor 2019 y Viticultor joven 2019.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

sábado, 12 de octubre de 2019

  • 12.10.19
Las instalaciones con las que el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA) de la Junta de Andalucía cuenta en la localidad cordobesa de Cabra acogerán el próximo mes de noviembre una nueva acción formativa dirigida a ampliar el conocimiento sobre las diferentes técnicas de poda de la vid.



El curso, que se desarrollará del 25 al 29 de noviembre, en horario de 8.30 de la mañana a 14.30 de la tarde, está dirigido especialmente a aquellos viticultores de la provincia, trabajadores agrícolas y otras personas que necesiten adquirir conocimientos y destrezas para llevar a cabo las labores de poda en el viñedo.

A través de esta acción, financiada a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, el IFAPA tratará aspectos como la morfología y la fisiología de la vid; la poda de fructificación, de formación y de reconversión o las épocas óptimas para la poda y sus posibilidades de mecanización.

Para ello, las personas interesadas deberán presentar su solicitud de asistencia ante los servicios del IFAPA en Cabra a través del correo cabra.ifapa@juntadeandalucia.es o en los teléfonos 671 532 654 y 671 532 653. Una vez finalizado el plazo de inscripción, se atenderán las solicitudes atendiendo al perfil de destinatarios preferentes y la fecha de entrada de las solicitudes.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN

miércoles, 25 de septiembre de 2019

  • 25.9.19
Montilla rendirá tributo este fin de semana al fruto del trabajo de cientos de viticultores y bodegueros de la comarca, cuya labor permite disfrutar de los exquisitos vinos de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles. Coincidiendo con la finalización de la vendimia, las instalaciones de Envidarte acogerán por segunda vez en su historia la Fiesta del Vino y la Tapa que, en esta ocasión, establece un nuevo récord de participación gracias a la presencia de 26 bodegas y restaurantes de la ciudad.





La Fiesta del Vino y la Tapa servirá de nuevo para cerrar el intenso programa de actividades que anualmente tienen lugar en la localidad cordobesa de Montilla con motivo de la vendimia y que, con esta propuesta, invitan a disfrutar de la riqueza de sus vinos, maridados con la mejor gastronomía de la provincia.

De esta forma, la XIV Fiesta del Vino y la Tapa abrirá sus puertas el próximo viernes a las 21.00 de la noche y "volverá a poner en valor los vinos y tapas de Montilla gracias a la implicación de bodegas, lagares, restaurantes, tabernas e, incluso, establecimientos de carnicería o churros", tal y como destacó el teniente de alcalde de Desarrollo Local, Manuel Carmona, quien hizo hincapié en que "el sector se ha volcado en esta edición y la Feria del Vino y la Tapa ofrecerá durante todo el fin de semana una gran oferta de vinos y gastronomía".

De este modo, frente a los 23 expositores de la anterior edición, las instalaciones de Envidarte acogerán 26 stands desde la noche del viernes 27 de septiembre hasta el mediodía del domingo 29 de septiembre. Sin embargo, a diferencia de ediciones anteriores y "a petición de los propios participantes", la decimocuarta edición de la Fiesta del Vino y la Tapa no contará entre sus propuestas con música en directo "porque el sector quiere centrar el protagonismo en el vino y en la gastronomía", de ahí que se haya optado por música ambiente y un Dj.

Actividades paralelas

La celebración de la Fiesta del Vino y la Tapa supone el broche de oro a la LXIV Fiesta de la Vendimia de Montilla y, por ello, no será la única propuesta en torno al vino que se desarrollará durante este fin de semana en la localidad de la Campiña Sur cordobesa. De este modo, como ya ocurriera en ediciones anteriores, esta fiesta gastronómica coincidirá con la celebración de la Jornada de Puertas Abiertas de Bodegas y Lagares, que tendrá lugar este sábado y cuya reserva de plazas ya está disponible.





Asimismo, en el marco de la Fiesta del Vino y la Tapa, el Consejo Regulador de la DOP Montilla-Moriles celebrará su tradicional Concurso de Destreza en el Oficio, una iniciativa que habitualmente se venía celebrando dentro del programa de actividades de la Fiesta de la Vendimia y que ahora se traslada a esta nueva fecha "para favorecer la participación de venenciadores de otras localidades".

"Este cambio responde a las propias demandas de muchos participantes para que se celebrara en fin de semana y no un lunes festivo, como venía haciéndose en los últimos años, y esperamos que, gracias a este cambio, sea mayor el número de participantes", explicó Eva Escobar, técnica de la Ruta del Vino Montilla-Moriles, quien destacó que el certamen volverá a contar con la modalidad de Volteo para mayores de 18 años y otra de Venencia, que contará con una categoría Infantil y otra Senior.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR / I. TÉLLEZ

sábado, 21 de septiembre de 2019

  • 21.9.19
Bodegas y lagares son, a día de hoy, el principal recurso de atracción para los miles de turistas que anualmente recalan en algunas de las Rutas del Vino que existen en España. Sin embargo, el patrimonio y la historia de los municipios que las conforman siguen despertando un "creciente interés" entre quienes las visitan. Así lo constata el último Informe sobre la Demanda del Turismo del Vino de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin), que resalta que "conocer los pueblos" que conforman las rutas se convierte en el segundo motivo para elegir su destino.



El informe publicado por Acevin destaca que, si bien la visita a bodegas se convierte en la actividad principal para el enoturista, en el último año, la visita a los pueblos que forman parte de una ruta del vino se sitúa en segunda posición como una de las propuestas fundamentales para el 63,5 por ciento de los visitantes, una cifra que dista del 31,7 por ciento registrado en 2017.

De esta forma, el objetivo principal del enoturista es conocer los enclaves vitivinícolas de las rutas, conocer su patrimonio, así como la gastronomía local. Tres atractivos que, en el caso de la Ruta del Vino Montilla-Moriles, ha favorecido la aparición de numerosas iniciativas que maridan su tradición vitivinícola con el patrimonio, al cultura e historia local, además de numerosas propuestas gastronómicas.

Con respecto al gasto medio del enoturista que llega hasta las Rutas del Vino de España, Acevin destaca que este concepto "se ha estabilizado tras varios años experimentando un importante ascenso". Así, en el último año la media de gasto por turista se situó en 160,21 euros al día, prácticamente igual al del año pasado (161,88 euros), si bien aumenta ligeramente el gasto destinado a restauración y alojamiento.

Con respecto al perfil del turista de las Rutas del Vino durante 2018, se caracterizó por viajar especialmente en pareja (44%) y con amigos (29%), si bien los viajes en familia continúan aumentando ligeramente. Por su parte, la estancia media se redujo ligeramente hasta los 2,4 días lo que, según Acevin, "pone de manifiesto la necesidad de seguir impulsando la creación de nuevas propuestas que animen al enoturista a prolongar su estancia".



En cuanto a la edad de los enoturistas, la mayoría (el 27,8%) tienen una edad comprendida entre los 36 y los 45 años. La franja de edad que va de los 46 a los 55 años es la siguiente más representada en el turista del vino (26,4%), pero el nuevo informe pone de relieve que el público más joven (de 18 a 25 años) ha experimentado un crecimiento de más del 2 por ciento, representando actualmente el 9,3 por ciento del total de visitantes.

Experiencias positivas

El nivel de satisfacción del enoturista de las Rutas del Vino de España es elevado: alcanza los 8,56 puntos sobre 10, lo que supone un aumento considerable desde los 8,30 puntos de 2016. Las visitas a las bodegas, la hospitalidad y la atención al cliente, la estancia en los alojamientos, la calidad del entorno y el paisaje y la oferta gastronómica son los aspectos más valorados, seguidos de otros como las visitas a los museos del vino, las enotecas y la atención e información turística.

Además, la mayoría de los enoturistas que visitan las Rutas del Vino de España lo hacen movidos por el interés en conocer un destino vitivinícola concreto (40%). Un 36,3 por ciento llegan a las Rutas como parte de sus viajes de ocio o de vacaciones. Otros aspectos que motivan el viaje son la gastronomía de la zona (5,7%), la cultura de los territorios vitivinícolas (5,3%) y la naturaleza (3,3%).

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

viernes, 20 de septiembre de 2019

  • 20.9.19
A falta del aforo final que se hará público tras la conclusión definitiva de la vendimia en el marco Montilla-Moriles, la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja-Córdoba) ha situado en el 20 por ciento la merma de cosecha que se registrará este año, debido a la falta de precipitaciones durante buena parte de la pasada primavera.



De esta forma, el balance hecho público por la Sectorial Vitivinícola de la organización agraria, a tan solo dos días del cierre oficial de la campaña, recoge un aforo provisional de 37 millones de kilos de uva blanca, una cifra que contrasta con los 44 millones de kilos que se recolectaron el pasado año. Respecto a la uva tinta, la cosecha ha sido de 3,2 millones de kilos, un 30 por ciento menos que los 4,6 millones de kilos cosechados durante la campaña pasada.

Con todo, el presidente de la Sectorial, Juan Manuel Centella, subrayó que la calidad del producto es "excepcional, de mayor calidad que el año pasado", gracias a una campaña agronómica "buena, aunque la viña no se haya cargado de uva", tras registrarse un verano suave de temperaturas y una primavera en la que la ausencia de lluvias también ha reducido las posibles enfermedades que atacan el cultivo de la vid.

En ese sentido, el sector prevé obtener en esta campaña del orden de 19 millones de litros de vino blanco calificado por la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, una cantidad "suficiente" para abastecer los mercados, dado que genera un "equilibrio" entre la oferta y la demanda, lo que conduce a pensar que no se registrarán excedentes de vinos a partir de esta vendimia.

Con respecto a los precios de la uva fijados por el sector bodeguero, desde Asaja-Córdoba lamentaron ayer que su descenso "no está acorde" con al nivel de producción y con la buena calidad del fruto. En este sentido, la organización agraria hizo un llamamiento a las cooperativas para que "defiendan la excepcionalidad del producto este año" ante la postura de las bodegas de mantener los precios de la campaña pasada –que rondaron los 0,41 euros por kilo–, lo que, sumado a la disminución de la cosecha, "puede afectar negativamente al sector".

El pasado año, el marco Montilla-Moriles finalizó la vendimia con un aforo final de 44 millones de kilos de uva blanca, una producción que supuso un incremento del 30 por ciento con respecto a la cosecha registrada en 2017, gracias a la tardía maduración de la uva propiciada por una primavera muy lluviosa y un mes de julio anormalmente fresco.

Con todo, en los últimos tiempos, la campaña más productiva fue la del año 2003, con 86,1 millones de kilos de uva, una cosecha que permitió elaborar 14,5 millones de litros de vino, de los que 1,5 millones correspondieron a la variedad Pedro Ximénez y 507.000 litros a vinos jóvenes. Desde entonces, el aforo hecho público por el Consejo Regulador sitúa en 2012 la peor cosecha de la última década, cuando cooperativas y bodegas apenas molturaron 27,6 millones de kilos.

Un sector emblemático

El marco Montilla-Moriles cuenta en la actualidad con algo más de 2.000 viticultores inscritos y con una superficie de viñedo que alcanza las 4.890 hectáreas inscritas en la Denominación de Origen Protegida (DOP), un tercio de ellas ubicadas en la Zona de Calidad Superior. A finales de la década de los setenta, Montilla-Moriles llegó a tener casi 20.000 hectáreas de viñedo y tras el importante arranque de cepas que tuvo lugar en los años ochenta y noventa, la superficie se ha estabilizado prácticamente en la última década.

En la actualidad, la DOP Montilla-Moriles engloba 18 municipios. De este modo, las localidades que conforman la Zona de Producción son Montilla, Moriles, Doña Mencía, Montalbán, Monturque, Nueva Carteya y Puente Genil, así como parte de los términos municipales de Aguilar de la Frontera, Baena, Cabra, Castro del Río, Espejo, Fernán-Núñez, La Rambla, Lucena, Montemayor y Santaella. La Zona de Crianza se completa, además, con el núcleo urbano de Córdoba capital.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

lunes, 9 de septiembre de 2019

  • 9.9.19
La tradicional pisa de la uva, en la que se extrae el mosto a la antigua usanza para ser ofrecido a Nuestra Señora de Las Viñas, volvió a reunir anoche a centenares de montillanos en la remozada Plaza de La Merced, donde la Hermandad del Señor en la Santa Cena, María Santísima de La Estrella y Nuestra Señora de Las Viñas había instalado la popular artesa junto a la conocida "iglesia chica".



Tras la Misa Flamenca que se celebró, un año más, en las Bodegas Pérez-Barquero, la Agrupación Musical “La Unión” de Montilla inició un pasacalles desde el Parque Párroco Antonio Gómez para, posteriormente, encabezar el cortejo procesional que llevó la pequeña imagen de la Virgen de las Viñas hasta la Plaza de La Merced.

Escoltada por un gran número de jinetes, amazonas, coches de caballos y niños ataviados con trajes de flamenco que portaban canastillas de uva, la efigie de la patrona del noble gremio de la vid y el vino se ubicó en el escenario donde recibió la simbólica ofrenda del primer mosto del año, justo después de que la vendimiadora mayor, Inmaculada Luque Vílchez, ordenase el inicio de la vendimia.

Un completo programa de actos

La sexagéxima cuarta edición de la Fiesta de la Vendimia de Montilla dará por finalizados esta noche sus actos centrales tras cuatro días de intensa actividad y citas para poner en valor la cultura y tradición vitivinícola de la comarca Montilla-Moriles.





Como novedad, el tradicional Concurso de Destreza que el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) de Vinos de Montilla-Moriles venía celebrando durante esta jornada, se trasladará al próximo 29 de septiembre, coincidiendo con la Fiesta del Vino y de la Tapa, con el objetivo de dotarlo de mayor realce.

De esta forma, el grueso de la actividad de esta jornada festiva en Montilla se centrará en los juegos infantiles tradicionales que se desarrollarán a partir de las 11.00 de la mañana en la Plaza de la Aurora, y posteriormente juegos de mesa compartidos, donde podrán participar tanto niños como adultos.

Por su parte, a partir de las 18.30 de la tarde, la Asociación Cultural Benéfica Grupo Romero Virgen de las Viñas y Amigos del Caballo celebrarán en la explanada frente al antiguo IES Emilio Canalejo su II Concurso Ecuestre de Doma de Campo; mientras que en la Plaza de la Merced la música regresará a partir de las 22.00 de la noche de la mano de la Orquesta Casablanca.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

miércoles, 4 de septiembre de 2019

  • 4.9.19
Santaella se prepara para celebrar a partir de este viernes una nueva edición de su Feria en honor a Nuestra Señora del Valle, patrona de este municipio enclavado en la Campiña Sur cordobesa. Unas fiestas que favorecerán la llegada de cientos de visitantes que, este año, contarán con un pórtico especial gracias a la celebración de la primera Cata Popular "Catedral de la Campiña", organizada por Bodegas Robles con el apoyo del Ayuntamiento de Santaella y de la Asociación Celuloide.



La actividad, que se celebrará este jueves 5 de septiembre a las 22.00 de la noche en la Casa del Ciudadano, permitirá disfrutar de cuatro variedades de vinos ecológicos que actualmente elabora la bodega montillana a partir de las uvas que cosecha en su finca ubicada en el paraje de Villargallegos, dentro del término municipal de Santaella, y que representa el viñedo de uva Pedro Ximénez ecológica más grande del mundo.

"Esta actividad es una oportunidad para que los vecinos de Santaella y quienes visiten la localidad en estos días puedan conocer los vinos ecológicos que se elaboran a partir de las uvas cosechas en Santaella por parte de Bodegas Robles y que forman parte del rico patrimonio gastronómico con el que contamos", destacó el alcalde de Santaella, José Álvarez, sobre una iniciativa que "pone en valor el papel de la agricultura ecológica como motor de desarrollo".

El acto, al que se accederá por invitación –que pueden recogerse gratuitamente en el Ayuntamiento de Santaella– se llevará a cabo en el patio de la Casa del Ciudadano. El gerente de Bodegas Robles, Francisco Robles, será el encargado de dirigir esta cata en la que se podrán conocer las características principales, aromas y sabores de cuatro vinos ecológicos.

Una firma referente en España

La familia Robles se ha dedicado a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación toma el relevo en la bodega e instaura el desarrollo sostenible como eje estratégico de la bodega. A partir de ese momento, se ponen en marcha diversos proyectos de investigación con el objeto de establecer los principios del manejo del viñedo ecológico con cubierta vegetal; la elaboración de vinos generosos ecológicos que expresen la identidad de la tierra y la variedad de la uva.

Desde finales del siglo XX, Bodegas Robles se ha caracterizado por su apuesta por un proceso ecológico, siendo a día de hoy la primera y única bodega con Denominación de Origen en Andalucía que produce vino ecológico certificado con manejos de cubierta vegetal en viñedos. Además, es la primera bodega española en certificar su huella de carbono.



Desde 2001, esta bodega elaboró el primer vino ecológico de Andalucía acogido a una Denominación de Origen, ampliando su gama cada año hasta alcanzar la variedad completa de vinos generosos. Ocho años más tarde inició el desarrollo alimentos derivados de sus vinos ecológicos –como mermeladas, reducciones y gelatinas– y vinagres ecológicos, prestando especial atención a su crianza y proceso de envejecimiento.

Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así, en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica. A su vez, en los dos últimos años ha obtenido el Premio Enoturismo «Rutas del Vino de España» de manos de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y del Instituto de Turismo de España (Turespaña) y uno de los Premios Andalucía de Agricultura y Pesca 2017, promovidos por la Junta de Andalucía.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: J.P. BELLIDO / JOSÉ ANTONIO AGUILAR

martes, 3 de septiembre de 2019

  • 3.9.19
Montilla se transformará este fin de semana en "capital cultural del vino" gracias a la sexagésimo cuarta edición de la Fiesta de la Vendimia, un evento declarado "De Interés Turístico" que conmemora la recolección de la uva en el marco Montilla-Moriles y que servirá para poner en valor la tradición vitivinícola de esta comarca cordobesa.





La fiesta volverá a centrar sus actos en la importancia de la cultura vitivinícola, así como en el arraigo de los vinos de Montilla-Moriles en la historia y tradiciones de la comarca. Para ello, el Ayuntamiento de Montilla, junto con la Hermandad de la Virgen de las Viñas y el Consejo Regulador, reivindicarán la importancia del vino a lo largo de cuatro jornadas festivas.

La programación oficial de la LXIV Fiesta de la Vendimia arrancará, como detalló la concejala de Cultura y Festejos del Ayuntamiento de Montilla, Soledad Raya, con el pasacalles inaugural, que tendrá lugar a partir de las 20.15 desde Bodegas Pérez Barquero.

Una hora más tarde, el patio de central de esta bodega montillana acogerá el pregón del periodista Luis del Olmo, así como la coronación de la Vendimiadora Mayor –un honor que este año ha recaído en la joven montillana Inmaculada Luque Vílchez– y de su Corte de Damas –formada por Rocío Belén Montoya, Aurora Arrabal, Laura Márquez, Eva Ruz, Victoria Arjona y Cristina Sicilia–.

El periodista ponferradino, santo y seña de la radio española y conductor durante más de cuatro décadas del programa Protagonistas, volverá a protagonizar en la jornada del sábado uno de los actos más destacados de la Fiesta de la Vendimia en el castillo de El Gran Capitán, donde será nombrado como Capataz de Honor de los vinos de la DOP Montilla-Moriles, recogiendo el testigo de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y de Montes (ETSIAM) de la Universidad de Córdoba.





"Es la primera vez que este nombramiento recae en la misma figura del pregonero de la Fiesta de la Vendimia", señaló Lola Casado, teniente de alcalde de Bienestar Social, Igualdad y Recursos Humanos, quien avanzó que junto a Luis del Olmo, recibirá el título de Capataz de Campo el manijero montillano José Hidalgo López, conocido como Pepe El Maleno, mientras que Manuel Gómez Gómez, uno de los referentes de la firma Torres Burgos en Lucena, será investido como Capataz de Bodega.

Por su parte, el tradicional acto de la pisa de la uva y la ofrenda simbólica del primer mosto a Nuestra Señora de las Viñas tendrá lugar el domingo 8 de septiembre en la Plaza de la Merced, a partir de las 22.30 de la noche, una de las citas más concurridas de la Fiesta de la Vendimia.

Como acto previo, la Hermandad de la Virgen de las Viñas celebrará su tradicional Misa Flamenca, a partir de las 20.00 de la tarde en el patio de Bodegas Pérez Barquero para, posteriormente, iniciar la procesión de la Virgen de las Viñas por la barriada de El Gran Capitán.

Junto a todos estos actos, la LXIV Fiesta de la Vendimia se complementará con numerosas actuaciones musicales y deportivas. "La primera noche contaremos con la actuación de la Banda Pascual Marquina y de Falete, y el resto de noches contaremos con actuaciones variadas", subrayó la edil de Cultura y Festejos.

Un cartel "con arraigo"

Por segundo año consecutivo, la imagen que anuncia la LXIV Fiesta de la Vendimia ha sido elegida a través de un concurso público impulsado por el Ayuntamiento de Montilla con el objetivo de hacer partícipe a la ciudadanía de esta fiesta.

Entre los seis carteles participantes –que serán expuestos durante las fiestas en el Centro Cultural "Alcalde Antonio Carpio"–, la propuesta presentada por el montillano Raúl Guijarro Raigón ha sido elegida por el jurado del certamen como ganadora de esta edición.





Guijarro, quien reconoció que su "interés por el campo y las tradiciones arraigadas a Montilla" le han llevado a participar en esta actividad, se mostró muy satisfecho por la elección de su cartel para anunciar este evento. "Es la primera vez que me presento a un concurso de carteles porque no soy profesional en el diseño, aunque sí aficionado", explicó.

La imagen anunciadora recoge "un brindis a la ciudad de Montilla" a través de un catavinos, sobre la imagen de un racimo de uvas de la variedad Pedro Ximénez, sobre un fondo en el que puede distinguirse la imagen de la Virgen de las Viñas y la silueta de Montilla.

El concurso de venencia cambia de fecha

A diferencia de otros años, el tradicional Concurso de Destreza en el Oficio que sirve para premiar a los mejores venenciadores y volteadores de la comarca se trasladará a la jornada del 29 de septiembre, dentro de las actividades de la Fiesta del Vino y de la Tapa "para dotarla de mayor protagonismo".

"Celebrar el concurso en un día que es festivo en Montilla pero no en el resto de las localidades hacía que la participación fuese muy baja. Al retrasar el concurso pretendemos conseguir mayor participación de venenciadores de otras provincias y pueblos", apuntó el gerente del Consejo Regulador, Enrique Garrido, quien confió que este cambio permitirá "darle más trascendencia" a este certamen.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

lunes, 26 de agosto de 2019

  • 26.8.19
Tras la vendimia de las variedades sauvignon blanc, moscatel y chardonnay –ideales para la elaboración de vinos blancos jóvenes sin crianza– y la cosecha de tintas –amparadas por el indicativo Vinos de la Tierra de Córdoba–, el marco Montilla-Moriles se afana ya, y de manera prácticamente generalizada en los viñedos de toda la Denominación de Origen Protegida (DOP), en la recolección de la uva Pedro Ximénez, la variedad autóctona de la zona vitivinícola cordobesa.



Tal y como destacó la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja-Córdoba), este año se espera una merma de producción con respecto a la campaña anterior del 30 al 40 por ciento “debido fundamentalmente a la falta de lluvia, a una escasa floración y a las temperaturas actuales”, con un incremento del mercurio que afecta negativamente al desarrollo final de la uva en las cepas.

De este modo, si el pasado año se cerró la vendimia con un aforo de 45 millones de kilos, las previsiones de cosecha de Asaja sitúan el balance en unos 28 millones, cifra que, de cumplirse, situaría la campaña 2019 entre las más bajas de la última década.

Y es que en los últimos tiempos, la campaña más productiva fue la del 2003, con 86,1 millones de kilos de uva, una cosecha que permitió elaborar 14,5 millones de litros de vino, de los que 1,5 millones correspondieron a la variedad Pedro Ximénez y 507.000 litros a vinos jóvenes. Desde entonces, el aforo hecho público por el Consejo Regulador sitúa en 2012 la peor cosecha de la última década, cuando cooperativas y bodegas apenas molturaron 27,6 millones de kilos.

En lo que respecta a los precios, Asaja-Córdoba confirmó que las cooperativas están liquidando el kilo de uva de la campaña anterior a un precio medio de 0,36 euros, algo inferior al precio que ofrecieron las bodegas el pasado año, que rondó los 41 céntimos por kilo. No obstante, para esta vendimia 2019, las bodegas no tienen aún definido el precio del kilo, si bien desde la organización agraria se mostraron confiados en que “se mantengan los de la campaña anterior”, hecho que, sumado a la disminución de cosecha, “puede afectar negativamente al sector.”

Pese a la merma de producción que vaticina el sector, tanto desde el Consejo Regulador como desde la Junta de Andalucía coinciden en resaltar la “buena calidad” que presenta la uva a su entrada a los lagares y cooperativas.

“En el comienzo del verano, las temperaturas se han comportado de forma distinta, y han sido como media más suaves que otros años, lo que conlleva una mejor calidad de los racimos de uva, que no han sufrido un estrés térmico agudo, y un retraso en el comienzo de vendimia”, destacó la delegada de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Araceli Cabello.

La titular de Agricultura se refirió igualmente a la implantación del Documento de Acompañamiento al Transporte (DAT) que, a su juicio, “supone un cambio sustancial en la forma de organizar y controlar el transporte de los productos agrícolas, mejorando la seguridad alimentaria y la trazabilidad de las producciones”.



En el caso del sector vitivinícola, Cabello destacó que “como novedad, es obligatorio para esta vendimia y que sin embargo, y gracias a la implantación por el Consejo Regulador de la Tarjeta del Viticultor, el DAT no se exigirá en la mayoría de situaciones, lo que agilizará las gestiones de los agentes del sector al considerarse un sistema válido de trazabilidad”.

Un sector "en plena evolución"

Araceli Cabello aseguró que el sector vitivinícola andaluz “se enfrenta en estos momentos a un proceso de cambio importante que es fundamental afrontar para asegurar a medio-largo plazo su sostenibilidad y viabilidad y para ello es necesario fomentar la innovación, garantizar la calidad y seguridad alimentaria, adaptar los sistemas productivos al cambio climático e incrementar el respeto al medio ambiente, como estrategias claras de competitividad”.

Al respecto, la delegada de Agricultura quiso hacer hincapié en el Proyecto Transferencia y Cooperación en Vitivinicultura Andaluza (Transviti), coordinado por Pilar Ramírez, que desarrollará hasta el año 2021 el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (Ifapa) de Cabra.

“Con este proyecto se pretende contribuir al desarrollo y avance del sector vitivinícola andaluz para mejorar su competitividad y afianzar su permanencia en nuestra región”, resaltó Cabello, quien se mostró convencida de que la iniciativa permitirá “contribuir al desarrollo de una viticultura fuerte, rentable y sostenible que vaya adaptando sus estructuras productivas y las técnicas de cultivo al cambio climático, pero también a las nuevas demandas del mercado en productos vitivinícolas”.

De igual modo, el Proyecto Transviti –que se lleva a cabo junto con los Centros Ifapa de Málaga y Jerez de la Frontera– persigue también apoyar la industria del vino y sus derivados, mejorando los productos tradicionales andaluces e innovando en nuevos productos que se adapten a las exigencias actuales de los consumidores.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

lunes, 19 de agosto de 2019

  • 19.8.19
Dos décadas después de unir fuerzas para impulsar el primer vino ecológico de Andalucía acogido a una Denominación de Origen Protegida (DOP), Bodegas Robles y el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (Ifapa) vuelven a colaborar en la elaboración del primer espumoso ecológico de uvas Pedro Ximénez, una apuesta innovadora que saldrá al mercado la próxima Navidad.



Sobre la base del estudio desarrollado por el Ifapa de Cabra durante los últimos cuatro años y tras una cuidada vendimia desarrollada la pasada campaña –con uvas recogidas a primera hora de la mañana con 10,5 grados Baumé–, el espumoso Brut Nature de Bodegas Robles pondrá sobre la mesa "la identidad y calidad de las uvas Pedro Ximénez para producir vinos espumosos".

"Todo este proceso de investigación ha permitido demostrar la diferenciación y calidad brutal que tiene esta variedad, gracias a sus características organolépticas, para diferenciarse del resto de espumosos", señaló a Andalucía Digital el gerente de Bodegas Robles, Francisco Robles, sobre el primer Brut Nature elaborado con Pedro Ximénez, un espumoso blanco que se elaborará mediante el método champenoise.

De esta forma, la crianza del Brut Nature Robles –la tipología de vino espumoso con menor cantidad de azúcar, menos de tres gramos por litro– se realizará en rimas "para aportar ese valor añadido" que ofrece el método artesanal de girar la botella, situada en posición horizontal, hasta que al final del proceso se le retira la levadura que se genera.

Posteriormente, y siguiendo el método champanoise –tras una primera fermentación y embotellado, se produce una segunda fermentación alcohólica en la botella– se sustituirá la levadura por un licor de expedición –en este caso, un oloroso y un amontillado–.



"Creemos que esta apuesta por los vinos blancos espumosos puede ser el futuro de la Denominación de Origen Montilla-Moriles", aseguró Robles sobre esta nueva apuesta junto al Ifapa que, según defendió, responde a una "realidad existente como es el crecimiento de los vinos blancos frente a los generosos de la DOP Montilla-Moriles y el concepto de calidad que siempre está asociado en la mentalidad del consumidor a los espumosos, champanes y cavas".

En este sentido, en esa amplitud de miras compartida, la responsable del Ifapa de Cabra, Pilar Ramírez, y la gerencia de Bodegas Robles han coincidido en la idoneidad de las uvas Pedro Ximénez para dar respuesta a las nuevas demandas del mercado, partiendo "de la tradición y de una base que caracteriza a la DOP Montilla-Moriles".

"Siempre hemos querido desarrollar productos en los que la materia prima es la uva Pedro Ximénez y, a partir de ahí, nos sumamos a la investigación que los estamentos públicos ponen a nuestra disposición, en este caso el Ifapa, con el objetivo de poner en valor ese conocimiento y que tenga un reflejo económico", explicó Robles sobre los objetivos que han marcado el desarrollo de un vino cuyas primeras 250 botellas comenzarán a comercializarse esta Navidad.

Una firma innovadora

La creación del primer Brut Nature a partir de uvas Pedro Ximénez supone un hito más dentro de la apuesta por la investigación e innovación que ha marcado el recorrido de Bodegas Robles durante las últimas dos décadas cuando, también con el apoyo del centro de Ifapa en Cabra, se apostó por la reconversión de sus viñedos a la agricultura ecológica. Desde entonces, esta bodega montillana se ha caracterizado por iniciativas novedosas como la certificación de su huella de carbono o el desarrollo alimentos derivados de sus vinos ecológicos.



Una colaboración con diferentes estamentos públicos que prevé dar nuevos frutos –actualmente también participa en el desarrollo de un vermú con identidad andaluza–, que no ha impedido impulsar nuevos productos gracias a la confluencia con otros talentos andaluces, como es el caso del chef cordobés Paco Morales, del Resturante Noor.

Precisamente, el cocinero galardonado con dos Estrellas Michelin visitó en estos días las instalaciones de Bodegas Robles en Montilla para seguir avanzando en los diferentes proyectos en los que colaboran y que han dado como resultado el aliño Agraz-Verjus "Paco Morales" y el vermut VRMT Robles. Receta andalusí.

"La labor investigadora que Bodegas Robles está desarrollando para crear nuevos productos a través de materias primas de la tierra son, sin duda, una apuesta de futuro que permitirá realzar los vinos de Montilla-Moriles en el mercado internacional", manifestó el chef cordobés tras conocer esta nueva apuesta elaborada a partir de uvas Pedro Ximénez.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

viernes, 16 de agosto de 2019

  • 16.8.19
Un racimo de 2.875 gramos de peso y 13 grados Baumé que fue recolectado por José Rosa en el pago de Cerro Franco, cerco de Riofrío Alto, en el término municipal de Montilla, se impuso al mediodía de ayer en el Concurso Provincial de Racimos de Uva del Llano del Espinar, una peculiar iniciativa que marca de forma simbólica el inicio de la vendimia en la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles y que ayer cumplió su vigésimo quinta edición.





El concurso, celebrado en el recinto ferial en torno a las 13.30 de la tarde, reunió a decenas de vecinos de esta pedanía en la que habitan unos 600 vecinos y que depende administrativamente de Castro del Río, pese a encontrarse más próxima a municipios como Nueva Carteya o Montilla.

Con la ayuda de un refractómetro para medir la cantidad de azúcar en el jugo de las uvas, el presidente de la cooperativa La Aurora, Juan Rafael Portero, junto a Juan y Ángela Portero, técnicos del Aula de Viticultura del Consejo Regulador, inspeccionaron uno a uno el medio centenar de racimos que concurrieron al concurso para valorar la graduación, el peso y el estado sanitario de los frutos.

Junto con el primer premio, dotado con 150 euros en metálico para el racimo de mayor peso de uvas Pedro Ximénez, el jurado reconoció con el segundo premio a Luis Hidalgo, que se presentó en la caseta municipal con un racimo de la variedad autóctona que pesó 2.630 gramos. Finalmente, el tercer premio recayó en Francisco Bujalance, ganador de la anterior edición, gracias a un racimo de 2.545 gramos y 9,5 grados Baumé.

El presidente de la cooperativa La Aurora, que además de patrocinar el concurso ejerce como miembro del jurado, recordó que el Concurso Provincial de Racimos de Uva del Llano del Espinar esboza desde el año 1995 una "previsión bastante certera" de cómo será la vendimia en el marco Montilla-Moriles.

“Ha sido una edición extraordinaria tanto por el alto nivel de participación, que ha superado al de otros años, como por el buen estado y por la calidad de la uva, con mayor graduación y un mejor aspecto sanitario”, resaltó Juan Rafael Portero, que estuvo acompañado por José María Luque, corresponsal durante casi 30 años del Diario Córdoba para Montilla y su comarca y uno de los principales valedores del concurso.





Además de los tres primeros premios, fueron reconocidos Lucas Arroyo –que logró el primer premio de Categoría Libre gracias a un racimo de 2.780 gramos–, Eugenia Jiménez –que presentó el racimo de uva Pedro Ximénez con mayor graduación, al alcanzar los 14,5 puntos Baumé– y Manuel Raigón –que presentó el racimo de Categoría Libre con mejor presencia, gracias a un peso de 2.735 gramos–.

El acto contó con la presencia de la alcaldesa de Castro del Río, María de los Ángeles Luque, quien alabó el "buen nivel de participación" de este concurso que representa uno de los momentos más esperados del año para los viticultores de esta pedanía situada entre Montilla, Castro del Río y Nueva Carteya.

No en vano, a partir del mes de mayo, momento en que se empiezan a retirar los pámpanos de las cepas, los agricultores del Llano del Espinar empiezan a tomar nota de la localización de aquellos racimos que sobresalen del resto por su tamaño o por su buen aspecto.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

martes, 13 de agosto de 2019

  • 13.8.19
La primera vendimia del continente europeo, que cada año da comienzo en el marco Montilla-Moriles, ha iniciado en estos días su última fase con la puesta en marcha de las paseras, donde se extenderán al sol los racimos de uvas de Pedro Ximénez con el objetivo de procurar la deshidratación del fruto y la concentración de sus azúcares de cara a la elaboración del vino dulce. La falta de precipitaciones y las cálidas temperaturas de las últimas jornadas han favorecido que este año se registre una de las maduraciones más tempranas.



La pasera más grande de Europa, perteneciente a Bodegas San Acacio de Montemayor, seca sus primeros racimos de Pedro Ximénez bajo el sol de la campiña cordobesa desde el pasado viernes, convirtiéndose un año más en la primera en ponerse en marcha en el marco Montilla-Moriles dado que los viñedos de sus socios se ubican mayoritariamente en terrenos arenosos, lo que hace que las uvas maduren entre una semana y diez días antes que en el resto de la comarca.

Por su parte, la Cooperativa La Aurora de Montilla –que este año volverá a mantener su colaboración con La Unión, de manera que los socios de ambas entidades pueden aportar uva en cualquiera de ellas– daba ayer el pistoletazo de salida a su pasera, situada en uno de los márgenes de la antigua travesía de la carretera nacional N-331, como consecuencia de "una vendimia marcada por la falta de lluvias en la primavera y un verano cálido".

"El verano está siendo cálido, aunque sin llegar a temperaturas muy extremas, y esto ha provocado que la vendimia este año vaya con dos semanas de antelación con respecto al pasado año", recordó el presidente de la Cooperativa La Aurora, Juan Rafael Portero, quien estimó que la falta de precipitaciones en la pasada primavera generará, en una primera estimación, una merma de en torno un 20 por ciento en la producción de este año, "y a la espera de la climatología en los próximos días".

Con todo, las bodegas y cooperativas de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles aseguran que, a pesar de la previsible merma en la producción de esta vendimia, los vinos se caracterizarán por una "gran calidad" ante la ausencia de enfermedades favorecidas por la humedad. "Sin duda este año la falta de precipitaciones reduce la cantidad de uva, pero es verdad que se está registrando una muy buena calidad", subrayó el gerente de Bodegas San Acacio, Juan Antonio Aguilar.

Sin previsiones de lluvias en el horizonte más cercano, el sector respirará aliviado por las uvas que ya se encuentran secándose al sol pues la llegada de precipitaciones pondría en jaque estos frutos. Un exceso de agua en el ambiente puede provocar la proliferación de hongos y, consecuentemente, la aparición de podredumbre gris, una enfermedad criptogámica que complica el proceso de crianza del vino, haciendo la fermentación más compleja.

De este modo, el sector señala que, con toda probabilidad, los vinos Pedro Ximénez de la DOP Montilla-Moriles volverán a tener una gran aceptación en el mercado en la próxima campaña pues la alta demanda que existe entre los consumidores de estos caldos, hace que apenas existan excedentes de un año a otro.

Junto con la Cooperativa La Aurora y Bodegas San Acacio, los principales productores de vino dulce Pedro Ximénez en el marco Montilla-Moriles siguen siendo las Bodegas del Pino de Montalbán, las Bodegas Galán Portero de Montilla, y la Cooperativa La Purísima de Puente Genil. En el caso de los vinos ecológicos, el gran referente sigue siendo Bodegas Robles, que extiende su pasera en el paraje de Villargallegos, en el término municipal de Santaella.

En los últimos años, la zona Montilla-Moriles ha destinado más de 9 millones de kilos de uva anuales a la elaboración de vino dulce Pedro Ximénez. El aumento de la demanda de este vino por parte de los mercados nacionales e internacionales ha llevado a las bodegas y cooperativas del marco Montilla-Moriles a incrementar su producción de manera paulatina.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

martes, 6 de agosto de 2019

  • 6.8.19
La vendimia en el marco de Montilla-Moriles continúa avanzando en la recolecta de sus diferentes variedades de uva. Desde que se iniciara la recolección a mediados del mes de julio, la vendimia de las uvas tintas es una realidad en los viñedos de la comarca cordobesa, donde este año se espera una merma en la producción como consecuencia del calor y la escasez de lluvia –que también ha afectado al resto de variedades–, así como por el arranque de vides en algunas parcelas.



La cooperativa San Acacio de Montemayor comenzó a recibir las primeras uvas tintas el pasado fin de semana, mientras que en la cooperativa La Aurora de Montilla la previsión es hacerlo a lo largo de esta semana, una vez se ha generalizado la recogida de las variedades destinadas a verdejo en toda la comarca.

En este sentido, el gerente de la cooperativa San Acacio, Juan Antonio Aguilar, aseguró a Andalucía Digital que, junto a los efectos negativos que la climatología deja en la cosecha de este año, el arranque de vides tintas en algunas parcelas sigue mermando la producción en la comarca cordobesa. "La producción de uva tinta se ha reducido bastante en los últimos años y prevemos que la producción será un 10 por ciento menor que el pasado año", señaló Aguilar.

En Montemayor, las primeras plantaciones de esta clase de uva se realizaron en el año 2000, al amparo de las ayudas que la Unión Europea concedió para la reconversión y la reestructuración del viñedo de la zona Montilla-Moriles. Con todo, la primera cosecha de variedades tintas en la cooperativa San Acacio no llegaría hasta el mes de agosto de 2002. "Es probable que ahora no se mantenga mucho más del 20 por ciento de esas plantaciones", aseguró el gerente de San Acacio.

Con todo, desde la cooperativa La Aurora confían en que el arranque de vides sufrido en el pasado –y que llegó a generar una caída de 1,5 millones a 600.000 kilos de uva tinta molturada en sus instalaciones–, se "estabilice" y permita dar continuidad a unos vinos "que tienen una importante demanda en el mercado nacional e internacional".

"Creemos que la caída este año no será muy alarmante, y se situará en los 550.000 kilos de uva tinta", subrayó el presidente de la Cooperativa La Aurora, Juan Rafael Portero, quien apostó más por una reducción en la producción como consecuencia de las altas temperaturas y la falta de lluvia, que a nuevos arranques de vides.

La recolección de variedades tintas suele arrancar cada año con la variedad merlot, la primera en madurar. Tras ella, se recolectan las uvas del tipo syrah, tempranillo y cabernet sauvignon. Tras ellas, es cuando da comienzo la vendimia de la variedad autóctona, la Pedro Ximénez.

Las previsiones de la Sectorial Vitivinícola de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja-Córdoba) señalan que la cosecha de 2019 de uva tinta se situará en torno a los 3,5 millones de kilos. Una cifra –provisional hasta que la recolección de las uvas syrah y tempranillo se encuentre más avanzada– que contrasta con los 8,9 millones de kilos con los que se cerró la campaña del año 2013 y los 7,5 millones que se molturaron en el 2014.

"Es necesario mantener esta apuesta porque, a pesar de que en la provincia no hemos conseguido que se defiendan los Vinos de la Tierra de Córdoba, en estos años se ha abierto un importante mercado a nivel internacional", aseveró Portero sobre el futuro de la uva tinta en la comarca cordobesa.

Las peculiaridades de los vinos tintos que nacen de los viñedos de la Campiña cordobesa, con una personalidad muy acentuada al proceder de tierras muy cálidas, es ya bastante apreciada en países como China, Reino Unido, Polonia, Francia o Italia, si bien el sector confía en invertir esta tendencia y potenciar el consumo interno.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

martes, 23 de julio de 2019

  • 23.7.19
La recolección mecánica de las primeras variedades de uva blanca, ideales para la elaboración de vinos jóvenes sin crianza, ha marcado esta pasada madrugada el inicio de la vendimia 2019, la más temprana de la Europa continental. De este modo, y con diecisiete días de adelanto con respecto al inicio de la recolección del pasado año, las máquinas cosechadoras comenzaron a trabajar antes de que despuntara el sol por los holgados liños del Cortijo La Trinidad, en la Sierra de Montilla, unos terrenos excepcionales para el cultivo de la vid y que forman parte de la Zona de Calidad Superior de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles.



“El estado sanitario de la uva es muy bueno, por lo que la calidad de la cosecha también lo será”, destacaron desde la Sectorial Vitivinícola de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja-Córdoba), cuyos socios han estado muy pendientes de la graduación Baumé que presentan las uvas de la variedad Chardonnay, que en los primeros análisis de ayer alcanzaron los 12 grados en La Trinidad y los 12,2 en Lagar Cañada Navarro, tal y como confirmó a Andalucía Digital uno de sus responsables, Manuel Jiménez del Pino.

Las altas temperaturas registradas en los últimos días, unidas a la baja humedad ambiental, permiten a la uva alcanzar de forma natural el momento óptimo de su recolección, con un alto nivel de azúcares que, luego en bodega, serán transformados en grados de alcohol naturales.

La recolección manual del fruto –que se desarrolla entre las 7.00 de la mañana y las 14.00 de la tarde– se combina desde hace quince años en la zona Montilla-Moriles con la recolección mecanizada, una modalidad de trabajo que se concentra entre las 4.00 de la madrugada y las 10.00 de la mañana y que permite cosechar una gran cantidad de racimos a salvo de las elevadas temperaturas que se registran en la Campiña en las horas centrales de la jornada.

Tras las primeras variedades en vendimiarse se cosecharán las tintas y, finalmente, la uva autóctona, la Pedro Ximénez, cuya producción se verá mermada este año, según las previsiones que maneja Asaja-Córdoba. "La producción esperada será menor que la campaña anterior, que se cerró con unos 45 millones de kilos de uva blanca y 3,5 millones de kilos de uva tinta, ya que la carga de la viña no es tan cuantiosa, aunque no se sabe en qué proporción, ya que dependerá también de las temperaturas más elevadas que están por venir", explicaron desde la organización agraria.

En los últimos tiempos, la campaña más productiva fue la del 2003, con 86,1 millones de kilos de uva, una cosecha que permitió elaborar 14,5 millones de litros de vino, de los que 1,5 millones correspondieron a la variedad Pedro Ximénez y 507.000 litros a vinos jóvenes. Desde entonces, el aforo hecho público por el Consejo Regulador sitúa en 2012 la peor cosecha de la última década, cuando cooperativas y bodegas apenas molturaron 27,6 millones de kilos.

Una cosecha de buena calidad

Asaja-Córdoba confía en desarrollar una cosecha de buena calidad ya que, en general, los viñedos del marco Montilla-Moriles apenas han sufrido durante al año agrícola plagas o enfermedades de relevancia, como el mildiu, un hongo parásito originario de América que puede ocasionar daños devastadores en todos los órganos de la planta si el clima le favorece.



No obstante, la constante labor del Aula de Viticultura del Consejo Regulador –bajo la dirección de Ángela Portero–, unida al aliciente que representan para los viticultores de la zona los premios en metálico de los que está dotado el concurso Pedro Cabezuelo, han logrado minimizar en los últimos años los perniciosos efectos del mildiu en los viñedos del marco vitivinícola cordobés.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos