:::: MENU ::::

miércoles, 21 de agosto de 2019

  • 21.8.19
La Diputación de Córdoba ha recibido otras diez nuevas resoluciones favorables para el desarrollo de proyectos de economía baja en carbono por valor de 2.128.319 millones de euros, "lo que evidencia nuevamente el compromiso de la institución en materia de eficiencia energética y movilidad", a juicio del equipo de gobierno. Una de ellas permitirá la instalación solar fotovoltaica destinada a generación eléctrica para autoconsumo en el Centro de Día de Montemayor.



La resolución se enmarca en la convocatoria de subvenciones adscritas al Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) que permitirá invertir 17.487.694 euros en 63 proyectos singulares de 56 municipios de la provincia de Córdoba y una Entidad Local Autónoma (ELA), además del Consorcio de Bomberos y Epremasa.

Estas subvenciones son tramitadas por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) y cofinanciadas al 80 por ciento por los Fondos Feder para proyectos en entidades locales que favorezcan el paso a una economía baja en carbono, en el marco de la convocatoria de FEDER de crecimiento sostenible 2014-20.

De las doce nuevas resoluciones, dos corresponden a Añora, una referente a alumbrado exterior, en concreto a la renovación de las instalaciones mediante cambio a tecnología LED en el casco urbano por valor de 328.085 euros y otra, para la renovacion de las instalaciones para el uso térmico de la biomasa (sustitución caldera de gasoil por biomasa) en la Residencia de Mayores Fernando Santos por importe de 82.445 euros; y una a Fuente Carreteros para la rehabilitación energética de la envolvente térmica y renovación de las instalaciones para el uso térmico de la biomasa en CEIP Blas Infante por importe de 194.521 euros.

Del mismo modo, se ha aprobado la resolución de Encinas Reales correspondiente a la renovación de las instalaciones de alumbrado exterior mediante cambio a tecnología LED en casco urbano que contará con una partida de 190.765 euros; la de El Carpio, que se trata de una rehabilitación energética de la envolvente térmica en CEIP ‘Ramón y Cajal I’ y CEIP ‘Ramón y Cajal II’ por importe de 357.986 euros.

La actuación en Santaella permitirá la renovación de las instalaciones de alumbrado exterior mediante el cambio a tecnología LED en el casco urbano y la mejora de la eficiencia energética de las instalaciones de iluminación interior en instalaciones deportivas del municipio por valor de 553.581 euros; y la resolución de Almedinilla referente a la renovación de las instalaciones para el uso térmico de la biomasa (sustitución caldera gasoil por biomasa) en el Museo Arqueológico Municipal por importe de 57.782 euros;

Por otra parte, se ha recibido la resolución que aglutina Villanueva de Córdoba para la mejora de la instalación solar fotovoltaica para autoconsumo en el edificio del Mercado de Abastos por valor de 15.972 euros; San Sebastián de los Ballesteros que atiende a la instalación solar fotovoltaica destinada a generación eléctrica para autoconsumo en edificios municipales por valor de 78.513 euros; y Montemayor, por 34.610 euros, para la instalación solar fotovoltaica destinada a generación eléctrica para autoconsumo en el Centro de Día de la localidad.

Finalmente, se ha recibido la de Hinojosa del Duque acerca de la renovación de las instalaciones para el uso térmico de la biomasa (sustitución caldera gasoil por biomasa) en la Piscina Municipal, por valor de 118.485 euros; y la de La Granjuela, para la renovación de las instalaciones para el uso térmico de la biomasa en el Ayuntamiento y CP Ágora, por valor de 115.574 euros.

El delegado de Programas Europeos de la Diputación de Córdoba, Víctor Montoro, ha resaltado “la importante apuesta que la institución está llevando a cabo en materia de eficiencia energética y movilidad, lo que se encara como un importante paso a una economía de bajo nivel de emisión de carbono en todos los sectores gracias al desarrollo de proyectos de renovación del alumbrado exterior municipal o de mejora de la eficiencia energética de los procesos industriales o de los edificios”.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

martes, 20 de agosto de 2019

  • 20.8.19
Un total de 291 centros docentes sostenidos con fondos públicos de Córdoba han desarrollado durante el curso 2017/18 programas que promueven hábitos de vida saludable en el ámbito escolar. Esta iniciativa, en la que han participado más de 75.000 estudiantes y más de 7.000 docentes, tiene como objetivo proporcionar al alumnado andaluz una formación adecuada para que adopten actitudes y comportamientos responsables sobre su propia salud.



El programa Creciendo en Salud dirigido al alumnado de Educación Infantil, Primaria y Educación Especial se ha desarrollado en 205 centros, 11 más que en el pasado curso. Esta iniciativa trabaja la educación emocional, los estilos de vida saludable, los autocuidados y la accidentalidad. También enseña el uso positivo de las tecnologías de la información y de la comunicación, así como la prevención del consumo de sustancias adictivas.

Por su parte, el programa Forma Joven, dirigido a los estudiantes de Educación Secundaria, se ha desarrollado en 86 institutos. Este programa refuerza las iniciativas que se han tratado en Primaria e incorpora también como línea de intervención la sexualidad y las relaciones igualitarias, la prevención de drogodependencias como el alcohol, el tabaco, el cannabis y otras drogas.

Asimismo, la Consejería de Educación y Deporte dispone de un portal de hábitos de vida saludable donde los centros educativos pueden encontrar material relacionado con estos temas. A esta medida hay que sumar una plataforma de intercambio de experiencias y conocimientos entre el profesorado implicado.

En los últimos años, estos programas se han actualizado y renovado con una perspectiva integral, con enfoques didácticos innovadores y desde las cuatro dimensiones fundamentales en la promoción de salud en la escuela, como el currículo, el entorno psicosocial del centro, la familia y la colaboración con los recursos comunitarios.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 20.8.19
La Consejería de Educación y Deporte, a través de la Agencia Pública Andaluza de Educación, ha adjudicado el contrato para la adquisición, entrega e instalación de mobiliario para las aulas de los centros escolares públicos de Andalucía por un importe total de 3.657.452,56 euros. Este contrato tiene como objetivo la compra de pupitres, sillas, mesas o encerados, entre otros artículos, para cubrir las necesidades previstas en los centros para los dos próximos cursos escolares.



En concreto, este mobiliario tendrá como finalidad equipar los espacios docentes tanto de los centros educativos cuyas obras se finalicen entre este año y 2020 como de los colegios e institutos cuya escolarización o plantilla vaya a incrementarse.

Así, a través de esta adjudicación se prevé comprar, entre otros elementos, más de 33.057 pupitres unipersonales por 2,2 millones de euros. También se adquirirán más de 1.300 mesas para el profesorado, más de 1.200 encerados y cerca de 2.000 mesas de lectura y comedor, además de cerca de 700 sillas de infantil y 1.285 mesas rectangulares.

Además, se dotará a los centros de más de 1.400 nuevos armarios, 2.200 estanterías, más de 4.500 percheros y más de 1.300 tableros de corcho. De la inversión prevista, un total de 128.318,77 euros se destinarán a la adquisición de mobiliario de apoyo de carácter motórico para alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, consistente en 166 reposapiés, 106 mesas y 90 sillas.

Las empresas Beniart SA, Sacai SA, Emilio Gómez Abellán, Hermanos Martínez Morillo SL, Forespan SA e Iberdidactic SL han sido las adjudicatarias de los distintos lotes (un total de 14) que componían este expediente de licitación. Esta inversión en mobiliario y equipamiento educativo está incluida en el Plan de Infraestructuras Educativas de la Consejería de Educación y Deporte, que se ejecuta a través de la Agencia Pública Andaluza de Educación.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

  • 20.8.19
La Delegación de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía ha autorizado finalmente el proyecto de limpieza, consolidación y restauración de los restos del carro de época íbera hallados en el Cerro de la Horca, en Montemayor y que, según las primeras estimaciones, tendría unos 2.500 años de antigüedad.



En julio de 2019 se presentó este proyecto de limpieza y consolidación que incluye eliminación de la gasa de protección; limpieza exhaustiva (eliminación de óxido y carbonatos); consolidación estructural de las distintas piezas que componen el conjunto; unión de los elementos sueltos (soldando la zonas que se encuentren a punto de desprenderse); pasivación de la piezas para detener la oxidación y protección del conjunto.

El criterio general es conseguir la estabilidad y consolidación de los elementos degradados empleando productos y sistemas de reconocida eficacia y calidad, renunciando a toda manipulación de la obra que altere su aspecto. El presupuesto del proyecto ronda los 20.000 euros.

Este hallazgo fue una consecuencia de la actividad arqueológica puntual de prospección arqueológica superficial para documentación gráfica de yacimientos arqueológicos en los municipios de Montemayor y Fernán Núñez, promovido por el Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid.

Durante el desarrollo de los trabajos tuvo lugar el hallazgo de los restos de un carro de época ibérica, con cuatro ruedas y gran parte de los arreos, depositados en una fosa en el Cerro de La Horca y que se encuentran actualmente depositados en el Museo de Ulia, en Montemayor.

De este modo, el Ayuntamiento de Montemayor, con el apoyo de la Diputación de Córdoba, iniciará "en breve" los trabajos de restauración del carro íbero localizado el pasado mes de octubre durante una investigación en torno al emplazamiento romano de Ulia, y que ha sido considerado por la revista National Geographic como uno de los descubrimientos arqueológicos más extraordinarios de 2018.

Según informó el Consistorio montemayorense, la primera fase se centrará en las labores de limpieza, consolidación y restauración de los restos que, durante la excavación, fue necesario proteger. En concreto, en el caso de los elementos de metal de las ruedas, se actuará en la retirada el engasado protector, la limpieza de la tierra, así como estabilizar químicamente los restos para evitar que el óxido pueda afectar al "extraordinario estado de conservación" que presentan estos elementos.



Además, de forma paralela al desarrollo de las labores de limpieza y consolidación del metal, se analizará su composición, y se restaurará aquellas partes en las que sea necesario para en el futuro garantizar la estabilidad del conjunto y preparar su exposición.

"Este es un proceso lento, muy minucioso y costoso", subrayó el Ayuntamiento de Montemayor que, asimismo, señaló que la Diputación de Córdoba, "en atención a la importancia del conjunto", ha elaborado un convenio de colaboración con el Consistorio por el que aporta una cantidad cercana a los 12.000 euros para contribuir a esta fase de los trabajos.

De esta forma, el proyecto permitirá la conservación "casi por completo" de los elementos metálicos de las cuatro ruedas de seis radios en hierro halladas y que "no tienen parangón con otros, y muy escasos, restos similares de la Península Ibérica". "Lo más notable, y único, es que con ellas aparecieron los elementos de bronce que protegían y decoraban el yugo del tiro de caballos, los pasarriendas para evitar que estas guías se enredaran, e incluso los dos bocados de filete en hierro del tiro de caballos", destacó el Ayuntamiento.

Este conjunto, posiblemente del siglo IV a.C., es como tal único en la Península Ibérica, y formaría parte de la procesión fúnebre de un noble ibero del oppidum de Ulia en su tránsito al más allá en la necrópolis ubicada en la zona del Cerro de La Horca.

Además, tras la consolidación, análisis y restauración de todos los elementos para poder reconstruir la apariencia original del vehículo, el Consistorio montemayorense prevé dar paso a una segunda fase: la preparación de los restos ya restaurados para su exposición museística.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

lunes, 19 de agosto de 2019

  • 19.8.19
Un total de 7.031 alumnos de 48 centros docentes han participado durante el curso 2018/19 en el programa educativo Innicia Cultura Emprendedora que tiene como objetivo fomentar valores como la innovación, la creatividad, la responsabilidad o el emprendimiento. Así, los estudiantes pueden aprender desde crear una miniempresa educativa, nociones sobre Educación Económica y Financiera, participar en talleres o conocer la realidad empresarial.



Este programa, puesto en marcha por la Consejería de Educación y Deporte y en el que han estado implicados más de 666 docentes de la provincia, tiene como finalidad promover el emprendimiento en sus tres dimensiones: personal, social y cultural en los centros educativos, fomentando así el pensamiento y el conocimiento creativo y las iniciativas emprendedoras en toda la comunidad educativa.

Los proyectos de emprendimiento tienen que plasmar una manera de pensar y actuar orientada tanto hacia el desarrollo personal para hacer realidad el propio proyecto de vida de forma activa, como social para desarrollar iniciativas que contribuyan a la calidad de vida, la solidaridad y el bienestar de la sociedad, así como productivo para la creación de riquezas y prosperidad para sí y para los demás en un marco sostenible e inteligente.

La Consejería ha elaborado materiales didácticos y actividades de apoyo que pueden ser utilizados por el profesorado que participa en este programa. Asimismo, se ha diseñado un itinerario didáctico para que los proyectos educativos de los centros fomenten el espíritu emprendedor en todas las etapas y enseñanzas.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: ARCHIVO
  • 19.8.19
Isaac Rosa (Sevilla, 1974) quería escribir una novela para su hija Olivia. Al final optó por escribir el libro con ella. El resultado de esta coautoría se titula W. La novela es, dice, “el resultado de muchas tardes felices”. Él aportó la técnica. Ella, la mirada de una adolescente. Entre ambos corrigieron el resultado final. Isaac Rosa ha publicado novelas como El vano ayer, El país del miedo, La habitación oscura o Feliz final. Olivia Rosa (Madrid, 2004) estudia Secundaria, boxea, lee, inventa historias desde pequeña y tiene dos hermanas, Carmela y Elvira, que también quieren escribir su novela.



—Querías escribir un libro para que lo leyera tu hija. Al final optaste por escribirlo con ella. ¿Te ayudó para conocer mejor a Olivia?

(Isaac). Tenía una mezcla de motivaciones, literarias y personales, y entre estas últimas estaba la posibilidad de que la escritura compartida fuese otra forma de comunicación entre nosotros. Y creo que lo conseguimos.

—La adolescencia te alejó de los libros. ¿Escribir con tu padre te ha ayudado a reencontrarte con ellos?

(Olivia). No solamente me alejó la adolescencia, ni tampoco creo que la gente de mi edad se aleje por eso, pero sí, supongo que volver al mundo de los libros me ayudó bastante.

—¿Qué te llevó a apostar por las historias de Valeria y Valentina, por la tradición de los dobles en la literatura?

(Isaac). Siempre me ha interesado la figura del doble, un tema muy recurrente en todo tipo de ficciones desde hace siglos. Pero echaba de menos llevarlo a un terreno especialmente propicio: la adolescencia. El doble siempre pone en juego preguntas sobre la identidad, la conciencia de uno mismo, la extrañeza del propio cuerpo, los miedos y deseos más íntimos. Es decir, las preguntas que más aprietan en la adolescencia.

—Tu aportación al libro fue decisiva, porque iluminaste la historia con tu mirada, con tu edad, con tus sueños.

(Olivia). Sí, creo que para un adulto es muy difícil escribir sobre la adolescencia de ahora, ya que las cosas cambian cada año. Yo pude crear a los personajes de mi edad con sus problemas e inseguridades, el instituto y también sus alegrías, y mi padre pudo crear a los de su edad, con problemas diferentes, visto cada uno de una perspectiva, como se puede leer en el libro. Supongo que cada uno entenderá más y se sentirá más identificado con un personaje.

—Te has metido en el teatro, el cómic, el cine, el periodismo y ahora en la novela juvenil. ¿Por qué?

(Isaac). Supongo que tengo vocación de intruso. Mi terreno “natural” es la novela, pero me atrae probar otros lenguajes. En el caso de la literatura juvenil, tras años participando en encuentros con estudiantes, tenía ganas de escribir algo no para adolescentes –pues a esas edades la literatura no tiene límites de edad–, sino algo sobre adolescentes, sobre su mundo.

—¿Escribir con tu padre te ha ayudado a conocerlo mejor o te has empeñado en hacerle la puñeta como escritora?

(Olivia). Ha ayudado a que él me conozca más a mí y a la gente de mi edad, lo que pasa por nuestras cabezas, cómo ha cambiado todo desde que él tenía mi edad y a pasar más tiempo con él.

—Las buenas novelas juveniles no rebajan la exigencia literaria. Pero sí hay que saber encontrar el tono para atrapar a los jóvenes.

(Isaac). Al contrario, la exigencia debería ser mayor. No es precisamente fácil interesar y emocionar a un lector joven, tanto más exigente cuanto más joven.

—Escribiendo con una persona mayor de edad, como es tu padre, ¿te has percatado de que el mundo, sin remedio, es un disparate?

(Olivia). Más que eso, me he dado cuenta y he entendido más el trabajo que lleva un libro y lo poco que se aprecia después, incluyéndome a mí… Pero sobre el mundo, no creo que haya que ser adulto para entender el mundo. Creo que cada persona tiene un nivel de madurez muy distinto y que cada uno lo vemos de una manera muy diferente.

—Contando las historias de Valeria y Valentina os habéis encontrado también a vosotros. ¿Qué has encontrado en Olivia que desconocías o que te haya impresionado?

(Isaac). Supongo que los dos nos hemos transparentado en la construcción de los personajes, y nos hemos conocido un poco mejor. De Olivia me quedo con su curiosidad, que al escribir se desata.

—Ahora te gustan más los libros sobre la vida real que los de fantasía. ¿Has descubierto, por fin, que la realidad supera a la ficción? ¿Da miedo pensarlo?

(Olivia). No, la verdad es que siempre ha sido así, nunca me han gustado los libros de fantasía, me aburrían muchísimo, porque lo que yo buscaba y busco al leer un libro es poder entender al personaje y a su historia, poder sentirlo como que me podría pasar su historia en cualquier momento, como pasa en la historia de W, te podría pasar a ti mañana mismo.

—Escribes en el libro: “Aquí está el resultado de muchas tardes felices”. ¿Cómo prolongarás ahora esas otras tardes?

(Isaac). La experiencia ha sido tan hermosa, la escritura primero, y ahora la publicación y que nos lean, nos inviten a institutos o firmemos juntos en ferias del libro, que por supuesto repetiremos. Ya estamos pensando en una próxima historia.

—¿Qué piensas que te dirá tu padre si un día le planteas que te dedicarás a escribir novelas? Igual te responde que, en casa, con un escritor basta.

(Olivia). Pues pienso y espero que me apoye tanto si decido escribir novelas o cualquier otro trabajo, pero que lo haga porque yo quiera. Y pienso que tener a otra escritora en la familia le gustaría bastante, aunque no tengo ni idea de lo que quiero hacer en el futuro.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
FOTOGRAFÍA: ELISA ARROYO
  • 19.8.19
El Servicio de Teleasistencia gestionado por el Gobierno de Andalucía ha atendido más de 2,89 millones de llamadas en el primer semestre de 2019, lo que ha supuesto una media de 16.000 llamadas gestionadas al día. Este servicio cuenta en la actualidad con 229.898 personas titulares en Andalucía, de las cuales 20.355 se han dado de alta en este periodo.



Del total de llamadas que las personas beneficiarias han realizado este año pulsando el botón de su dispositivo de teleasistencia, una parte importante se han producido por motivo de contacto o conversación (35%). De ahí el importante papel que juega esta prestación para paliar situaciones de soledad y aislamiento social. También destacan las llamadas por motivo de emergencia u otras demandas de servicios de salud (25%), llamadas relacionadas con el funcionamiento técnico del servicio (23%) y para solicitar algún tipo de información sobre prestaciones sociales (17%).

Por otra parte, los profesionales del servicio realizan llamadas gestionadas desde la central por diversos motivos: para movilizar recursos en caso de emergencias, dar aviso a familiares o contactos en caso de necesidad, para proporcionar alguna información de interés, hacer un seguimiento periódico del estado de las personas beneficiarias, recordar una cita médica o para actualizar datos de forma que se garantice una prestación de calidad, eficaz y eficiente.

El Servicio Andaluz de Teleasistencia cuenta con una gran aceptación entre las personas usuarias y sus familias, por la tranquilidad y seguridad que les aporta el estar atendidas las 24 horas del día los 365 días del año. En cuanto al perfil actual de las personas beneficiarias del servicio, el 60 por ciento son personas que viven solas en sus hogares, el 80 por ciento son mujeres y el 68 por ciento tienen una edad igual o superior a 80 años, siendo la media de edad de las personas usuarias de 81 años.

El seguimiento de las personas usuarias también se refuerza en las visitas a los domicilios realizadas por parte de los profesionales del Servicio. En este año ya se han realizado 5.642 visitas de seguimiento domiciliario, con el propósito de incrementar la eficacia del servicio.

Al SAT pueden acceder todas las personas mayores de 65 años residentes en Andalucía, así como las personas en situación de dependencia que tengan esta prestación prescrita en su Programa Individual de Atención (PIA) y las personas con más del 65 por ciento de discapacidad y entre los 16 y los 65 años de edad. Los andaluces tienen a su disposición un teléfono de información gratuita (900 20 01 65) donde pueden solicitar el Servicio de Teleasistencia.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 19.8.19
Dos décadas después de unir fuerzas para impulsar el primer vino ecológico de Andalucía acogido a una Denominación de Origen Protegida (DOP), Bodegas Robles y el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (Ifapa) vuelven a colaborar en la elaboración del primer espumoso ecológico de uvas Pedro Ximénez, una apuesta innovadora que saldrá al mercado la próxima Navidad.



Sobre la base del estudio desarrollado por el Ifapa de Cabra durante los últimos cuatro años y tras una cuidada vendimia desarrollada la pasada campaña –con uvas recogidas a primera hora de la mañana con 10,5 grados Baumé–, el espumoso Brut Nature de Bodegas Robles pondrá sobre la mesa "la identidad y calidad de las uvas Pedro Ximénez para producir vinos espumosos".

"Todo este proceso de investigación ha permitido demostrar la diferenciación y calidad brutal que tiene esta variedad, gracias a sus características organolépticas, para diferenciarse del resto de espumosos", señaló a Andalucía Digital el gerente de Bodegas Robles, Francisco Robles, sobre el primer Brut Nature elaborado con Pedro Ximénez, un espumoso blanco que se elaborará mediante el método champenoise.

De esta forma, la crianza del Brut Nature Robles –la tipología de vino espumoso con menor cantidad de azúcar, menos de tres gramos por litro– se realizará en rimas "para aportar ese valor añadido" que ofrece el método artesanal de girar la botella, situada en posición horizontal, hasta que al final del proceso se le retira la levadura que se genera.

Posteriormente, y siguiendo el método champanoise –tras una primera fermentación y embotellado, se produce una segunda fermentación alcohólica en la botella– se sustituirá la levadura por un licor de expedición –en este caso, un oloroso y un amontillado–.



"Creemos que esta apuesta por los vinos blancos espumosos puede ser el futuro de la Denominación de Origen Montilla-Moriles", aseguró Robles sobre esta nueva apuesta junto al Ifapa que, según defendió, responde a una "realidad existente como es el crecimiento de los vinos blancos frente a los generosos de la DOP Montilla-Moriles y el concepto de calidad que siempre está asociado en la mentalidad del consumidor a los espumosos, champanes y cavas".

En este sentido, en esa amplitud de miras compartida, la responsable del Ifapa de Cabra, Pilar Ramírez, y la gerencia de Bodegas Robles han coincidido en la idoneidad de las uvas Pedro Ximénez para dar respuesta a las nuevas demandas del mercado, partiendo "de la tradición y de una base que caracteriza a la DOP Montilla-Moriles".

"Siempre hemos querido desarrollar productos en los que la materia prima es la uva Pedro Ximénez y, a partir de ahí, nos sumamos a la investigación que los estamentos públicos ponen a nuestra disposición, en este caso el Ifapa, con el objetivo de poner en valor ese conocimiento y que tenga un reflejo económico", explicó Robles sobre los objetivos que han marcado el desarrollo de un vino cuyas primeras 250 botellas comenzarán a comercializarse esta Navidad.

Una firma innovadora

La creación del primer Brut Nature a partir de uvas Pedro Ximénez supone un hito más dentro de la apuesta por la investigación e innovación que ha marcado el recorrido de Bodegas Robles durante las últimas dos décadas cuando, también con el apoyo del centro de Ifapa en Cabra, se apostó por la reconversión de sus viñedos a la agricultura ecológica. Desde entonces, esta bodega montillana se ha caracterizado por iniciativas novedosas como la certificación de su huella de carbono o el desarrollo alimentos derivados de sus vinos ecológicos.



Una colaboración con diferentes estamentos públicos que prevé dar nuevos frutos –actualmente también participa en el desarrollo de un vermú con identidad andaluza–, que no ha impedido impulsar nuevos productos gracias a la confluencia con otros talentos andaluces, como es el caso del chef cordobés Paco Morales, del Resturante Noor.

Precisamente, el cocinero galardonado con dos Estrellas Michelin visitó en estos días las instalaciones de Bodegas Robles en Montilla para seguir avanzando en los diferentes proyectos en los que colaboran y que han dado como resultado el aliño Agraz-Verjus "Paco Morales" y el vermut VRMT Robles. Receta andalusí.

"La labor investigadora que Bodegas Robles está desarrollando para crear nuevos productos a través de materias primas de la tierra son, sin duda, una apuesta de futuro que permitirá realzar los vinos de Montilla-Moriles en el mercado internacional", manifestó el chef cordobés tras conocer esta nueva apuesta elaborada a partir de uvas Pedro Ximénez.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍAS: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos