:::: MENU ::::
GDR CAMPIÑA SUR - AYUDAS LEADER

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

lunes, 8 de agosto de 2022

  • 8.8.22
Las elevadas temperaturas que se vienen registrando en la Campiña Sur cordobesa desde hace varias semanas han obligado a los viticultores del marco Montilla-Moriles a adelantar la vendimia en los viñedos tradicionales para garantizar el estado sanitario de la uva y, con ello, la calidad de los vinos y vinagres amparados por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP).


Los más de 40 grados a la sombra que se alcanzan en muchas parcelas del marco vitivinícola cordobés durante buena parte de la jornada, unidos al aire caliente que recorre los liños, están "achicharrando" los racimos más expuestos, según han alertado a este periódico algunos agricultores, que han comenzado ya a apreciar "graves daños" en muchos pámpanos, que son los órganos de la planta que favorecen la generación de azúcar en el fruto.

Y es que, uno de los temores más extendidos desde el temprano comienzo de la vendimia de este año es el del “alechigamiento” de la uva, un término autóctono que alude a la deshidratación prematura del fruto como consecuencia de las condiciones de temperatura extrema que se están dejado notar en la comarca.

Los años de sequía que viene arrastrando la provincia de Córdoba desde hace varios años someten a las cepas a un "estrés hídrico" que resulta especialmente dañino en las parcelas de secano donde, por lo general, las plantas no cuentan con la orientación óptima para contrarrestar los efectos del sol y los aires dominantes de la Campiña cordobesa.

"En los viñedos de vaso se ha comenzado ya la vendimia ante la emergencia que representa esta nueva ola de calor", confirmó a Andalucía Digital el técnico Antonio García, responsable de la firma Servicios Agrícolas García. De hecho, la cooperativa La Unión ha tenido que abrir sus instalaciones en estos días porque "la uva Pedro Ximénez se está tostando en exceso y, para evitar que se pierda, se ha comenzado ya a vendimiar", según el especialista, que calificó de "excepcional" la situación que se está viviendo en el marco Montilla-Moriles como consecuencia de las sucesivas olas de calor.

En efecto, el exceso de temperatura y la falta de humedad terminan debilitando las cepas, una situación que afecta de manera considerable a la maduración del fruto y a la graduación alcohólica que debe alcanzar la uva antes de ser recolectada.

Como contrapartida, el excesivo calor contribuirá a acelerar el trabajo en las paseras, donde los racimos de uva se extienden al sol con el objetivo de procurar su deshidratación y favorecer la concentración de sus azúcares para dar luego paso a la elaboración del vino dulce Pedro Ximénez, santo y seña de la DOP Montilla-Moriles.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

domingo, 7 de agosto de 2022

  • 7.8.22
El laboratorio de ideas Iniciativa Córdoba 2030 ha incorporado en las últimas semanas a una veintena de personas que se unen a las trece fundadoras que se comprometieron a finales de 2018 a constituir un espacio plural y propositivo enfocado a fomentar el desarrollo de la provincia "a través de propuestas concretas y realizables que sirvan de motor social de progreso".


El colectivo, que se transformó en asociación en julio del pasado año tras un primer período que actuó como entidad sin personalidad jurídica, redobla así su capacidad de "interesarse activamente por el devenir de Córdoba" y, de este modo, "compartir sus reflexiones enfocadas hacia el bienestar de la población".

A los fundadores se unen el historiador del arte José María Palencia; los periodistas José Luis Blasco, Juan Pablo Bellido y José María Gala; los arqueólogos Alejandro Ibáñez y Lola Baena; el exvicepresidente de la Diputación, Francisco García Delgado; el exdirector de Endesa, Alfredo Rodríguez; el arquitecto Marco Alexander Peel; la sindicalista Carmen Dugo o el exalcalde de Córdoba, Herminio Trigo.

También se han incorporado los catedráticos María Elena Gómez Parra y Juan Miguel Moreno Calderón; los empresarios Alfonso Alberca y Manuel Palma; el ingeniero agrónomo Carlos Moya; el médico Gabriel Pérez Cobo; el exvicepresidente de la Junta de Andalucía, José Miguel Salinas; el exsindicalista Juan José Giner; el exejecutivo del sector sanitario Miguel Ángel Fernández y el presidente de Prode, Blas García.

Las nuevas incorporaciones se unen a los trece fundadores de Iniciativa Córdoba 2030: los empresarios Lourdes Martínez y Jesús Pérez de la Fuente; el periodista Álvaro Vega; el exdelegado provincial de Turismo, Valentín Priego; los juristas José Rafael Rich, Federico Roca y Mercedes Mayo; los historiadores Manuel García Parody y Gonzalo Herreros; el magistrado Juan Luis Rascón; el escritor, músico y profesor Federico Abad; el director de Proyecto Hombre, Jesús Tamayo y el sindicalista Vicente Palomares.

Palomares, que es quien inició el proyecto de aglutinar al grupo fundador hace ya casi cuatro años, preside la junta de gobierno de Iniciativa Córdoba 2030, en funciones de comisión gestora, que dará paso, "de aquí a finales de año", a la dirección definitiva de la entidad.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 7.8.22
Me encuentro, por fin, inmerso en un libro que llevará por título El dibujo de la familia. Han sido muchos años investigando en las representaciones que realizan los escolares acerca de cómo ven a sus propias familias a través de sus dibujos. También han sido numerosos artículos los que he publicado en distintos medios, por lo que me parecía razonable que ya recogiera en una publicación todo lo que he ido escribiendo a lo largo de los años.


Bien es cierto que en la tercera edición de El Arte Infantil. Conocer al niño a través de sus dibujos incorporaba al final del libro un extenso capítulo dedicado a este tema. Pero he considerado que era necesario profundizar en un tema en el que se recogieran todas las modalidades que actualmente existen de familias, con el fin de indagar en la formación y el desarrollo de las emociones en niños y niñas a partir de ese núcleo social básico.

Son muchos los autores de distintas disciplinas (antropología, sociología, psicología, psicoanálisis, pedagogía…) a los que he acudido para fundamentar con solidez las tesis que desarrollo en el libro. Pero hay un caso que quisiera presentar en esta ocasión por la lucidez con la que abordó el significado emocional, especialmente dentro de los progenitores, de los cambios que se producían en el paso de la denominada familia tradicional a lo que podríamos llamar nueva familia –aunque, como he indicado, habría que hablar en plural, es decir, nuevas familias–.

Se trata de la psicoanalista Therese Benedek, de la que brevemente extraeré algunos párrafos de su obra La familia, que compartió con autores tan relevantes como Erich Fromm o Max Horkheimer. Brevemente, indicaré que Therese Friedman, que así es su nombre original, nació en 1892 en la localidad húngara de Eger.

Fue la única de los hermanos que realizó estudios universitarios en el campo de la Psicología Infantil. Tras seguir los cursos de lectura psicoanalista del húngaro Sándor Ferenczi, discípulo de Sigmund Freud, decidió pasar al campo del psicoanálisis.

Con su marido, Tibor Benedek, en 1936, un año después del ascenso al gobierno alemán del Partido Nazi de Adolf Hitler, decidió huir a Estados Unidos, tras haber trabajado en Berlín durante años en la Universidad de Leipzig, accediendo a la ciudadanía estadounidense en 1943.

En su nuevo país, comenzó trabajando como analista en el Instituto Chicago de Psicoanálisis. Fue una de las personas más relevantes en la implantación de esta disciplina en Estados Unidos, al haberse especializado en el estudio de la mujer dentro de las nuevas formas familiares. Fue presidenta de la Sociedad Psicoanalista de Chicago, ciudad en la que falleció el 27 de octubre de 1977 a la edad de 84 años.


Para que, básicamente, podamos comprender la visión de los niños acerca de cómo expresan sus ideas, tanto de la familia tradicional como de las nuevas formas familiares, que fueron estudiadas por Benedek, selecciono dos dibujos de cada una de ellas y paso a explicarlos.

En el que acabamos de ver, de un niño de 9 años, se distinguen las diferencias de tamaño y de roles de su madre y de su padre. Como podemos observar, su madre, en tamaño muy pequeño, se encuentra barriendo la casa; mientras que su padre, muy grande, trabaja sentado con el ordenador. Claramente, se aprecia la diferencia de los valores simbólicos que les atribuye en el seno de una familia con roles tradicionales.

Por otro lado, y dada la brevedad que exigen los artículos en medios digitales, destaco dos párrafos de Therese Benedek sobre la familia tradicional extraídos del libro La familia.

La estructura emocional de la familia patriarcal idealizada resultaba fija y estática: el padre-marido se suponía fuerte y activo y su papel consistía en proporcionar a la esposa y a los hijos no solo los medios de subsistencia necesarios sino también el amor y la protección indispensables, como medio de seguridad personal” (pág. 149).

Es indudable que no llegaremos a comprender los problemas del individuo actual si seguimos generalizando y creyendo que la imagen de los padres, forjada y experimentada por el niño, es la de una madre que constituye la única fuente de satisfacción, de placer y de un padre fuerte, infalible, representante amenazador del código moral” (pág.168).


La imagen de un padre fuerte, activo, infalible y representante del código moral de la familia, tal como manifiesta Benedek, se puede expresar gráficamente de diferentes modos. Aparte del aumento de tamaño, bastante habitual en los dibujos de niños y niñas cuando viven en familias tradicionales, también la posición que ocupan dentro de la escena del grupo familiar nos da pistas del simbolismo de autoridad paterno.

Es lo que vemos en el dibujo precedente, de una chica de 11 años, que comenzó por la figura de su padre, quien aparece sentado en una butaca, como signo evidente de autoridad. Posteriormente, trazó las de su madre, su hermana, sus dos hermanos y ella misma, todas de pie, rodeando el espacio ocupado por la figura paterna.


En las últimas décadas, y en las sociedades occidentales, los cambios en las estructuras familiares han sido enormes. Como expresión de esas transformaciones, que Therese Benedek comenzó a analizarlas ya en los sesenta y setenta del siglo pasado, aporto algunos párrafos de lo que ella consideraba rasgos de la nueva familia.

El matrimonio entre cónyuges iguales es el ideal de la sociedad democrática individualista [o de reconocimiento de cada individuo]. Nuestra aspiración cultural es, por consiguiente, que el matrimonio opere sobre el fundamento único del amor, es decir, no solo en función de la reproducción, sino también en la búsqueda de la felicidad, de la maduración individual de cada uno de los cónyuges” (pág. 159).

La obligación de estos es ayudarse mutuamente” (pág. 159).

La función actual de la familia es la siguiente: ha de crear las condiciones que permitan a cada uno de sus miembros intentar y conseguir la mejor integración posible de su individualidad y conservar, al contraer matrimonio, su capacidad de ajuste a las exigencias de la vida familiar” (pág. 167).

Como expresión de estas ideas, he mostrado el dibujo de Raquel, una niña de 10 años. Vemos que comenzó representando, en primer lugar, a su madre, como signo de la importancia que ella le atribuye dentro del grupo familiar. La traza segura y saludando con las dos manos; al tiempo que el padre está a su lado, con los brazos detrás de la espalda. Ella y su hermano aparecen juntos en la izquierda, ambos en actitud cariñosa.


Uno de los aspectos emocionales significativos dentro de las nuevas familias es que el padre no tiene problemas de mostrarse afectuoso con sus hijos o hijas, puesto que entiende que la virilidad no se encuentra en la idea tradicional que se transmitía según los valores que nos ha descrito Therese Benedek, de la que continúo con otros párrafos suyos.

En las mentes de los niños actuales la imaginería de sus padres no tiene contornos tan definidos” (pág. 168).

El comportamiento de los padres hacia el recién nacido está condicionado hoy por la igualdad entre el marido y la mujer, por la igualdad de su responsabilidad y por la similitud del goce que les producen los niños” (pág. 168).

El joven marido que ayuda a su mujer pone en marcha, inconscientemente, un proceso que le hará extremadamente difícil, por no decir imposible, el papel patriarcal del padre” (pág. 168).

Como ejemplo de lo indicado es el dibujo de Marina, una niña de 11 años. En él, vemos que el padre lleva en hombros a su hermana pequeña, de modo que esta expresa su alegría extendiendo los brazos. Por otro lado, el grupo familiar aparece muy unido por la superposición de los cuatro miembros que ha realizado la autora.

Para cerrar este breve recorrido por las ideas de Therese Benedek, viene bien esta frase en la que nos dice que “la familia tiene una función doble: es conservadora porque mantiene los logros del pasado; es progresiva, porque transmite los nuevos bienes culturales”. A fin de cuentas, dentro de los cambios de las estructuras familiares encontramos esa visión dialéctica en la que hay que saber articular todo lo favorable de las formas tradicionales con los nuevos valores que en la actualidad se defienden.

AURELIANO SÁINZ
  • 7.8.22
La expedición Vuelta al Mundo ha fomentado durante todo este fin de semana la innovación y la sostenibilidad ambiental en su periplo por Santaella. El Ayuntamiento de la localidad y Bodegas Robles, santo y seña de la producción ecológica en Andalucía y referente de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, acompañaron ayer al medio centenar de jóvenes de toda Hispanoamérica que forman parte de este ambicioso programa educativo, cultural y de aventura patrocinado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y auspiciado por el Senado de España, la Universidad Autónoma de Madrid, la Secretaría General Iberoamericana, la Comisión V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo y la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas.


Tras la intensa jornada del viernes, en la que los integrantes de la expedición pudieron conocer el Barrio Bajo, el castillo y el recinto amurallado de la localidad, así como la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, los expedicionarios de Vuelta al Mundo se desplazaron a pie hasta el viñedo ecológico con el que Bodegas Robles cuenta en el paraje de Villargallegos, desde donde se disfruta de una privilegiada vista de Santaella.

El viñedo, que cuenta con una extensión de 24 hectáreas de la variedad Pedro Ximénez en espaldera, se caracteriza por la cubierta vegetal que tapiza toda la finca y que está formada por especies silvestres autóctonas que, además de aportar nutrientes a la vid de forma natural, atraen los insectos que controlan las plagas y ayudan a mejorar la fertilidad del suelo y a evitar su erosión.

En efecto, el viñedo familiar de Bodegas Robles ha desarrollado una cubierta vegetal de especies silvestres autóctonas de raíz corta y fijadoras de nitrógeno, como las trebolinas, las amapolas o las leguminosas, que aportan nutrientes a las cepas de forma natural y protegen el suelo de la escorrentía y de la erosión.

“A largo plazo, la cubierta vegetal contribuye notablemente a fijar el dióxido de carbono, lo que se traduce en un aumento de los niveles de carbono orgánico del suelo y en una reducción significativa de las emisiones de CO2 a la atmósfera", apuntó el responsable de la firma, Francisco Robles, quien acompañó a los expedicionarios de Vuelta al Mundo durante su primera jornada de vendimia.



Tras recolectar uvas en el paraje de Villargallegos, con la que la firma montillana elaborará su aclamado Robles Brut Nature, el primer vino espumoso ecológico elaborado al cien por cien con uvas Pedro Ximénez, los expedicionarios de Vuelta al Mundo se dirigieron a pie hasta el Parque de Las Camaretas, donde tuvo lugar una plantación de encinas que han sido dotadas de un sistema de riego por goteo para garantizar su crecimiento

“La expedición es, sobre todo, un viaje iniciático que permite comprender la importancia de la convivencia del ser humano con el medio natural y su entorno”, explicó Jesús Luna, director del proyecto, que integra durante todo su recorrido actividades de aventura en las que se fomenta la sostenibilidad en la gestión social, económica y ambiental.

Dirigidos por Rodrigo Ruiz, especialista en energía solar y sostenibilidad, los integrantes de Vuelta al Mundo plantaron una veintena de encinas y, además, participaron en una campaña colectiva de recogida de residuos que permitió limpiar varios enclaves naturales ubicados a las afueras del casco urbano.


El recorrido de la expedición continuó con una visita guiada a la Casa de las Columnas, una notable casa señorial del siglo XVIII que fue adquirida por el Ayuntamiento de Santaella en 1940 y que acoge desde hace varios años el Museo Histórico Municipal.

De la mano de Carmen Jiménez, técnica de Turismo del Ayuntamiento de Santaella, y de Juan Manuel Palma Franquelo, miembro de la Real Academia de Córdoba, los expedicionarios de Vuelta al Mundo pudieron conocer los fondos del museo histórico municipal de Santaella, que se articulan en dos secciones, una de Arqueología y otra de Etnología.

La primera muestra en sus salas vestigios materiales que, remontándose desde el paleolítico, llegan hasta la época hispano-musulmana. En este apartado destaca la llamada Leona de Santaella, la pieza más emblemática del museo y perteneciente al período prerromano.

Además, se exponen en las vitrinas de esta parte de la colección piezas del calcolítico procedentes de la necrópolis de El Pósito, así como de la cámara funeraria de La Calva y del yacimiento de La Mitra. De etapas más recientes, destacan cerámicas, ladrillos y adornos hispano-visigodos o dedales de metal de época hispano-musulmana.


Finalmente, los expedicionarios de Vuelta al Mundo, que estuvieron acompañados en parte del itinerario por el alcalde de Santaella, José Álvarez Rivas, disfrutaron de una cata de vinos dirigida por Francisco Robles en la propia Casa de las Columnas, donde se recrea una pequeña bodega con maquinaria antigua que permite conocer la historia de los vinos de la DOP Montilla-Moriles. Posteriormente, el Consistorio ofreció un almuerzo de despedida en la piscina municipal.

Con Madrid como punto de partida, la expedición está recorriendo municipios de Castilla y León, Navarra, País Vasco, Galicia, Extremadura, Andalucía y Ceuta, así como las ciudades portuguesas de Lisboa, Monsanto y Oporto. Tras una breve estancia en Aguilar de la Frontera, la expedición tiene previsto acometer mañana una de las marchas más exigentes de todo el viaje: la cima del Mulhacén, el punto más alto de la Península Ibérica.

Un ambicioso proyecto cultural

El proyecto Vuelta al Mundo rinde tributo, desde el pasado 21 de julio, a los protagonistas de la primera circunnavegación de la Tierra, una aventura capitaneada por Fernando de Magallanes y por Juan Sebastián Elcano que ahora cumple quinientos años.

De este modo, hasta el próximo 12 de agosto, cincuenta jóvenes de toda Hispanoamérica, seleccionados por sus excelentes expedientes académicos, recorren gran parte de España y Portugal de la mano de un programa avalado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) que inculca valores como la igualdad, la amistad, el respeto por el entorno natural, la superación personal o la interculturalidad.


La expedición, capitaneada por Jesús Luna Torres, profesor del Departamento de Educación Física, Deporte y Motricidad Humana de la Universidad Autónoma de Madrid, se configura como un viaje iniciático que profundiza en la historia común de los pueblos iberoamericanos, a la vez que trabaja los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible promulgados por la Organizaciones de Naciones Unidas (ONU) en el marco de la Agenda 2030.

“La Expedición Magallanes-Elcano cumple este año su quinto centenario y hemos querido rememorarla con un programa muy especial”, apuntó el director del programa, Jesús Luna, que está acompañado en la organización por el conocido realizador y cámara de televisión Carlos Pecker.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: J.P. BELLIDO

sábado, 6 de agosto de 2022

  • 6.8.22
El litro de diésel alcanzó el pasado jueves un precio medio de 1,853 euros por litro, es decir, un 46 por ciento por encima de los 1,269 euros del mismo día del año pasado. Un precio que, como advierte FACUA-Consumidores en Acción, "varía de unas estaciones de servicio a otras", con una diferencia de hasta un 33,5 por ciento.


En este sentido, la organización de consumidores señala que el precio medio del combustible es compartido por las gasolineras Repsol, Cepsa, BP y Galp, que además coincide con la media aplicada por el total de estaciones de servicio que facilitan sus datos al Gobierno, si bien se detectan "importantes diferencias" –siempre con los impuestos incluidos y antes de aplicar el descuento– en surtidores de toda España.

En concreto, según el análisis de FACUA, las diferencias en los precios del gasóleo dentro de la Península alcanzan el 33,5 por ciento. Así, hace una semana, la gasolinera con el precio más bajo de toda España, ubicada en Las Palmas, lo ofertaba a 1,347 euros por litro. La más barata de la Península, situada en el municipio tarraconense de Roquetes, lo hacía a 1,73 euros. La más cara, en Bául, pedanía de Baza (Granada), vendía el diésel a 2,309 euros.

En cuanto a la gasolina, la bajada en la última semana ha sido del 1,9 por ciento, pasando de la media de 1,90 euros por litro de la mañana del viernes 29 de julio a los 1,864 euros del jueves 4 de agosto. El precio actual supera en un 31,9 por ciento los 1,413 del 4 de agosto de 2021.

Precios máximos

FACUA reclama la fijación de precios máximos, sistema que se abandonó en 1998, y denuncia que "el sector se está burlando del descuento de 20 céntimos aprobado por el Gobierno", del que las tres cuartas partes proceden de los Presupuestos Generales del Estado.

Ante los "desproporcionados precios" que están teniendo que asumir los consumidores, la asociación insiste en reclamar al Ejecutivo que solicite a Bruselas un cambio regulatorio para que los Estados miembro puedan intervenir los precios de los carburantes de automoción estableciendo topes de forma periódica, la única solución eficaz ante la carestía que sufren los consumidores.

"El descuento de cinco céntimos que tiene que asumir el sector de sus márgenes de beneficios es una pantomima", critica la asociación, que sigue sin recibir respuesta a las denuncias que presentó ante el Ministerio de Consumo, las autoridades autonómicas de protección al consumidor y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia contra 230 gasolineras que subieron sus precios cinco céntimos o más el 1 de abril, el mismo día que entraron en vigor los descuentos.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
  • 6.8.22

–El Tiralíneas se comportó indignamente con un crío indefenso –se malhumoró don Mariano.

–Aparentemente. Olvidas el contexto, su llaneza con nosotros –justificaba el arquitecto, mientras se retiraba de la boca un resto de lo mascado–. Se burló, cierto; lo aguijaba para que su defecto…

–No era un defecto –corrigió don Fernán.

–Pues el efecto… su desgracia. Y lo aprobó, con buena nota, para que mantuviera la beca…

–¿Tenía beca? –se extrañó don Mariano.

–…No era mala persona, todo lo contrario; mantuve la amistad con él, siempre me dio buenos consejos. Puede que sea como dices, si con eso del alma te referías a las letras –le decía a Alatorre–, pero ni idea que haya escrito nada, aparte de aquellos dos libritos que le publicó la Balmis.

–De los que no quiere ni oír hablar –aseveró el señor Alatorre.

–¡Bah!, una forma de impostura, yo no me lo creo. Me parece que alguna vez os dije –ahora doblaba la servilleta don Hugo con mucho esmero y el desperdicio dentro– que se presentó en mi estudio. Me pedía presupuesto, quería construir una casa en el trozo de terreno que le habían legado sus padres. Esto ocurrió al poco de que ellos murieran. No pude atenderle, pasaba por una época de mucho trabajo…

–Era el desarrollo, uno de tantos desarrollos, otro desarrollo, siempre el desarrollo –ironizó don Mariano.

–¡Por qué simplificas lo complejo de ese modo tan simplón! –se exasperó don Hugo, un poquito.

– Tiene razón: el organismo y su ambiente. Relación complicada –metió baza, sonriente, don Fernán.

–Con el tiempo –prosiguió don Hugo; depositaba la apretada bola de papel en el borde de un plato –, la expansión de la ciudad ha multiplicado el precio del terreno. Ignoro si lo ha vendido; si es así, habrá ganado mucho dinero.

–¿No sería que el terreno fue detectado por el radar de Flores? –se malició don Mariano.

–¿A qué te refieres? –se mosqueó, ahora sí, el arquitecto.

–Sin las tradiciones, sin las viejas costumbres, las sociedades se deshacen. Solo polvo y ruinas –se soltaba, jaculatorio, don Mariano–. Con todo su fundamento, la ley no cohesiona, no es el cemento social. El rito, es el rito. Sabiamente lo anunció Confucio. Y yo añado: las fachadas, su hechura de piedra y ladrillo, son la tradición. Una fachada es la cara de la calle. Nos ha visto crecer. Dice lo que somos y lo que hemos sido. ¡Hay que respetar las fachadas, coño! ¡Pelear contra los constructores destructores, eso hace Francis! –brindó y se pimpló un trago.

–¡Un militar confuciano! –se guaseó, con alguna herida, don Hugo.

–Convertiste el Chalet del Gitano, con toda su hermosura de jardines, en un hotel de treinta plantas. Esta ciudad ya no es mi ciudad; con la complicidad de tanto alcalde chiquilicuatre la estáis borrando –acusó.

–¡Qué modo de entender el progreso! –se escandalizó–. ¡Eres un retrógrado! No voy a tolerar que me des el día –protestaba don Hugo–. Quéjate a los emigrados descendientes de aquel cacique, ellos dejaron arruinarse el palacete antes de venderlo.

–Es grave esto que pasa –reflexionó don Fernán–. Por eso, mira, le doy las gracias a Flores. Si hubiera venido, le daría un abrazo. Al menos, ya no se va a construir esa urbanización en la raya de las antiguas salinas.

–Si la cosa va a continuar por ahí… –amenazó el arquitecto– Porque tú contaminas con tu barco y tú, con vuestras prácticas… –señaló al militar–. En la más atroz siempre hay un militar –remachó–. ¡Ea!

–¡No! –saltó don Mariano.

–¿No? –retó don Hugo.

–¡No! Donde esté un uniforme, siempre HAY una orden. Y la orden parte siempre de un paisano, un paisano en su sillón, a kilómetros del ruido. Nadie le rinde más honores a la paz que un soldado. ¡So… capullo! –argumentó. Y envió la zarpa sobre las quisquillas.

–¡Bah, bah! ¡Bizantinismo, cutre bizantinismo! –oxeaba el aire a manotadas don Hugo.

–Como recreo y disfrute, después de los licores y la cabezada, os propongo la recogida de plásticos flotantes. Tengo aparejos para todos –propuso, divertido, don Fernán–. Vuestro acrisolado altruismo, inquebrantable voluntad y esas manos tan expertas, nos vendrían de perillas en Mar Limpio, disputarán por quién pesca más porquería.

–Tú, Fernán, no te pases. Se os ha subido el humo a las narices –bajó de su plácida nube masticatoria el señor Alatorre para reprenderlos–. Cuando te picas con la tontada… –le reprochó, conciliador, a don Mariano. Este ya se enconaba sorbiendo la cabeza de una quisquilla–. Pero bueno, bueno… ¡Ah!, he oído que está enfermo.

–¿Quién? ¿Flores? –se extrañó don Fernán.

–¿No os llegó la invitación?

–Lo vi como nunca en el Rincón de Josele. Comimos allí, ¿verdad, tú?

–Se hartó de aburrirnos –asentía don Mariano, que ahora se enjuagaba la boca con un buen trago de espumoso.

–Lo tenéis en el periódico, vocea su hallazgo en primera página –agregó don Hugo con menos sulfuro–. Le di las gracias, pero se lo advertí: si tú no asistes al ágape, yo no te asisto a la gala.

–Ha conseguido algo excepcional –ponderaba don Fernán–. Yo no pitaba nada; en esas concentraciones se chamulla una jerga que yo no…

–Ni yo, muy mala hora –le siguió el señor Alatorre.

–¡Tanta cara vanidosa, estrechar manos, y el cómo estás, y el qué bien te veo! Todo lo mandé a hacer puñetas –se hastiaba don Fernán–. Cené y dormí solo, en mi Loba, ¡una gloria!

–Igual que yo. Anoche tuve visita, me llegaron los nietos. Quién se resiste a jugar con el pequeño –alegó don Mariano.

Yo escuchaba sus voces, sus excusas, tan ajenas, persiguiendo el cabrilleo del mar entre los barcos.

–El señor Flores está de viaje –informé, al tuntún, por echar el sedal ni sabía bien para qué.

Se volvieron al unísono: admiraban el brote extraño, reciente, en mi silla.

–Y cuándo no –se le ocurrió decir a alguien.

–¿Dónde está ese terreno? –me centré en don Hugo.

Él me miró, confundido.

–El que heredó el señor Castilla –aclaré.

–¿Por qué quiere saberlo?

–Usted afirma que su valor ha aumentado.

–Sí, lo he dicho –admitió.

–¿Sigue a su nombre?

–Pudiera ser. Con ir al registro…

–Lógico, es lógico, le entiendo: puede que alguno quiera quedárselo, ¿no? ¿Y por qué no se encarga usted? –me endosó la diligencia, con amabilidad, don Fernán.

–Me encargaré –anduve presto.

HG MANUEL

Entregas anteriores

La fotografía (I)
La fotografía (II)
La fotografía (III)
La fotografía (IV)
La fotografía (V)
La fotografía (VI)
La fotografía (VII)
La fotografía (VIII)
La fotografía (IX)
La fotografía (X)
La fotografía (XI)
La fotografía (XII)
La fotografía (XIII)
La fotografía (XIV)
La fotografía (XV)
La fotografía (XVI)
La fotografía (XVII)
La fotografía (XVIII)
La fotografía (XIX)
La fotografía (XX)
La fotografía (XXI)
La fotografía (XXII)
La fotografía (XXIII)
La fotografía (XXIV)
La fotografía (XXV)
La fotografía (XXVI)
La fotografía (XXVII)
La fotografía (XXVIII)
La fotografía (XXIX)



  • 6.8.22
La provincia de Córdoba ha producido 299.475 toneladas de aceite en la última campaña olivarera, de las que más de 50.000 se han generado en almazaras ubicadas en la Campiña Sur cordobesa. Además, se contabilizan unas salidas desde almazara, equivalente a ventas, de 256.750 toneladas en los diez meses de campaña de los que hay datos, y unas existencias que rondan las 100.000 toneladas.


Por comarcas, destaca la Subbética con 99.019 toneladas de aceite producidas en sus almazaras, lo que representa un 33,2 por ciento del total. Después se sitúa Guadajoz-Campiña Este, con 71.763 toneladas y un 24 por ciento, seguida del Valle del Guadalquivir con 67.614 toneladas y un 22,7 por ciento.

Por su parte, la comarca de la Campiña Sur ha producido 50.061 toneladas (16,8%), mientras que la producción de aceite en el norte de la provincia, en Los Pedroches y en el Valle del Guadiato, representa el 3,4 por ciento del total, aunque concentra una superficie significativa de olivar ecológico.

A nivel municipal, las almazaras de Baena se sitúan en primer lugar, con 28.555 toneladas, seguidas por las de Lucena, con 20.298 toneladas. Le siguen Priego de Córdoba, con 19.731; Montoro, 15.683; Cabra, 14.779; Carcabuey, 13.948; Montilla, 13.776 toneladas y Castro del Río, 12.903.

La provincia ha producido aceite en almazaras de 57 de los 77 municipios existentes, es decir en un 74 por ciento. Las cooperativas de la provincia han producido el 55 por ciento del aceite total, siendo el resto contabilizado por las almazaras denominadas industriales.

Referente a la producción de aceite de oliva ecológico, durante la campaña 2021/2022, han sido almazaras de 29 municipios de la provincia las que han producido aceite eco, con 14,52 millones de kilos obtenidos.

Los municipios que han producido más de un millón de kilos han sido Baena con 3,12; Montilla, con 2,11; Castro del Río, 1,59 millones; Luque, 1,57; Montoro, 1,48 y Pozoblanco, 1,14 millones. El aceite ecológico producido en la provincia es prácticamente la mitad del total andaluz, que ha ascendido a 29,1 millones de kilos en esta campaña, por lo que Córdoba sigue siendo líder regional.

Olivar en Córdoba

La provincia cuenta 373.200 hectáreas de olivar según datos del Sistema Geográfico Nacional de Parcelas Agrícolas (SIGPAC), con una evolución creciente en los últimos años. Córdoba ha producido esta campaña aproximadamente el 9 por ciento del aceite de oliva del mundo, y un 20 por ciento del aceite producido en España.

Existen cuatro denominaciones de Origen: Baena, Priego de Córdoba, Montoro-Adamuz y Lucena. El valor de la producción final del olivar a precios de agricultor supuso el pasado año el 58 por ciento del total de la facturación agraria.

En 2021 se exportaron 205.899 toneladas de aceite de oliva desde Córdoba, con un valor de 643 millones de euros, equivalente al 59 por ciento de las exportaciones agroalimentarias de la provincia. El promedio del periodo 2017-2021 es de 586 millones de euros.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: COOPERATIVA LA UNIÓN (CEDIDA)

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTEMAYOR DIGITAL


UNICEF

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos