:::: MENU ::::
CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

COLEGIO PROFESIONAL DE PERIODISTAS DE ANDALUCÍA

martes, 26 de octubre de 2021

  • 26.10.21
Cada 24 de octubre, desde 1997, se celebra el Día de las Bibliotecas para recordar la destrucción de la Biblioteca de Sarajevo, bombardeada e incendiada en 1992 durante el conflicto de los Balcanes. Este año, el lema de la celebración es Bibliotecas: leer, aprender, descubrir, que viene a unirse al de Aptas para todos los públicos, que se utiliza desde 2019.


De entre todas las bibliotecas del mundo, hoy quiero hacerle un homenaje a la Biblioteca Brautigan, que conocí a través del libro de David Foenkinos La biblioteca de los libros rechazados, una obra que ha venido a mi memoria a raíz del revuelo mediático provocado por el fallo del Premio Planeta que nos ha desvelado quién se escondía detrás del pseudónimo de Carmen Mola.

Richard Brautigan fue un escritor norteamericano que terminó suicidándose, atormentado porque en su haber acumulaba más rechazos editoriales que reconocimientos a su trabajo. En una de sus obras, The abortion. An historial romance, el protagonista era un bibliotecario que aceptaba todos los manuscritos que ninguna editorial había querido publicar.

Tras su muerte, uno de sus lectores, Todd Lockwood, quiso darle vida a esa biblioteca que el autor había imaginado y, como no podía ser de otra manera, la bautizó con el nombre de Brautigan. La única condición para depositar allí un libro era que tenía que llevarlo el propio autor en persona. Una manera romántica de poner punto final al libro que imaginó, creó, en el que depositó tanta confianza y que nunca llegó a ser publicado.

La biblioteca tuvo un gran éxito y muchos aspirantes a escritores fueron a depositar allí sus sueños frustrados. Pero, a pesar del éxito, tras quince años abierta, en 2005 tuvo que cerrar sus puertas por problemas económicos. Años más tarde, en 2010, todos los manuscritos fueron rescatados y depositados en la nueva Biblioteca Brautigan que puede consultarse en el Museo Histórico del Condado de Clark, en Vancouver.

Unos 300 ejemplares conforman la colección original, que solo puede consultarse presencialmente, y una colección digital a la que siguen llegando, de mano de sus vencidos, decepcionados, frustrados y cansados autores, manuscritos inéditos con la misión de curarlos y recopilarlos.

En esta biblioteca se basa Fonkinos para escribir una novela romántica que cuenta la historia de un joven escritor y una editora que descubren por azar un manuscrito abandonado en la réplica francesa de la Biblioteca Brautigan.

Además de la bonita historia de amor, mientras intentas descubrir quién fue su autor y lo que pasa con esa novela, vas aprendiendo cuál es el funcionamiento del mundo editorial, desde que el creador imagina la obra hasta que aparece en los escaparates de las librerías.

Entre enseñanzas, consejos y advertencias, habla de ilusiones, de esperanzas, de oportunidades perdidas, de puertas cerradas, de cajones olvidados, de rechazos acumulados, de desesperación, de paciencia, de victorias y derrotas parciales; de éxitos fugaces, de confianza, de insistencia, de engaños, de soledad, de egos, de orgullo, de intuición, de inversiones, de envidias y de la pequeña línea que separa el éxito del fracaso.

Reflexiona la obra sobre lo fácil que es escribir una historia, de lo complicado que es hacerlo bien, de la odisea que es conseguir que se fijen y crean en ella, que la mimen como si fuese suya para que llegue al gran público, para darle, al menos, una oportunidad.

Uno de los planteamientos críticos de la novela es que, a veces, es más importante la historia que hay detrás del libro que el propio libro. Si consigues crear un envoltorio, un adorno, un complemento, una presentación morbosa, curiosa, lacrimógena, sorprendente, heroica, misteriosa, dramática, cinematográfica, polémica, de superación, de famoseo, de marginación, adaptada a las modas, a los clichés, a la actualidad, tendrás más posibilidades de que un editor la lea entre los millones de manuscritos que le llegan, que los medios de comunicación la destaquen y que los lectores la compren sin saber qué se van a encontrar.

Por desgracia, hay demasiado marketing en las librerías, en nuestras vidas en general, y por eso prefiero confiar en el criterio, en la recomendación, de un buen bibliotecario que ningún interés tiene, salvo que el lector aprenda, descubra, se emocione y encuentre el libro adecuado, y que cada autor, cada libro, cada historia, tengan su oportunidad, su espacio, su tiempo. Incluso, gracias a la idea de Brautigan, los rechazados.

MOI PALMERO
  • 26.10.21
La Guardia Civil ha detenido en Montilla a un hombre de 39 años, vecino de la localidad, acusado de haber amenazado a una mujer con un arma blanca para intentar robarle. El detenido, que cuenta con antecedentes policiales, llegó incluso a obligar a la víctima a que le trasladara hasta una gasolinera cercana al no conseguir hacerse con dinero en efectivo.


Según ha informado la Guardia Civil, las investigaciones se iniciaron a raíz de una denuncia presentada pen el Puesto Principal de Montilla en la que se informaba de un robo con violencia e intimidación, donde el supuesto autor, valiéndose de un arma blanca, abordó y amenazó a una mujer en una de las calles de la localidad, para que le entregara todo el dinero que pudiera llevar consigo.

Asimismo, y dado que la víctima no portaba dinero, el presunto autor la obligó a que lo trasladase en su vehículo hasta una gasolinera cercana, momento que fue aprovechado por la víctima para huir en un descuido del agresor. Inmediatamente, la Guardia Civil se trasladó al lugar de indicado y tras comprobar lo denunciado, inició gestiones para el total esclarecimiento del delito, la identificación, localización y detención del presunto autor del hecho.

La inspección ocular practicada en la Gasolinera, junto con los datos obtenidos en la investigación, permitieron a la Guardia Civil, identificar y localizar al supuesto autor d ela tentativa de robo, que resultó ser un vecino de la localidad de 39 años de edad, con antecedentes policiales.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA. ARCHIVO
  • 26.10.21
La Campiña Sur cordobesa ha despertado el interés de dos empresas para el desarrollo de dos nuevas plantas de energía solar fotovoltaica. Onaitrum Solar 3 y Nueva Era Solar presentaron el pasado mes de septiembre sendas solicitudes para desarrollar dos instalaciones que, conjuntamente, generarán cerca de 300 megavatios gracias al sol que reciban desde su ubicación en los términos municipales de Montemayor y Montilla.

El proyecto de "El Montecito", que se desarrollará en unos terrenos situados entre Montemayor y Montilla, corresponde a la empresa Onatrium Solar 3. En ella se prevé la instalación de más 110.000 paneles solares que permitirían una producción de 49 megawatios que, gracias al nuevo sistema de canalizaciones eléctricas recogido en el proyecto, utilizaría el sistema de evacuación que ya existe para la planta de El Salobral, en Espejo.

El proyecto, según se recoge en el portal de Transparencia de la Junta de Andalucía, cuenta con un presupuesto de 30,4 millones de euros y una extensión de 237 hectáreas, y serán de baja tensión, de corriente continua, de corriente alterna y elevación a media tensión de un sistema de generación de energía eléctrica mediante el empleo de energía solar fotovoltaica

Junto a este proyecto, la Campiña Sur es, asimismo, comarca de interés para la empresa Nueva Era Solar M&D, quien ha solicitado construir en Montemayor la mayor planta solar de la provincia, con capacidad para generar hasta 250 megawatios. Un proyecto que supondría hasta 90 millones de euros de inversión. En este caso, la planta fotovoltaica ocuparía un terreno de 541 hectáreas.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO

lunes, 25 de octubre de 2021

  • 25.10.21
La Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, en colaboración con los ayuntamientos andaluces, formará a las plantillas de la Policía Local en la lucha contra los delitos de hurto multirreincidente o la venta ilegal de productos falsificados o robados, tal y como se ha expuesto en la reunión celebrada de la Mesa por el Comercio Seguro. La Junta de Andalucía creó el pasado año este instrumento con el objetivo de combatir los delitos de seguridad en el sector del comercio y la actividad ilegal que genera competencia desleal y pérdidas millonarias a su tejido empresarial.


La formación se llevará a cabo a través de una serie de jornadas que se celebrarán a finales de año y que serán impartidas a través de la Escuela de Emergencias y Seguridad Pública de Andalucía (IESPA), dependiente de la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior. Estas jornadas versarán sobre comercio e incluirán una ponencia de comercio seguro.

El objetivo de esta iniciativa es que los agentes documenten de forma más amplia los atestados por delitos de hurto, dejando constancia de la gravedad, profesionalidad, frecuencia y habitualidad de la conducta delictiva. 

"Se pretende que, con este trabajo previo, los fiscales puedan solicitar órdenes de alejamiento, bien como medida cautelar o bien como pena en los escritos de acusación, de manera que el hurto reiterado en los comercios andaluces no resulte tan barato", ha destacado la Consejería de Transformación Económica. Para este departamento, "mientras no se endurezcan las condenas en el Código Penal por este tipo de prácticas, es necesario actuar de forma más contundente a través de penas de alejamiento".

Por otro lado, la Mesa por el Comercio Seguro –constituida junto a la Delegación del Gobierno en Andalucía, la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), los sindicatos más representativos en la región (CCOO y UGT) y la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA)– ha acordado trasladar a las Juntas Locales de Seguridad la necesidad de aumentar la vigilancia policial en aquellas áreas comerciales que presenten un mayor aumento de los delitos por hurtos.

Esta petición se fundamenta en un análisis elaborado por la Consejería de Transformación Económica que estudia la incidencia de casos de venta ilegal y de hurtos en los distintos municipios andaluces y su relación con la existencia de efectivos policiales. Según los datos obtenidos a partir del Portal Estadístico de Criminalidad del Ministerio Interior y del Registro de Policías Locales y Vigilantes Municipales de Andalucía, la dotación de policías locales en toda la comunidad es de 129,2 agentes por cada 100.000 habitantes, superior a la ratio en el conjunto nacional, que es de 126,4.

Garantizar la integridad física de los trabajadores

s La Consejería de Transformación Económica ha presentado a los miembros de la Mesa por el Comercio Seguro un documento compilatorio de buenas prácticas de protección a trabajadores de comercios afectados por la comisión de hurtos y agresiones. Dicho documento, que se ha remitido ya a la CEA para su difusión entre sus asociados, pretende ser una guía que pueda ser tenida en cuenta en la negociación de los convenios colectivos y con la que se persigue dar una mayor cobertura a los empleados que han de enfrentarse a esta clase de conductas delictivas.

Este compendio recoge medidas muy diversas que están relacionadas con el asesoramiento jurídico de la empresa al trabajador que tiene que acudir a declarar a un juicio, la asistencia sanitaria ante agresiones, la atención psicológica, el traslado del puesto de trabajo o el diseño de protocolos claros de actuación ante esos delitos.

Asimismo, con el fin de concienciar sobre la venta y el consumo de productos ilegales, tanto falsificados como robados, Transformación Económica ha informado a la Mesa del inminente lanzamiento de una campaña de concienciación con el fin de sensibilizar a la sociedad de las ventajas del consumo legal como generador de desarrollo de la economía local y de empleo.

Pérdidas superiores a 5.645 millones

El hurto reincidente en comercios en el territorio nacional supone pérdidas cercanas a los 3.645 millones de euros tanto por las mermas (2.542 millones) como por el coste en inversión en seguridad (1.103 millones), lo que representa 78 euros por persona al año en todo el país, según un estudio realizado por Crime&tech con el apoyo de Checkpoint Systems.

Por otro lado, la venta de productos falsificados genera pérdidas de más de 2.000 millones de euros anuales a los comerciantes y las industrias del país, perjudicando directamente al comercio de proximidad. Además, esta práctica ilegal también afecta a las haciendas municipales, ya que no aporta ingresos por los derechos de ocupación de la vía pública, no tiene obligaciones tributarias y no abona licencias de actividad.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

  • 25.10.21
Leo el título del reportaje de Sandra López Letón y me pongo a temblar, a pensar que la historia se repite sin que apenas algunos años se hayan deslizado sobre nuestra piel y a intentar prever el cataclismo que se cierne sobre nuestras vidas: “La vivienda en el mundo vuelve a calentarse”. Explicación: la pandemia ha creado el caldo de cultivo para que algunos países tengan mayor riesgo de burbuja inmobiliaria. La razón es ancha y de peso: la previsible quiebra del gigante chino Evergrande, la promotora más endeudada del mundo. ¿Y España se ha sumado ya a esa hecatombe de la que ya comienza a escribirse? El precio de la vivienda sube y el salario de los ciudadanos baja o se mantiene congelado en el mundo. La fórmula ideal. Más pobres al canasto.


La pandemia, escribe esta periodista, ha sido la tormenta perfecta: la amplia liquidación por unos estímulos fiscales y monetarios nunca vistos capaces de mantener en pie la economía global, el sabroso ahorro de las familias acumulado desde el comienzo de la pandemia, los bajos tipos de interés favorables al endeudamiento y las sospechosas expectativas diseñadas de recuperación económica. Súmese a este diagnóstico de diseño la necesidad de viviendas y la falta de mano de obra y de materiales, así como los altos costes de construcción.

Al parecer, antes que nosotros, otros países se mecen en el borde del acantilado: Nueva Zelanda, Canadá y Suecia. Pero no están solos. Les siguen Noruega, Reino Unido, Dinamarca y Estados Unidos. España alcanza ya el puesto 17.º en este listado del peligro. Libre de peligros, escribe la periodista, pero no de sustos. De sustos, por supuesto que no. Con lo que nos gustan los ladrillos en este país, bastará con que nos esforcemos un tanto, tampoco mucho, para que escalemos sin esfuerzos la cúspide del descalabro. En el segundo trimestre de 2021, el precio de la vivienda subió un 3,3 por ciento, pero se esperan más subidas en España.

Que yo sepa, los jóvenes españoles no pueden acceder a una vivienda. No porque les dé urticaria pensar en el tema, sino porque han heredado de nuestros mediocres sueños las migajas menos sustanciosas. Así que el mercado se lo han dejado al antojo que quienes invierten sus ahorros en ladrillo para vivir de la renta de su alquiler. España, ya lo sabemos, es muy dada a prodigar rentistas que no saben hacer otra cosa. Y no son pocos. El mismo reportaje señala que en julio se pagaron casi 15.000 casas al contado, sin hipoteca.

Pese a todo, los más entendidos advierten que en España, al menos de momento, no se ven señales de burbuja. Si bien José Carlos García Montalvo, economista y catedrático de la Universidad Pompeu Fabra, destaca que “eso no quiere decir que mañana no estemos como EE UU”. Por su parte, el organismo de la OCDE advierte sobre el aumento gradual de los precios de la vivienda durante 2021. Los datos aparentan ser tranquilizadores: los precios están a un 20 por ciento por debajo de los máximos de 2007. Pero esta es una verdad parda. Es decir, oscura sin miramientos. 2007 fue el año del polvorín. Alcanzar esa cima supondría enterrar para siempre el futuro de este país en un montón de escombros predecibles. Se niega, pero la sombra de la burbuja es alargada en un país sin horizontes donde el ladrillo y el turismo chabacano y masificado son las únicas y torpes salidas a la desesperación. Carlos Martín Urriza, director del Gabinete Económico de CCOO, lo tiene claro: “Cuando el coste de un bien como la vivienda se desacopla de la capacidad de pago de la población llega un momento en el que el ajuste de la burbuja se vuelve inevitable”. No quiero ser pesimista, pero hacia allá vamos.

Nada más cruzar la próxima esquina, nos tropezamos ya con una nueva ley de vivienda y con novedades para una nueva regulación del alquiler. El alquiler, ese otro problema tan emparentado con el ladrillo. ¿Es la solución? Difícilmente. De siete millones de jóvenes, uno de cada tres de entre 25 y 35 años cobra menos de 1.000 euros. Que yo sepa, todavía no se han construido en las grandes ciudades pisos que se puedan alquilar con sueldos tan esquilmados. La solución, que ya la practicamos nosotros a su edad, está inventada: compartir piso. Con amigos o con pareja, si ella tiene acceso a un sueldo ruin como el nuestro. ¿Pero hasta cuándo?

Se ha escrito, y todos lo sabemos, que la vivienda, como el trabajo, es un bien básico. Mientras tanto, las familias más modestas mudan sus años de jubilación a las periferias de las ciudades. La sociedad, cada día, es más desigual, en salarios y en viviendas. Los conoceréis por los ladrillos en que viven, parece decir la publicidad del futuro. Y junto a los ladrillos alquilados, conviven en buena armonía los ladrillos desocupados, vacíos. Algunos datos son estremecedores. En 2001, España contaba 3,1 millones de casas desocupadas. Diez años después, y gracias al impulso benéfico de los desahucios, la cifra creció hasta los 3,4 millones. Pese a las medidas adoptadas en algunas comunidades autónomas –incentivos para quienes alquilan pisos y sanciones o expropiaciones de uso para quienes practiquen lo contrario– el problema sigue latente.

Lejos o cerca de nuestras vidas, la burbuja inmobiliaria es una gaviota que pivota sobre nuestras playas como un mal endémico, que nunca abandona de manera elegante nuestra economía cotidiana y que se cierne sobre nuestras ciudades como un ave de presa presta a engullir el futuro apenas repuesto de otras crisis que nunca quisimos. Han bastado tan solo unos meses de sosiego económico –o de paréntesis caótico de nuestras finanzas maltrechas– para que la sombra siempre alargada de la sospechosa burbuja inmobiliaria cierna sobre nuestras cabezas otro apagón de esperanza.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
  • 25.10.21
La vigésimo tercera Cata de Moriles ha vuelto a consolidarse este fin de semana como un "referente" del sector del vino y el enoturismo para toda Andalucía. Tras la edición virtual del pasado año, ocho bodegas y lagares de la localidad cordobesa abrieron sus puertas para acoger la visita de personas llegadas desde distintos lugares de España que han podido descubrir la riqueza y la calidad de los templos del vino, envueltos por los aromas que emanan de los velos de flor.


La alcaldesa de Moriles, Francisca Carmona, destacó que el nuevo formato impulsado por el Ayuntamiento de la localidad y por la Asociación de Bodegas de Moriles es "fruto de saber adaptarnos y de trabajar por poner en marcha nuevas inquietudes y proyectos".

"De nuevo, le damos la vuelta a las circunstancias que vivimos para reconvertirnos en este nuevo formato de cata, que trae también consigo nuevas oportunidades de desarrollo económico y nuevas fórmulas de trabajar en el enoturismo", destacó la primera edil sobre esta apuesta que ha unido durante todo el fin de semana el vino, la gastronomía, el turismo y el emprendimiento.

Junto a las catas sensoriales celebradas durante el fin de semana, la XXIII Cata de Moriles convocó el jueves la III Jornada Técnica, una iniciativa que estuvo dirigida a los profesionales del sector y cuyo programa estuvo formado por cinco ponencias de gran interés, en las que se abordaron cuestiones como la apertura de nuevos mercados en el exterior, las características técnicas del velo de flor, el desarrollo del enoturismo o iniciativas como vinoenrama.es.

I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ LUIS BAÑOS (ARCHIVO)

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTEMAYOR DIGITAL


UNICEF

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos