:::: MENU ::::
CLÍNICA PAREJO Y CAÑERO - ÚNICO HOSPITAL DE DÍA DEL CENTRO DE ANDALUCÍA

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA - IMPUESTO VEHÍCULOS TRACCIÓN MECÁNICA

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA - LLENAR DE COLOR TU MESA

lunes, 13 de septiembre de 2021

  • 13.9.21
La Sección Sindical de CCOO en el Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios (CPPEI) de Córdoba ha valorado positivamente la confirmación de la licitación de adquisición de una red de radiocomunicaciones digitales con tecnología DMR (Digital Mobile Radio), que está concebido para conseguir una mejora de la eficiencia espectral sobre la radio analógica tradicional.


Este sistema de comunicaciones está dirigido a usuarios profesionales y se emplea en redes de seguridad pública, y su principal ventaja es que ofrece un despliegue sencillo. Además, trabaja en las mismas frecuencias que los sistemas analógicos, de ahí que en ocasiones se considere como su sustituto “natural”, siendo una solución apta para cubrir áreas de tamaño amplio.

Para CCOO, este sistema de telecomunicaciones en el ámbito del Consorcio Provincial de Bomberos debe incluir el suministro, legalización, instalación y puesta en servicio de la infraestructura de repetidores, radioenlaces, equipos base, terminales portátiles y móviles, así como, sistemas de comunicación craneal compuesto por un sistema completo integrado en el casco de intervención del bombero, y un micro altavoz multifunción que permita la intercomunicación durante las intervenciones del personal del Consorcio.

Renovar el sistema de telecomunicaciones era una vieja reivindicación de CCOO, como otro de los servicios que se ha licitado, el de un sistema de gestión informatizado. En este sentido, el sindicato se ha mostrado satisfecho con la licitación de un contrato mixto de servicio y suministro prestación del suministro, instalación, mantenimiento, actualización y soporte de un sistema de gestión informatizado para la coordinación y supervisión de la actividad del Consorcio de Bomberos.

Además, dicho sistema de incluir una única aplicación, que sea funcional y que cubra las distintas necesidades de información cartográfica y base de datos actualizada, control de las intervenciones, gestión del personal adscrito al servicio, versatilidad y polivalencia en emergencias, escalabilidad de la solución, desarrollo de funcionalidades para una mejor prestación del servicio, tanto administrativas como funcionales y para la gestión del personal y su formación.

“Estos avances vienen a reforzar la calidad del servicio que prestan los profesionales públicos que día a día velan por la seguridad de la ciudadanía de la provincia de Córdoba”, señala Antonio Mellado, responsable de la sección sindical de CCOO en el Consorcio de Bomberos y presidente de la junta de personal.

En este sentido, desde la Sección Sindical de CCOO en el Consorcio han señalado que seguirán demandando y presionando para la renovación de la flota de vehículos y adquisición de EPI de rescate técnico "que en la actualidad no tenemos los bomberos y bomberas del Consorcio”, añade Mellado.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR (ARCHIVO)


  • 13.9.21
La novela podría arrancar así: “Coincidían todas las tardes a las ocho. Él subía en Cisíon y ella en Monastiraki.” Una historia de encuentros que tienen lugar en el metro. Acaso no sea el lugar idóneo para darle alas a una narración de amor, pero a los escritores, en ocasiones, les da por ahí.


Él es joven, 21 años tal vez, seductor, viste pantalón de pana y jersey de cuello alto, cabello largo y descuidado, peinado hacia atrás. En una mano lleva un paquete de cigarrillos; en la otra, una carpeta llena de papeles. Siempre se sienta al fondo, junto a la ventanilla. Entonces, aparece ella. Una mujer madura, bien conservada, de pelo largo aclarado por el tinte.

En la historia, no debe ocurrir nada excepcional, nada que no acontezca en la vida. Pero en la vida, la mujer madura se siente atraída por un joven de 21 años. Se cruzan miradas. Siempre viajan en la misma dirección, a la misma hora. No es casualidad, por supuesto. Nada en literatura ni en la vida es azar.

Siempre se encuentran en los mismos asientos, las miradas se repiten y se encuentran inexorablemente; se buscan no solo los ojos, sino la biografía que esconden adentro, los momentos radiografiados de sus pasados remotos o recientes. Ambos se preguntan quiénes son, quiénes querrían ser a partir de ahora.

En un momento pretendido o fortuito –cada autor escribe el guion a su modo–, se entrecruzan unas palabras. La primera conversación siempre es ingenua, pero no baldía, torpe, solo busca los datos esenciales donde ubicarse los protagonistas.

Él vive con la madre y el hermano mayor. Estudia Electrónica. Por la tarde, toma clases de inglés. Su aspiración: obtener una beca de posgrado en Inglaterra. Ella trabaja en una delegación de Hacienda, aunque no lo necesita. Está casada. Tiene dos hijas. Cada mañana necesita tomar el metro, viajar, estar en la oficina. Necesita salir del hogar, enfriar el calor de la casa marital. De lo contrario, el mundo no tendría sentido.

Ahora se miran a los ojos sin parpadear. Hay chispas incandescentes en sus miradas. Como todos los enamorados, sienten que se dejan deslizar por un tobogán a una velocidad de vértigo que no logran controlar. Eso piensa ella; él, no sabemos. Han quedado para el viernes. Para hablar, para pasear.

Pero él prefiere quedar en un lugar concreto. Ella siente que el joven tiene la capacidad de alterar sus costumbres. No se pregunta si eso es el amor. Porque no lo sabe. En principio, se siente atraída por su juventud. Ella no se había casado por amor, así que le costaría averiguar qué la impulsaba a buscarle.

Al joven no le gustaban las chicas de su edad, sino las mujeres maduras, como ella. La llamaba de usted. Y, aun así, a ella le gustaba ese trato de respeto y atracción. Un día quedaron en una tabernita que él conocía, en un sótano, donde servían buen vino y el juke-box no paraba de soltar canciones repetidas de moda.

La clientela era vulgar, las paredes estaban ennegrecidas por el humo, las mesas cubiertas de manteles plastificados, lámparas de neón. Él le coge la mano y se la mantiene apretada. Visto así, los protagonistas de esta historia están condenados a mudar de escenario.

Él propone ir a casa de un amigo, para no ir callejeando por ahí. Ocurre en cualquier historia de amor. Como pensaría el poeta, siempre conviene tener un lugar a donde ir. Hay que cobijarse del mundo, perderse donde no los encuentre la luna llena.

Descendieron por una escalera de madera que daba a una pequeña habitación, como si fuera el camarote de un barco, escribe el autor, con las paredes adornadas con pósteres y mujeres desnudas. Ella lo piensa enseguida: ¿un picadero? Y no le importa. Hay sensaciones secretas que tiene que vivir, hacerlas propias, aunque después le cueste adaptarlas a su hábitat diario.

En el centro, hay una cama y una lamparita de color carne. A él no se le olvidaba que ella estaba casada, y a ella tampoco. Ella se escabulló de entre sus brazos y salió a la calle. La segunda vez no hubo escapatoria, ni intento de fuga por su parte. Él se esforzó por quitarle una combinación bordada de color rosa, las medias, el sostén. Temblaba todo su cuerpo.

Se decía a sí misma, y le decía a él, que estaba loca, que quería estar loca, que era inevitable no enloquecer algún día en la vida. Las noches de lujuria se repiten durante un tiempo, más bien breve, después el final se precipita en esta historia. El joven un día no sube al metro. Desaparece de su vida. Y ella se incorpora al hogar abandonado, donde nadie la ha echado de menos. Bueno, este último apunte, como alguno otro, es mío.

En cualquier caso, no hay que escribir la historia, porque ya está publicada con algunas variantes respecto a la sinopsis aquí descrita. Conocemos el arranque. Este sería el final. Ella, en el metro: “El trayecto le parecía interminable, toda una odisea. ¿Le seguiría pareciendo así de aquí en adelante?”. Sería correcto, como en el original, terminar con un interrogante, porque ahí radica la savia de la vida y el motor de sus dolores y de sus más ardientes locuras.

La historia la escribió en 1976 Menis Kumandareas, destacado representante del realismo social griego, perseguido en tiempos de la Dictadura de los Coroneles, autor de una obra llena de historias que, como esta, son metáforas poderosas de aquel tiempo, tal vez también de este.

Pero como ignoramos que esta historia se pudiera repetir tal cual, o incluso que alguna vez haya ocurrido y solo sea una invención del escritor griego, yo solo propondría escribir miles de finales diferentes e incluso incompatibles entre sí. El amor es lo que tiene: cada quién lo viene a su manera.

Hace unos años, cuando se publicó en español, leí este libro. Estos días, no sé por qué razón, he vuelto a releerlo. La señora Kula, así se titula esta novela breve de Kumandareas, narra el intento malogrado, de una mujer de mediana edad, de escapar de su vida estancada a través de la relación amorosa con un jovencito. Este y la mujer coinciden cada día en el mismo vagón del metro.

Así nace este idilio en la Atenas gris de los años setenta, en busca de una felicidad cotidiana que la vida no le dio a ella. En la contracubierta del libro, publicado en España en 2007 por 451 Editores, se puede leer que esta novela indaga en la soledad a las que nos abocan las ciudades, en la que el opresivo suburbano se convierte en escenario del amor.

Cuando cerramos la novela, del joven no sabemos nada más, sino que un día desaparece de la vida de esta mujer. Ella vuelve a su vida cotidiana, a su hogar y a su trabajo. Y el suspense permanece ahí. Tal vez viviera de la nostalgia el resto de sus días, o también, ahora que conocía el largo y curvo camino del hechizo amoroso, igual se echó a la calle, como haría cada día, no buscando, sino encontrando, a ese joven casual que, aunque nunca será parte de su día a día, sí le bastarán nada más algunas noches compartidas para entender que la vida nadie sabe, a estas alturas, de qué va verdaderamente. Porque, claro, las historias de amor se pueden asemejar mucho o demasiado unas a otras, pero nunca todas son iguales. Dicho de otro modo: toda historia de amor es única.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
  • 13.9.21
La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha informado de 29 pruebas positivas en las últimas 48 horas. Así, el total de afectados en la provincia –y confirmados mediante alguna Prueba Diagnóstica de Infección Activa– asciende a 71.703 desde el inicio de la pandemia, de los que 1.056 han fallecido. A su vez, 67.334 personas habrían superado ya la infección. De esta forma, la incidencia se sitúa en 70,8 casos en la provincia.


Con respecto a la evolución de la pandemia por municipios, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía vienen ofreciendo de lunes a viernes datos pormenorizados en una tabla que se puede consultar a través de este enlace.

De este modo, Baena contabiliza diez pruebas positivas por covid-19 en la última semana (tres más que el viernes) y 18 en los últimos catorce días. En total, el municipio del Guadajoz-Este suma, desde el inicio de la pandemia, 1.917 vecinos afectados (cuatro más que el viernes) y 38 fallecidos. A su vez, según la Junta de Andalucía, 1.560 personas han logrado ya superar la enfermedad.

En el caso de Castro del Río, las autoridades sanitarias han detectado una prueba positiva en la última semana, y una en los últimos catorce días. De este modo, la localidad ha alcanzando, desde el inicio de la crisis, las 661 personas afectadas, con 623 curados y doce fallecidos.

En Montalbán de Córdoba, no se ha registrado una prueba positiva en última semana y una en los últimos catorce días. Por ello, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía sitúa en 415 el número los afectados desde el inicio de la alerta sanitaria y ha elevado a 364 las personas recuperadas. Asimismo, se han registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

Por su parte, el municipio de Montemayor no registra ninguna prueba positiva y una en los últimos catorce días (cuatro menos que el viernes). En total, el municipio ha alcanzado los 372 vecinos afectados desde que comenzó la pandemia, con 340 personas recuperadas y dos fallecidos.

En lo que respecta a Montilla, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía comunican cuatro pruebas positivas en la última semana (una más que el viernes). La cifra se eleva a ocho si se extiende el margen temporal a los últimos catorce días. En total, la localidad de la Campiña Sur cuenta desde marzo de 2020 con un total de 2.093 vecinos afectados por el covid-19 (dos más que el viernes), con 1.932 personas curadas y 30 fallecidos.

Por su parte, las autoridades sanitarias no registran hoy en La Rambla ningún positivo por coronavirus en la última semana (tres menos que el viernes) y tres en las últimas dos semanas. La localidad alfarera ha alcanzado, desde el inicio de la pandemia, los 607 vecinos infectados por covid-19, de los que 578 ya han superado la enfermedad. Asimismo, se han registrado cuatro muertes a causa del coronavirus.

En Santaella, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica no recoge ningún positivo por covid-19 en las dos últimas semanas. De esta forma, en Santaella se mantiene en 381 los vecinos afectados por coronavirus desde que comenzó la pandemia a causa del SARS-CoV-2, mientras que se registran dos fallecidos y 351 vecinos que han superado la enfermedad.

Por último, en lo que respecta a La Victoria se contabiliza tres positivos por coronavirus en la última semana y cinco en las últimas dos semanas. La localidad ha alcanzado, desde el inicio de la pandemia, los 120 vecinos infectados por covid-19 (dos más que el viernes), de los que 107 ya han superado la enfermedad. Asimismo, se ha registrado una muerte a causa del coronavirus desde que se activó la alerta sanitaria.

IRENE TÉLLEZ / REDACCIÓN
  • 13.9.21
Andalucía acumula casi la mitad de toda la superficie ecológica certificada en España al contar con cerca de 1,1 millones de hectáreas, que suponen, además, el 23,58 por ciento de la superficie agraria útil de la Comunidad Autónoma. Así lo indicó la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, durante los actos por el 30 aniversario de la Asociación Profesional Española de Producción Ecológica (Ecovalia).


"Estamos muy cerca de cumplir con el objetivo fijado por Europa de que al menos el 25 por ciento de las tierras agrícolas se utilicen en agricultura ecológica en 2030", destacó la consejera, que añadió que este porcentaje regional implica que Andalucía se encuentra "casi 14 puntos por encima de los datos nacionales, al situarse el conjunto de España en un 10 por ciento".

Al respecto, la responsable de Agricultura valoró que este alto índice de producción ecológica en Andalucía ha sido posible "gracias a la implicación y compromiso de las personas que conforman el sector agroalimentario andaluz" y al "gran trabajo de entidades como Ecovalia, que les han ayudado a ir superando retos en su apuesta por cuidar del entorno natural sin renunciar a la productividad".

Por otro lado, Crespo ha destacado también el hecho de que uno de cada tres operadores de ecológico de España sea andaluz, ya que la Comunidad Autónoma andaluza supera, en total, los 17.700 operadores. En el ámbito agroindustrial, esta región cuenta actualmente con más de 3.000 industrias ecológicas; y en cuanto a la ganadería, Andalucía supera los 643.000 animales y concentra el 24 por ciento de las cabezas de ganado ecológico del país.

"Andalucía sigue dando pasos adelante para que crezcan las agroindustrias ecológicas y, de esta manera, conseguir que el valor añadido de estas producciones se quede en nuestra tierra", comentó Carmen Crespo, para quien estas cifras del sector andaluz son "el reflejo de la resiliencia de la producción ecológica frente a situaciones adversas como el Covid y del crecimiento de la demanda de este tipo de productos por parte de los consumidores".

Respaldo de la Junta

La consejera apuntó en su discurso que el sector agrario andaluz "ha demostrado siempre una capacidad extraordinaria para aprovechar los fondos que llegan de Europa para crecer en sostenibilidad". En el marco de las negociaciones para definir el Plan Estratégico Nacional de la Política Agrícola Común (PAC), Carmen Crespo defendió que la agricultura y ganadería ecológicas continúen contemplándose entre las medidas agroambientales, con sus correspondientes primas por conversión y mantenimiento, al tiempo que se compatibilizan con los ecoesquemas del primer pilar, ya que cumplen “por sí mismas” con estas nuevas herramientas.

“De esta forma, garantizamos que se mantienen los apoyos que actualmente reciben los productores ecológicos para seguir dando pasos adelante hacia una producción aún más sostenible y respetuosa con el medio ambiente”, apuntó la responsable de Agricultura.

Además, Crespo recordó que desde el actual Gobierno de Andalucía se está apoyando la producción ecológica poniendo al servicio del sector “unas líneas de ayudas que no tienen precedentes” y ha detallado que desde 2019 la Junta ha pagado ayudas a la producción ecológica por valor de 155 millones de euros.

Además de otras subvenciones ya convocadas, la consejera anunció que se trabajando para lanzar una nueva línea dotada con 4 millones de euros relativa a servicios de asesoramiento en el periodo transitorio 2021-2022 y en un Registro de Ecológicos adaptado a las herramientas tecnológicas.
 
REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: J.P. BELLIDO

domingo, 12 de septiembre de 2021

  • 12.9.21
Un total de 265 menores de 30 años colaboran a día de hoy como voluntarios de Cruz Roja Juventud (CRJ) en la provincia de Córdoba, una cifra que constata la buena salud de la sección juvenil de la institución humanitaria y el compromiso solidario de la juventud cordobesa. Por ello, la sección juvenil de la institución humanitaria celebra el 50+1 aniversario de su nacimiento con la intención de reconocer el esfuerzo y el compromiso que han demostrado los jóvenes desde el inicio de la pandemia.


"Los jóvenes han tenido un papel muy destacado, desde el inicio de la pandemia, en el Plan Cruz Roja RESPONDE frente al Covid-19", apuntan fuentes de la institución que, coincidiendo con el 50+1 aniversario del nacimiento de CRJ – dado que se aplazó la celebración del 50 aniversario por motivos sanitarios–, la entidad quiere aprovechar para reconocérselo, y para reivindicar el compromiso de la juventud con las causas sociales, lejos de la “mala imagen” que se ha podido percibir en determinados momentos en este último año. 

"Gracias a su esfuerzo y dedicación, Cruz Roja Juventud (con más de 15.000 integrantes a escala nacional) ha atendido en sus necesidades educativas y sociales a más de 700.000 niños, niñas y jóvenes de todo tipo de realidades, cultura y contexto diferentes con una metodología basada en la igualdad", apuntan desde Cruz Roja.

Solo en Córdoba, en 2020, el voluntariado de CRJ repartió material escolar para más de 740 menores; realizó sesiones de acompañamiento educativo online con casi un centenar de niños y niñas; entregó 115 dispositivos electrónicos tipo tableta para luchar contra la brecha digital; e hizo llegar juguetes a más de 450 pequeños, entre otras cifras destacadas del pasado año. 

“Habéis realizado una excelente labor que ha supuesto que se cubran necesidades prioritarias y que cuestiones como la brecha digital no supusieran una situación que ampliase su vulnerabilidad”, destacó durante el acto de conmemoración del 50+1 aniversario Javier Senent, presidente nacional de Cruz Roja Española. 

Precisamente durante la pandemia, cerca de 20.000 personas jóvenes se sumaron, en todo el país, al voluntariado de la organización, demostrando así su compromiso con la población. La responsabilidad de Cruz Roja Juventud conlleva sensibilizar y concienciar a las personas jóvenes acerca de salud, ocio saludable, no sexista y no bélico, o difundiendo mensajes de igualdad de género y contra la violencia.

Proyectos como Promoción del éxito escolar o Atención a la infancia hospitalizada son vitales a día de hoy para muchas familias, y nacen de la sección juvenil, que ha impulsado desde el inicio de su historia numerosas iniciativas “que ahora son una línea de actuación clave en Cruz Roja, como la educación para la igualdad, el enfoque de género, el medio ambiente, la educación para la salud o para el desarrollo”. 

Preparados, dispuestos y conscientes, afrontarán nuevos retos en los años venideros con el apoyo de Cruz Roja Española, “sois un espejo y una fuente de inspiración dentro de la organización para la gente que os rodeamos”, apuntó Senent. Paula Rivarés, directora estatal de CRJ, que destacó que “si algo nunca ha cambiado es nuestra determinación para atender a la infancia y la juventud”.

Tras cincuenta años apoyando a niños, niñas y jóvenes en su educación y en la promoción de valores, Cruz Roja Juventud sigue también promoviendo su vida asociativa, su formación a líderes y lideresas dentro de la organización y la construcción común de una Organización que siga cambiando el mundo. La labor de Cruz Roja Juventud Cruz Roja Juventud es la sección juvenil de Cruz Roja Española, que promueve la vida asociativa del voluntariado infantil y juvenil de la institución y fomenta la participación de niños, niñas y jóvenes de edades comprendidas entre los 6 y los 30 años. 

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL




  • 12.9.21
Parece mentira que existan canciones que casi todos las conocemos porque nos han acompañado a lo largo de nuestras vidas y que ya hayan cumplido, nada más y nada menos, que cincuenta años. Son temas que se encuentran dentro de magníficos álbumes que vieron la luz en el año 1971, pero podríamos decir que se han hecho casi inmortales, pues cuando los volvemos a escuchar los recibimos con toda la frescura que cuando se editaron.


¿Quién no conoce, por ejemplo, Mediterráneo, la espléndida canción de Joan Manuel Serrat que se encuentra en un disco verdaderamente mítico y que ha cumplido cinco décadas? ¿Quién no se ha emocionado con Imagine de John Lennon, ese canto a la paz y de esperanza de conocer un mundo muy distinto al que ahora nos encontramos, y que muchos nos empeñamos en que no sea una mera utopía, sino una realidad palpable que alguna generación finalmente pueda conocer?

He citado dos canciones, pero podrían ser bastantes más las que pueden ser recordadas por haber alcanzado esa cifra temporal tan contundente, al implicar medio siglo de existencia. No obstante, con intención de brevedad, me voy a limitar a comentar solo cinco álbumes que nacieron en ese año y que, no solamente son magníficos trabajos, sino que cada uno de ellos contiene al menos una canción que ha traspasado las líneas del tiempo.

Estos discos son: Mediterráneo (Joan Manuel Serrat), Imagine (John Lennon), Tapestry (Carole King), Aqualung (Jethro Tull) y Led Zeppelin IV (Led Zeppelin). Tal como he indicado, no me extenderé en los comentarios de los tres solistas y de los dos grupos que he seleccionado, porque, básicamente, se trata de homenajear a quienes nos dejaron esas pequeñas maravillas que hoy podemos escuchar directamente por algunos de los medios digitales.


Como no podía ser de otro modo, este breve recorrido lo comenzamos por Mediterráneo, el disco que Serrat publicó cuando contaba 27 años. Ya en su propia portada, lo vemos en una fotografía de plano medio que se superponía a una imagen marítima con un sol del atardecer, como homenaje a ese mar que tanto amaba y que desde su infancia, ya que nació en el Poble-sec de Barcelona, pudo contemplar y disfrutar.

Muy pronto, el disco tuvo una enorme acogida, ya que allí se encontraba la canción que daba título al álbum, con otras también cantadas en castellano, puesto que el bilingüismo ha sido siempre una seña de identidad de Joan Manuel Serrat. Así, a Mediterráneo le acompañaban La mujer que yo quiero, Qué va a ser de ti o Tío Alberto, por citar algunas de las más conocidas del álbum.


En el año anterior al que ahora comentamos, es decir, en 1970, se cerraba la trayectoria del mítico grupo de los Beatles con el inolvidable elepé Let it be. La falta de entendimiento entre Paul McCartney y John Lennon hacía imposible la continuidad del cuarteto, por lo que cada cual de los cuatro miembros siguió su propio camino, con discos más que notables, pero sin alcanzar la brillantez de cuando estaban juntos.

Bien es cierto que, antes de la separación, Lennon había grabado discos con su pareja Yoko Ono. Sin embargo, ya en solitario, en 1971, lanza su segundo disco de estudio, Imagine, quizás el más notable, o, al menos, el más conocido de su trayectoria en solitario. La letra de la canción, tal como he indicado, es un canto a la paz y a la esperanza de encontrar un mundo sin guerras. Una verdadera utopía.


También en el año que comentamos vio la luz un disco espléndido que lanzaba por entonces la cantante y compositora neoyorquina Carole King. Se trataba de Tapestry (Tapiz), que con el paso del tiempo logró vender 13 millones de copias. Como reflejo de las canciones que allí aparecían, vemos que en la portada del elepé se encuentra la propia autora en un relajado ambiente doméstico, sentada, vistiendo pantalones vaqueros, con labor de aguja en las manos y, delante de ella, su gato mirando también al espectador. En el disco se encontraban temas inolvidables como So Far Away, It´s too Late y la inolvidable You´ve got a Friend (Tienes un amigo) que fue también popularizada por James Taylor.


Cuando uno siente pasión por algún grupo, como me sucedía a mí con Jethro Tull, le resulta difícil elegir alguno de sus trabajos, por lo que tiene que guiarse por el éxito alcanzado para destacar alguno de ellos. Así, de forma casi unánime para la crítica, Aqualung fue considerado la cumbre del grupo británico liderado por Ian Anderson.

Era el cuarto disco de estudio de la banda, que había iniciado su andadura discográfica con su inolvidable This Was en 1968. Dada la capacidad creativa de Jethro Tull, su trayectoria sonora llega nada menos que hasta 2020, con Stormwatch 2. Sin embargo, Aqualung, ese disco que en la portada nos presentaban pintado a un huraño mendigo, que está ocultando con su mano izquierda algo dentro de su harapiento abrigo, ha pasado a la historia como uno de los grandes trabajos de la música popular.


Cerramos este breve recorrido citando al cuarto álbum de Led Zeppelin, la inolvidable banda capitaneada por Jimmy Page y Robert Plant. Curiosamente, desde el punto de vista del diseño, tiene ciertas semejanzas gráficas con el disco Aqualung, ya que en la portada del elepé se nos muestra una pared raída de la que cuelga un envejecido cuadro y en el que aparece un desaliñado anciano portando una carga de leña. No había ninguna otra señal, ni referencia al nombre del grupo; sin embargo, todo el mundo ya sabía de qué grupo era el disco que contenía joyas como el largo tema Stairway to Heaven (Escalera al cielo) o The Battle of Evermore.

AURELIANO SÁINZ

GRUPO PÉREZ BARQUERO


CULTURA - MONTEMAYOR DIGITAL


UNICEF

DIPUTACIÓN DE CÓRDOBA

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

LA ABUELA CARMEN - LÍDER EN EL SECTOR DEL AJO, AJO NEGRO Y CEBOLLA NEGRA

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos