:::: MENU ::::

miércoles, 18 de noviembre de 2020

  • 18.11.20
En este cuadro realizado en Inglaterra a finales del siglo XVIII, podemos ver a unas angelicales criaturas practicando la cristiana caridad con un niño pobre. Es notorio el contraste en el tratamiento pictórico de los personajes: las ricas vestiduras de los hijos de sir Francis Ford y los lastimosos harapos del pobre vagabundo, los tonos sonrosados en los rostros de los niños ricos y el tono macilento en la cara del indigente. Hasta la luz está desigualmente repartida, favoreciendo (como era de esperar) a los radiantes jovencitos.

Beechey: Retrato de los hijos de sir Francis Ford dando una moneda a un vagabundo, 1793

Pero quizás lo más interesante es lo que no se ve directamente. El evidente bienestar de los afortunados niños proviene de su no menos afortunado padre, el ya citado sir Francis: rico hacendado perteneciente a la cuarta generación de propietarios de productivas plantaciones en Barbados. Productivas, muy productivas, gracias al trabajo esclavo. Naturalmente, sir Francis era también un enérgico defensor de la esclavitud en sus actividades políticas como miembro del Parlamento.

Estos niños tan bien vestidos, y suponemos que bien alimentados, pueden gozar de una vida llena de lujos y privilegios gracias al sufrimiento de muchos seres humanos que fueron arrebatados de sus paisajes y de sus seres queridos. 

Por si hubiera alguna duda respecto a la fuente de su riqueza, el señor Ford especifica claramente en su testamento que lega todas sus tierras y esclavos (“All my lands and slaves”) a su hijo mayor Francis, que no es otro que el mozalbete que aquí vemos vestido de rojo. Ahora ya sí podemos apreciar la hipocresía que trasluce esta obra de Sir William Beechey, probablemente sin que él tuviera intención alguna de reflejarla y mucho menos de criticarla.

La esclavitud y su práctica como origen de grandes fortunas ha sido y sigue siendo invisible en muchos otros lugares y momentos. Particularmente en España, donde la práctica de la esclavitud y su comercio se han convertido en una realidad histórica prácticamente imperceptible en los manuales y textos de estudio de colegios e institutos. 

Y eso, aunque tuvo un papel muy destacado en el tráfico de esclavos desde el siglo XVII al XIX. Tan destacado que puede considerarse como la cuarta nación en el poco honorable ranking del comercio de esclavos de la Edad Moderna.

En el siglo XVIII sí que era visible la práctica de la esclavitud, sobre todo en ciudades como Cádiz, Madrid o Barcelona. Solamente en Madrid, hacia 1760 había unos 6.000 esclavos, aproximadamente un 4 por ciento del total de su población.

La monarquía borbónica potenció notablemente esta comercialización de seres humanos. Y por supuesto, obteniendo notables beneficios: Felipe V obtenía un 25 por ciento de los ingresos netos de las compañías esclavistas. El ilustrado y sumamente elogiado Carlos III llegó a ser el mayor propietario de esclavos de España: aproximadamente 20.000 en las colonias de América y unos 1.500 en la península.

Y es que en 1763, el Gobierno de Carlos III decidió trasladar al Caribe español el modelo “productivo” de los ingenios azucareros que ya habían establecido franceses y británicos. Para optimizar los ingresos era necesario crear compañías nacionales para el tráfico de esclavos y lograr el libre comercio de los mismos, que se consiguió en 1789.

Mengs: Carlos III, hacia 1765

El número de esclavos introducidos en la colonia española de Cuba crece sin cesar hasta que en 1820 España decreta la abolición de la esclavitud, pero ¡solamente al sur del Ecuador! Así que los esclavos siguen llegando a Cuba y Puerto Rico: más de 300 barcos negreros transportando unos 60.000 esclavos, de 1821 a 1831.

La reina regente María Cristina de Borbón fue también, junto a su marido Agustín Fernando Muñoz, una de las mayores negreras de la época, enriqueciéndose ambos con el tráfico de esclavos y su explotación en las plantaciones de azúcar que poseían en Cienfuegos, Cuba.

Otros españoles que obtuvieron grandes beneficios con la esclavitud fueron: Antonio López y López, primer marqués de Comillas y fundador del Banco Hispano Colonial; Josep Xifré, el catalán más rico del siglo XIX; Julián de Zulueta, apodado “el príncipe de los esclavistas”, que tenía plantaciones enormes y tres ingenios azucareros en Cuba y para el que fue creado el título de marqués de Álava por Alfonso XII; y un largo etcétera.

Pero hubo uno que, a principios del siglo XIX, se convirtió en el mayor comerciante de esclavos del mundo: el malagueño Pedro Blanco, que modernizó las formas de comercialización con el uso de barcos más rápidos y nuevas formas de organización. Su vida ha dado lugar a un par de libros: Mongo Blanco, de Carlos Bardem (2019) y El negrero: vida novelada de Pedro Blanco Fernández de Trava, de Lino Novás (1933).

Un magnifico y detallado documento sobre las condiciones del tráfico de esclavos en el siglo XIX podemos encontrarlo en Los pilotos de altura de Pio Baroja. En forma novelada, se puede acceder al papel jugado por los comerciantes españoles afincados en Cuba y a la participación, por activa o por pasiva, de las autoridades coloniales. 

Se pueden leer con todo lujo de detalles las provisiones que los tratantes deben realizar para afrontar su empresa. En este aspecto parece que se ha avanzado bastante y… los “esclavos” actuales se pagan su viaje a Europa. Ya no es necesario invertir grandes sumas en fletar barcos y aprovisionarlos.

Para ampliar la información:
  • José Miguel López García: La esclavitud a finales del Antiguo Régimen. Madrid 1701-1837. Alianza Editorial, 2020
  • José Antonio Piqueras: La esclavitud en la Españas: Un lazo transatlántico. Catarata, 2011
  • Laberintos de libertad. Entre la esclavitud del pasado y las nuevas formas de esclavitud del presente. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, s/f.
JES JIMÉNEZ
  • 18.11.20
La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha contabilizado 233 nuevos casos positivos por coronavirus en la provincia de Córdoba en las últimas 24 horas. De este modo, el número total de afectados en toda la provincia asciende a 20.968. La provincia registra además 362 fallecidos por covid-19 (cinco más que ayer) y cuenta ya con 9.960 personas que habrían superado la infección.


Con respecto a la evolución de la pandemia por municipios, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía vienen ofreciendo de lunes a viernes datos pormenorizados desde hace varios meses en una tabla que se puede consultar a través de este enlace. 

Sin embargo, tal y como han confirmado fuentes del Centro de Salud de Montilla y el propio Ayuntamiento de La Rambla, los datos que aporta el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía acumulan un retraso de hasta 72 horas y, por tanto, "no se corresponden realmente con las cifras que se registran en estos momentos".

Esta situación viene generando desde hace semanas un gran desconcierto entre numerosos vecinos y entre las autoridades municipales de varios municipios de la Campiña Sur, que exigen conocer con detalle cuántas personas hay afectadas por coronavirus en la actualidad.

De este modo, Baena contabiliza 36 casos positivos por covid-19 en la última semana (diez menos que ayer), y 132 en los últimos catorce días (doce menos). En total, el municipio del Guadajoz-Este suma, desde el inicio de la pandemia, 430 vecinos afectados (diez más que ayer) y ocho fallecidos (uno más). A su vez, según la Junta de Andalucía, 109 personas han logrado ya superar la enfermedad.

En el caso de Castro del Río, las autoridades sanitarias han detectado siete casos positivos en la última semana (igual que ayer), y 29 en los últimos catorce días (dos menos). De este modo, la localidad ha alcanzando, desde el inicio de la crisis, las 161 personas afectadas (una más que ayer), con 56 curados y cuatro fallecidos (igual que ayer).

En Montalbán de Córdoba, se han registrado ocho nuevos positivos en la última semana (igual que ayer), y 15 si se extiende el margen temporal a dos semanas (uno menos). Con todo, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía sitúa 238 el número los afectados desde el inicio de la alerta sanitaria (uno más que ayer) y ha elevado a 199 las personas recuperadas. Asimismo, se ha registrado una muerte a causa del coronavirus (igual que ayer).

En Montemayor, hoy registra seis positivos en la última semana (uno más que ayer), cifra que eleva a 15 en los últimos catorce días (uno menos). En total, el municipio ha alcanzado los 96 vecinos afectados desde que comenzó la pandemia (uno más que ayer), con 29 personas recuperadas y dos fallecidos.

En lo que respecta a Montilla, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía comunican hoy 26 pruebas positivas en la última semana (dos menos que ayer). La cifra se eleva a 69 si se extiende el margen temporal a los últimos catorce días (nueve menos). En total, la localidad de la Campiña Sur cuenta desde el pasado mes de marzo a un total de 563 vecinos afectados por el covid-19 (tres más que ayer), con  259 personas curadas y once fallecidos, todos ellos en la Residencia-Hogar para Mayores San Rafael.

Por su parte, las autoridades sanitarias no registran hoy en La Rambla ninguna persona afectada por coronavirus en los últimos siete días (una menos que ayer), y cinco en las últimas dos semanas (igual). La localidad alfarera ha alcanzado, desde el inicio de la pandemia, los 209 vecinos infectados por covid-19 (igual que el viernes), de los que 165 ya han superado la enfermedad. A su vez, el municipio contabiliza un fallecido.

Por último, en lo que respecta a Santaella, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica recoge dos positivos por covid-19 en la última semana (dos menos que ayer), y catorce en las dos últimas semanas (igual). De esta forma, en Santaella se elevan a 34 los vecinos afectados por coronavirus desde que comenzó la pandemia (igual), de los que diez ya habrían superado la enfermedad. Además, se ha registrado un fallecimiento a causa del SARS-CoV-2.

Un sistema "caótico"

Tal y como avanzó este periódico, el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía (CPPA) denunció el "caos" que está provocando la metodología por la que se dan a conocer los datos oficiales sobre la incidencia real del coronavirus, lo que a juicio de la entidad, “puede obstaculizar el control de la pandemia y la toma de decisiones por parte de la ciudadanía y de las propias instituciones”.

En ese sentido, el CPPA instó a la Consejería de Salud y Familias a "poner el máximo celo en la transmisión de unos datos de absoluta relevancia pública que, por lo general, no coinciden con los que aportan otros organismos o instituciones públicas como distritos sanitarios, centros de salud o ayuntamientos, generando confusión entre la ciudadanía y una alarma social innecesaria".

De igual manera, el CPPA reclamó al Gobierno andaluz una "mayor diligencia" a la hora de hacer públicos los datos sobre la incidencia real del coronavirus que, según fuentes sanitarias, acumulan hasta 72 horas de retraso, un "margen temporal excesivo en una realidad tan cambiante como la actual", según defendió la entidad.

Por otro lado, y con respecto a las tablas que gestiona el Sistema de Vigilancia Epidemiológica, en colaboración con el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, el CPPA reclamó que se añada "en un lugar visible" la fecha y hora de actualización de los últimos datos disponibles para que, de este modo, "se puedan evitar errores en un futuro".

J.P. BELLIDO / I. TÉLLEZ
  • 18.11.20
La Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior ha convocado la concesión de subvenciones para la dinamización de Centros de Acceso Público a Internet para 2021 tanto para centros Guadalinfo como para las Entidades Locales Autónomas (ELA) de Andalucía. Una convocatoria que, según ha informado el delegado del Gobierno, Antonio Repullo, contará con un presupuesto superior a los 9,4 millones de euros para Andalucía por parte de la Dirección General de Estrategia Digital y Gobierno Abierto.


La provincia de Córdoba cuenta con 4 ELA y 69 municipios con centros Guadalinfo de competencias digitales, innovación abierta y acceso a Internet, cofinanciada por la Junta de Andalucía y la Diputación de Córdoba, y gestionada por el Consorcio Fernando de los Ríos. “Estos municipios y ELA podrán presentar sus solicitudes a partir de mañana (por hoy) y por un plazo de diez días hábiles”, informó Repullo.

La cuantía de la subvención para esta convocatoria dependerá del grupo al que pertenezca cada municipio y ELA. Los municipios que pertenezcan al Grupo A (11 en la provincia de Córdoba) podrán solicitar una subvención de 9.310 euros; los del Grupo B –al que pertenece Montemayor– (54 municipios), 14.706 euros; y los del Grupo C (4 municipios), 7.908 euros. En el caso de las ELA, la subvención para las del Grupo A (3 en Córdoba) alcanza los 9.310 euros y las del Grupo B (1), los 14.706 euros.

“Nuestro objetivo es capacitar a las personas para que sean ellas el motor de transformación de sus comunidades. Además, prestamos un servicio de asesoramiento en los proyectos que presentan los usuarios y potenciamos iniciativas colectivas de dinamización social, sensibilización comunitaria y promoción del entorno”, destacó el delegado del Gobierno.

Las áreas de actuación de estos centros van desde empleabilidad a alfabetización digital, promoción de la cultura innovadora, participación ciudadana, mejora de la calidad de vida, emprendimiento, digitalización empresarial y administración electrónica.

Guadalinfo en Andalucía

La red de centros públicos de acceso a Internet Guadalinfo, gestionada por el Consorcio Fernando de los Ríos por encargo de las ocho diputaciones andaluzas y la Junta de Andalucía, trabaja desde su nacimiento hace catorce años en garantizar la igualdad de oportunidades de acceso ciudadano a la tecnología en distintos niveles: desde quienes se estrenan en Internet hasta quienes encuentran nuevos modelos de negocio basados en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Esta labor se realiza desde alrededor de 800 centros en toda Andalucía, distribuidos por todos los ayuntamientos andaluces con menos de 20.000 habitantes, en entidades locales autónomas y en centros gestionados por ONG en núcleos urbanos donde se presta servicio a colectivos con necesidades especiales.

Guadalinfo es un ejemplo de colaboración entre administraciones al servicio de la ciudadanía. Impulsada por la Junta de Andalucía, actualmente es gestionada por la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio y las ocho diputaciones, con la colaboración de los ayuntamientos. Se trata de un proyecto reconocido en Europa como uno de los más avanzados en la universalización de las nuevas tecnologías.

Desde sus inicios hasta ahora, el programa Guadalinfo ha pasado de ser el motor de alfabetización digital a situarse como instrumento de desarrollo local y herramienta estratégica de participación ciudadana, clave en la transformación del territorio.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL


  • 18.11.20
Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado acaban de desactivar el operativo especial de búsqueda que se puso en marcha en la tarde del pasado lunes para tratar de localizar a Francesca Gilliland, una mujer de 38 años, vecina de Montilla, cuya desaparición fue considerada "de alto riesgo" y que, según han confirmado a Montilla Digital fuentes del propio operativo, se ha presentado en su domicilio "de manera voluntaria y en buen estado".


Tal y como adelantó en primicia este periódico, un dron dotado de una cámara térmica, aportado por el Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios, se había sumado hoy al dispositivo dirigido por la Guardia Civil, que también ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Montilla, Policía Local, voluntarios de Cruz Roja Española y vecinos a título individual. Asimismo, el dispositivo de búsqueda ha sumado a miembros de la Unidad Canina de Protección Civil de Montilla, así como del Parque de Bomberos de la localidad. 

De igual modo, la Guardia Civil ha desplegado al Equipo Pegaso de la Comandancia de Córdoba para prestar asesoramiento en la utilización de los drones aportados por la Policía Local de Montilla y por el Consorcio de Bomberos de la Diputación. A su vez, se han aprovechado las capacidades de un dron de la empresa cordobesa Hermes que ha prestado su colaboración desinteresada al Equipo Pegaso de la Guardia Civil.

En la mañana de hoy, también se ha incorporado al dispositivo un helicóptero del Servicio Aéreo de la Guardia Civil y perros adiestrados en la búsqueda de personas en grandes superficies con sus guías desplazados desde la Zona de la Guardia Civil en Sevilla, así como personal voluntario del club Montilla K9 Sport, con un perro especializado en rastreos de grandes áreas.

La mujer, de nacionalidad británica pero residente en la calle San Francisco Solano de Montilla, se encontraba en paradero desconocido desde ayer y su desaparición fue calificada "de alto riesgo" por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que anoche se desplegaron por la zona de Los Picos de El Cigarral, una finca de propiedad municipal, de más de 400.000 metros cuadrados, situada entre la carretera de Cabra, la vía férrea Córdoba-Málaga, la circunvalación de la carretera Montoro-Puente Genil y el camino de El Hoyo.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

martes, 17 de noviembre de 2020

  • 17.11.20
Un dron dotado de una cámara térmica, aportado por el Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios, se ha sumado hoy al dispositivo especial de búsqueda que trata de localizar a Francesca Gilliland, una mujer de 38 años, vecina de Montilla, cuya desaparición ha sido calificada "de alto riesgo" por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.


Tal y como acaba de confirmar la Guardia Civil, el operativo cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Montilla, Policía Local, voluntarios de Cruz Roja Española y vecinos a título individual. Asimismo, tal y como ha avanzado en primicia Montilla Digital, el dispositivo de búsqueda ha sumado a miembros de la Unidad Canina de Protección Civil de Montilla, así como del Parque de Bomberos de la localidad.

De igual modo, la Guardia Civil ha desplegado al Equipo Pegaso de la Comandancia de Córdoba para prestar asesoramiento en la utilización de los drones aportados por la Policía Local de Montilla y por el Consorcio de Bomberos de la Diputación. A su vez, se han aprovechado las capacidades de un dron de la empresa cordobesa Hermes que ha prestado su colaboración desinteresada al Equipo Pegaso de la Guardia Civil.

En la mañana de hoy, también se ha incorporado al dispositivo un helicóptero del Servicio Aéreo de la Guardia Civil y perros adiestrados en la búsqueda de personas en grandes superficies con sus guías desplazados desde la Zona de la Guardia Civil en Sevilla, así como personal voluntario del club Montilla K9 Sport, con un perro especializado en rastreos de grandes áreas.

La mujer, de nacionalidad británica pero residente en la calle San Francisco Solano de Montilla, se encuentra en paradero desconocido desde ayer y su desaparición ha sido considerada "de alto riesgo" por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que anoche se desplegaron por la zona de Los Picos de El Cigarral, una finca de propiedad municipal, de más de 400.000 metros cuadrados, situada entre la carretera de Cabra, la vía férrea Córdoba-Málaga, la circunvalación de la carretera Montoro-Puente Genil y el camino de El Hoyo.

"Durante la noche se continuará la búsqueda por el dispositivo conjunto constituido por personal de la Guardia Civil y de la Policía Local, así como de Protección Civil de Montilla", han confirmado fuentes del Instituto Armado, que han apuntado que, además, "la Guardia Civil desarrolla en paralelo otras líneas de investigación para intentar esclarecer las causas de la desaparición". 

Desde el Ayuntamiento de Montilla han solicitado la colaboración ciudadana y han pedido a cualquier persona que pueda aportar algún dato en relación a esta desaparición que contacte con la Policía Local, en el teléfono 957 652 626, o con el Puesto Principal de la Guardia Civil (957 650 141).

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR
  • 17.11.20
El Instituto Provincial de Bienestar Social (IPBS) ha renovado la colaboración que mantiene con la Asociación cordobesa de jugadores en rehabilitación (Acojer) y Proyecto Hombre gracias a la firma de sendos convenios de cooperación, dotados presupuestariamente con 10.000 y 5.000 euros, respectivamente, con el objetivo de combatir las preocupantes cifras de adicciones que se registran en la provincia.


El presidente del IPBS, Francisco Ángel Sánchez, explicó que Córdoba ocupa el tercer lugar de Andalucía en demandas de atención relacionadas con adicciones y el primer puesto por número de habitantes, según los datos ofrecidos por el Sistema de Información del Plan Andaluz sobre Drogas. “Este hecho pone de manifiesto la necesidad de seguir trabajando de la mano del tercer sector para combatir esta lacra que se ha instalado en nuestra sociedad”, señaló Sánchez.

Por ello, el diputado quiso destacar “el importante papel que juegan estas organizaciones, pioneras en el tratamiento de las adicciones, que hoy continúan siendo referentes y con capacidad para actuar allí donde las instituciones no podemos llegar”. "Nos encontramos ante una preocupante evolución de este problema de carácter social, tal y como se refleja en el incremento observado en la atención que se presta desde la Unidad de Adicciones en el último año", aseveró.

Así, el responsable del IPBS hizo referencia a que en 2019 un total de 5.993 pacientes pasaron por dicha Unidad de la institución provincial, cifra que supone 415 más que en el año anterior. De ellos, 3.142 pertenecían a la capital y 2.944 a los distintos municipios de la provincia. 

"Los datos reflejan que el 77,14 por ciento fueron hombres, mientras que el 22,86 por ciento restante fueron mujeres, aunque el porcentaje de mujeres admitidas en el tratamiento también está experimentando una tendencia al alza", indicó Sánchez, a la vez que señaló que desde el IPBS "somos conscientes de la necesidad de colocar esta problemática en el punto de mira de las prioridades de las políticas y programas de las distintas administraciones”, ha añadido Sánchez.

El presidente del Instituto Provincial de Bienestar Social incidió en que “esta Diputación va a seguir colaborando con organizaciones para trazar estrategias conjuntas y poner en común recursos que contribuyan a combatir las adicciones y concienciar sobre lo que éstas suponen para pacientes y familias, actuando desde la raíz del problema”.

En este sentido, Sánchez valoró “el incremento presupuestario realizado por la Dirección General de Cuidados Sociosanitarios de la Consejería de Salud y Familias, que cofinancia el programa de adicciones de la institución provincial, lo que nos va a permitir mejorar la respuesta que damos a la ciudadanía que sufre algún tipo de dependencia, al tiempo que ponemos en marcha acciones preventivas”. 

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL



  • 17.11.20
Desde hace un tiempo me pregunto el motivo principal del auge de la ultraderecha y de los nacionalismos extremos y debo confesar que no tengo una respuesta clara y concisa sobre ello. Pero sí tengo algunas sensaciones y reflexiones que me gustaría compartir en este espacio. No obstante, mi intención no es juzgar ni situar el límite entre el bien y el mal. Tampoco justificar ni excusar a nadie. Tan solo quiero compartir algunos aspectos que llevo observando durante meses.


Pienso que uno de los motivos principales del auge de la ultraderecha es la gran crisis de identidad que ha sido provocada, en gran parte, por la globalización. Este hecho ha permitido conectarnos de forma inmediata entre todos los habitantes del mundo, generando una gran red de comunicaciones y de comercio. 

Ahora nos puede influir directa e indirectamente lo que ocurre en otro lado del globo. Un ejemplo es la importación de la cultura norteamericana a Europa: si vemos las películas con más recaudación en España en los últimos años, podemos observar que los primeros puestos están siempre copados por las grandes producciones estadounidenses.

La globalización nos permite nutrirnos de la cultura y el quehacer de otros países y continentes. Pero ocurre desde hace muchos años que este trasvase provoca una sustitución de la cultura propia por la cultura que se importa desde fuera. Esto está causando, de forma indirecta, una gran crisis de identidad.

Conceptos como "identidad nacional", "patria" o "sentimiento patriótico" están asentándose en los mensajes políticos porque la población, realmente, no tiene un sentimiento de pertenencia o de identidad. Y no es algo que esté ocurriendo tan solo en España: está pasando en diferentes países que, a priori, son referentes democráticos. Ser español o francés ya no nos dota de una personalidad y de unos valores en concreto: tendemos más hacia la homogeneización de la cultura.

Esta crisis de identidad hace que no tengamos claro cuáles son nuestros principios ni nuestros valores, cuál es la herencia que hemos recibido ni a qué grupo pertenecemos. Me gustaría compartir un ejemplo que clarifica un poco más esta reflexión: en los años ochenta y noventa vivimos el auge de grupos suburbanos de pequeños grupos de población, como los punks, heavies, emos, canis, raperos, rastafaris... Todos vinculados a un estilo musical que determina unos valores, una estética y un comportamiento en concreto y que surgen, en la mayoría de casos, como movimientos-protesta o en contra del Estado, con ánimo de cambiar el sistema imperante. 

Las nuevas generaciones ya no se ven identificadas con estos grupos y colectivos, pues ahora estos grupos suburbanos están más relacionados con la identidad, con unos valores en concreto que tienen que ver con cómo te sientes o quién eres. 

Podríamos decir que los nuevos “grupos suburbanos” –y las comillas no son caprichosas en este caso– serían el colectivo LGTBI, los ecologistas, las feministas, los animalistas... Movimientos que surgen no como oposición sino como reclamación de derechos e integración.

En las tribus que se daban antes existía una influencia, por así decirlo, de afuera hacia dentro: ahora, estas tribus se definen más por lo que ocurre dentro de nosotros y lo expresamos hacia fuera. Es una cuestión mas de identidad individual que de pertenencia a un grupo. No se definen tanto por un estilo musical o por una estética en concreto. Lo determinante es la identidad. 

Y el hecho de que no pertenezcas a alguno de estos grupos no significa que vayas en contra de ellos. Para las personas que rechazan estos movimientos ya existe un grupo: la ultraderecha y los nacionalismos extremos, que defienden la identidad patriótica, la identidad única de un grupo de personas que pertenece a un territorio en concreto.

La globalización ha traído diversidad y la diversidad desencadena en heterogeneidad. Cuando en un país conviven tantas personas de diferentes pensamientos e identidades, renace el sentimiento de identidad nacional para resaltar nuestro sentimiento nacional que define cómo somos y hacia dónde debemos ir.

DANY RUZ

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos