:::: MENU ::::

viernes, 7 de mayo de 2021

  • 7.5.21
España ocupa el primer puesto a nivel mundial en lo que a superficie de viñedo ecológico se refiere gracias al importante aumento sostenido durante la última década en el número de hectáreas dedicadas a este tipo de cultivo, alcanzando las 121.279 hectáreas. Un dato positivo que, sin embargo, apenas tiene reflejo en la comunidad andaluza e, incluso, en el caso de la provincia de Córdoba se traduce en una tendencia opuesta. Así, frente a las 83,07 hectáreas que se contabilizaban en 2017, la provincia redujo a 80,77 las hectáreas en 2019.


De esta forma, Córdoba se sitúa como la quinta provincia andaluza en lo que a superficie de viñedo ecológico se refiere, por detrás de Cádiz (325,73 ha), Granada (313,32 ha), Sevilla (205,69 ha) y Málaga (142,9 ha). De esta forma, la provincia cordobesa, pese a su tradición vitivinícola, no consigue situarse como referente dentro de la producción ecológica de vinos.

"La situación del viñedo cordobés no sólo se ve afectada por la pérdida del viñedo convencional, sino porque históricamente ha habido un acoso y derribo a lo ecológico en el sector vitivinícola", señaló Francisco Robles, gerente de la firma montillana Bodegas Robles, primera y única bodega con Denominación de Origen Protegida (DOP) en Andalucía que comercializa vino ecológico certificado.

En concreto, según los últimos datos facilitados por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente sobre Producción Ecológica en España, Andalucía registra 1.201,75 hectáreas de viñedo ecológico, situándose como la novena región española en la apuesta por la producción sostenible, muy por detrás de Castilla-La Mancha, con 61.260 de las 121.279 hectáreas que se registran a nivel nacional.

En cuanto al número de bodegas y embotelladoras de vino procedente de la agricultura ecológica, lidera en este caso el ranking, Cataluña, por su parte, lidera el ranking en cuanto a número de industrias (bodegas y embotelladoras de vinos procedentes de la agricultura ecológica), que ascienden a 273 en 2019 (+13%), de un total de 1.152 (+11,5%). Le sigue Castilla-La Mancha, con 213 industrias (+14%); Comunidad Valenciana, con 141 (+12%); Castilla y León, con 117 (+14%); y Andalucía, con 102 (+6%), todas ellas por encima de 100 bodegas y embotelladoras.

Un sector en crecimiento

Con todo, la apuesta por lo ecológico se vislumbra como una tendencia al alza a nivel mundial y, especialmente, tras los efectos generados por la pandemia del coronavirus entre los consumidores. En este sentido, desde Bodegas Robles aseguran que la crisis sanitaria ha supuesto que el cliente asocie conceptos como la salud con el cambio climático.

Hasta ahora se tenía la imagen de la calidad e imagen de los productos ecológicos, pero ahora se asocia el modelo productivo coherente con la sostenibilidad y el cambio climático. Por eso se está haciendo realidad esa idea de que el progreso pasa, irremediablemente, por el regreso a lo tradicional", apuntó su gerente.

Una apuesta por el producto "auténtico", alejado de la sobreexplotación de los cultivos y la estandarización de los productos que, según esta bodega montillana, ha favorecido el impulso de nuevos proyectos ecológicos en la viticultura andaluza "que pronto verán la luz". 

"Es un sector que está creciendo porque existe una demanda real y por eso, a pesar de que ahora parece que las administraciones a nivel mundial y europeo empiezan a ser conscientes del papel de la agricultura ecológica, cada vez son más quienes apuestan por este sector", indicó Francisco Robles.
 
I. TÉLLEZ / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos