:::: MENU ::::

lunes, 21 de octubre de 2019

  • 21.10.19
El Hospital de Montilla ha organizado en la ciudad de Córdoba la 42.ª Reunión Anual del Estudio Colaborativo Español de Malformaciones Congénitas (ECEMC), programa pionero fundado en 1976 para investigar las causas de estos problemas de cara a poder prevenirlos y conseguir así que el desarrollo embrionario y fetal no se altere, buscando como meta final que todos los niños nazcan sanos.



La pediatra del hospital montillano, Francisca Luisa Gallardo, ha sido la responsable de la organización del encuentro a nivel local, para lo que está en contacto directo con el grupo coordinador del ECEMC, y que también ha contado con un Curso de Actualización sobre la Investigación de los Defectos Congénitos.

Este grupo coordinador está formado por un equipo multidisciplinar entre los que se encuentran expertos en Genética, Dismorfología, Epidemiología y Citogenética de Alta Resolución y Molecular. A ellos se une un grupo periférico, compuesto por más de 400 médicos de hospitales con Maternidad de toda España, entre ellos el de Montilla, que controlan unos 100.000 nacimientos anuales, lo que supone entre el 18 y 20 por ciento de los recién nacidos españoles.

La Reunión Anual del ECEMC incluyó una serie de charlas que van a ofrecer prestigiosos ponentes en la materia, centradas en temas de actualidad en la investigación de los defectos congénitos, como una puesta al día en el Síndrome de Kleefstra, el Síndrome de Wolf-Hirschhorn o el síndrome de deleción 1p36, entre otros.

Acerca de las causas ambientales y la prevención de los defectos congénitos, se revisó el Síndrome Alcohólico Fetal, el uso de fármacos como paracetamol y antipsicóticos durante el embarazo y la relación entre defectos congénitos y riesgo de cáncer en la infancia y adolescencia.

También participó la enfermera pediátrica del Hospital de Montilla María Teresa Arias Latorre, que es miembro de la Asociación Española del Síndrome de Beckwith-Wiedemann, y que aportó el punto de vista de los afectados y de sus familias.

Finalmente, las clases magistrales de clausura corrieron a cargo de la neuróloga pediátrica del Hôpital Raymond Poincaré de París, Susana Quijano, que realizó su intervención sobre la artrogriposis de origen neuromuscular, y del director del Instituto de Neurociencias de Alicante, Colaborador Científico y Miembro de Honor del ECEMC, Salvador Martínez, que habló de la terapia celular en adrenoleucodistrofia.

Defectos congénitos

Los defectos congénitos son las alteraciones del embrión o feto que se manifiestan en el curso del embarazo, en el nacimiento o pasado algún tiempo tras el mismo. Son ejemplos de ellos las cardiopatías congénitas, los defectos del tubo neural (espina bífida entre otros), el síndrome de Down y otros síndromes.

Cuatro de cada cien niños presentan defectos congénitos en el momento del nacimiento. Se suman a éstos otros menores cuyas alteraciones se manifestarán en los primeros años de vida, alcanzando una frecuencia del 7 por ciento, lo que supone una causa muy importante de muerte y discapacidad en todo el mundo.

Los defectos congénitos son originados por causas genéticas y ambientales. Las causas genéticas radican en los padres y/o en los gametos (espermatozoides y óvulos); las ambientales están en el entorno del embrión o del feto y en el medio ambiente de la madre.

"Se conocen las causas de aproximadamente la mitad de los distintos defectos congénitos que se producen y en algunos de estos casos podemos adoptar medidas preventivas. Para ello, son necesarios los programas de vigilancia epidemiológica, con los que podamos conocer la frecuencia de cada defecto y detectar modificaciones en los mismos que permitan establecer relaciones entre agentes teratógenos y programas de investigación", señaló Francisco Gallardo.

El ECEMC lleva más de 40 años trabajando en red, con el objetivo de que los niños nazcan sanos. El Hospital Comarcal de Montilla participa desde enero de 2005 y desde entonces hemos registrado 179 bebés con defectos congénitos.

El ECEMC también participa en distintas líneas de investigación. Los resultados de éstas, aparte de darlos a conocer a la comunidad científica internacional, trata de hacerlos llegar a quienes los tienen que aplicar, que son los profesionales médicos y la población general, especialmente la que está en edad reproductiva.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos