:::: MENU ::::

domingo, 28 de marzo de 2021

  • 28.3.21
El presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, junto al responsable del Instituto Provincial de Bienestar Social (IPBS), Francisco Ángel Sánchez, ha mantenido una reunión de trabajo con la delegada provincial de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, María Jesús Botella, para "seguir redoblando nuestros esfuerzos para avanzar en la atención de personas que sufren algún tipo de adicción".


“Debemos agradecer el trabajo y el esfuerzo que los equipos del IPBS han venido realizando en un contexto tan difícil como el actual, en el que a lo complicado de su labor se sumó el proceso de adaptación a la nueva realidad derivada de la pandemia, siempre sin dejar de garantizar la atención a sus usuarios y usuarias”, ha añadido Ruiz.

El máximo responsable de la institución provincial ha hecho hincapié en que “la tarea de la Unidad de Adicciones del IPBS no concluye con la atención a las personas con adicciones, sino que contempla un trabajo integral que tiene como fin último su inclusión social y laboral en nuestro centro de día y en las viviendas de apoyo a la reinserción”.

Por su parte, el presidente del Instituto Provincial de Bienestar Social ha abundado en que “una de las líneas estratégicas de esta Unidad para 2021 es la de consolidarse presupuestariamente y potenciar el Programa de Asesoramiento Jurídico que en 2020 atendió 287 procedimientos, esto es el 14,5 por ciento de los realizados en Andalucía”.

Sánchez ha continuado señalando que “nuestra estrategia para este ejercicio contempla, además, como prioridad la atención a menores, al ser considerado uno de los colectivos potencialmente vulnerable, dirigiéndonos a ellos tanto en materia de prevención como en atención sociosanitaria”.

“Así, migrantes, menores de familias con adicciones, personas en situación de exclusión o con problemas de salud mental y personas mayores estarán en nuestra línea de actuación. A todo ello se sumará en la aplicación de la perspectiva de género en nuestros programas”, ha continuado Sánchez.

El presidente del IPBS ha apuntillado que “se pondrán en marcha protocolos de actuación para personas que por su situación física o mental no pueden desplazarse a los puntos de atención de la unidad de Adicciones y mejoramos la coordinación con la Atención Primaria del SAS en las distintas áreas y distritos sanitarios”.

Finalmente, la delegada provincial de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha abordado el trabajo conjunto con el IPBS, “al que el gobierno andaluz, a través de la Dirección General de Cuidados Sociosanitarios de la Consejería de Salud y Familias, ha destinado 1.283.095 euros para el sostenimiento de su actividad ordinaria, gracias a la financiación de los gastos de personal y generales de funcionamiento vinculados a tal fin, que se convocó para 2020 mediante resolución de 31 de agosto”.

En este sentido, Botella ha manifestado “el compromiso claro del gobierno de la Junta de Andalucía con el tema de la atención a las drogodependencias, dando pasos adelante e incrementando este año, con respecto al anterior, el presupuesto destinado al IPBS”.

La delegada provincial ha insistido finalmente “en la necesidad de coordinación institucional para dar respuesta a una población que necesita de nuestra ayuda”.

Cifras

En datos absolutos, Córdoba es la provincia que más demandas de atención tiene por sustancias legales de toda Andalucía, y el Instituto Provincial de Bienestar Social atiende al 87 por ciento de dichas demandas. En cuanto a un colectivo especialmente vulnerable como es la población menor de edad, el porcentaje de menores atendidos en Córdoba representa el 28 por ciento del conjunto de Andalucía.

En concreto, el número de menores y adolescentes atendidos a través del Programa de Atención Psicoeducativa a Jóvenes, Adolescentes y Familias durante 2020 fue de 75; 268 en toda Andalucía. Es decir, Córdoba es la provincia que más menores atiende de toda la comunidad autónoma.

También es la que más mujeres admite a tratamiento de toda Andalucía, estando 7 puntos por encima de la media, y eso es gracias al trabajo con perspectiva de género que se está haciendo desde la Unidad de Adicciones para ayudar a las mujeres con algún tipo de adicción a enfrentarse a su problema, combatiendo el estigma.

Casi 2.000 personas llegaron a la Unidad de Adicciones en 2020. En concreto, 1.980 admisiones o readmisiones de las que el 72,2 por ciento fueron hombres y el 27,7 por ciento restante, mujeres.

En cuanto al número de pacientes en activo que son atendidos en la Unidad de Adicciones, en 2020 fue de 5.849 personas, siendo el alcohol y el tabaco las sustancias más habituales (28,3 y 29,2% respectivamente), seguidos de la cocaína (15,6%) y el cannabis (11,3%).

Se observa con preocupación el aumento de las atenciones por juego patológico, que ya representa el 2 por ciento del total, y que crece especialmente entre la población joven.

En este sentido, el presidente del IPBS ha afirmado que “porque está en juego el futuro de nuestra sociedad, reclamamos una colaboración férrea entre instituciones, un frente común contra la ludopatía, que contribuya a poner fin a esta lacra”.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos