:::: MENU ::::

jueves, 19 de julio de 2018

  • 19.7.18
Bodegas Robles ha sumado un nuevo reconocimiento a su pionera apuesta por la producción de vinos ecológicos en Andalucía. El jurado del prestigioso certamen The Global Organic Masters, organizado por la revista británica The Drinks Business, ha concedido la medalla de oro al vino Piedra Luenga Fino, una medalla de plata para Piedra Luenga Cream y otra de bronce para Caprichoso.



El certamen The Global Organic Masters está dirigido a reconocer los mejores vinos ecológicos certificados de todo el mundo. Para ello, cuenta con un jurado compuesto exclusivamente por master of wines, master of sommeliers y compradores seniors, con el objetivo de garantizar el reconocimiento internacional de todas las medallas otorgadas.

En esta ocasión, la revista The Drinks Business, considerada como uno de los mejores observatorios de vino a nivel mundial, ha contado con la participación de los masters of wine Patricia Stefanowicz, Susan McCraith, Sam Caporn, Alistair Cooper, Beverly Tabbron y Patrick Schmitt, junto al master sommelier Clement Robert.

De esta forma, el vino Piedra Luenga Fino, envejecido durante dos años por el sistema de solera y criaderas, recibió el máximo galardón. Por su parte, el Piedra Luenga Cream ha sido reconocido con la medalla de plata por su cuidada mezcla de vinos olorosos y Pedro Ximénez, que envejecen juntos en botas de roble americano; y, finalmente, el jurado ha reconocido con la medalla de bronce el vino coupage Caprichoso, elaborado con uvas Pedro Ximénez y uvas frescas de la variedad Verdejo.

Apuesta ecológica

La familia Robles se ha dedicado en Montilla y en Santaella a la elaboración de vinos desde 1927. A finales de los años noventa, la tercera generación toma el relevo en la bodega e instaura el desarrollo sostenible como eje estratégico de la bodega. A partir de ese momento, se ponen en marcha diversos proyectos de investigación con el objeto de establecer los principios del manejo del viñedo ecológico con cubierta vegetal; la elaboración de vinos generosos ecológicos que expresen la identidad de la tierra y la variedad de la uva.

Desde finales del siglo XX, Bodegas Robles se ha caracterizado por su apuesta por un proceso ecológico, siendo a día de hoy la primera y única bodega con Denominación de Origen en Andalucía que produce vino ecológico certificado con manejos de cubierta vegetal en viñedos.

Este camino ha sido reconocido dos veces por el Ministerio de Medio Ambiente. Así, en el año 2006, Bodegas Robles recibió el premio como Mejor Empresa Productiva Ecológica en el Mercado Español; y en el año 2014, con el Premio Alimentos de España a la Producción Ecológica. A su vez, en los dos últimos años ha obtenido el Premio Enoturismo «Rutas del Vino de España» de manos de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y del Instituto de Turismo de España (Turespaña) y uno de los Premios Andalucía de Agricultura y Pesca 2017, promovidos por la Junta de Andalucía.

I. TÉLLEZ / J.P. BELLIDO
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

miércoles, 18 de julio de 2018

  • 18.7.18
El presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, participó ayer en Sevilla, junto a sus homólogos del resto de diputaciones andaluzas, en la firma con la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, del convenio para la financiación de los costes de adquisición de los materiales necesarios para el desarrollo de los proyectos del Programa de Fomento del Empleo Agrario 2018 (PFEA).



Para este ejercicio, y teniendo en cuenta los datos de la última comisión de seguimiento, los fondos aprobados para el PFEA se elevan a 37.731.251,11 millones de euros, siendo la mano de obra financiada por el Servicio Público de Empleo Estatal (23.611.498 millones) y el coste de los materiales sufragado en un 75 por ciento por la Junta de Andalucía (7,98 millones) y el 25 por ciento restante por la Diputación de Córdoba (más de 2,6 millones).

Antonio Ruiz calificó este programa como "esencial y vital en nuestra provincia y para sus municipios", por lo que supone de inversión en infraestructuras, por propiciar la generación de empleo a corto plazo y por contribuir "a mejorar las condiciones de vida de los trabajadores agrarios".

En este sentido, recordó que Córdoba creará en el 2018 con el Plan de Fomento de Empleo Agrario más de 270.000 jornales suponiendo la contratación de más de 16.300 trabajadores en un total de 292 proyectos. "A pesar de lo que se quiere hacer ver, el PFEA incide positivamente sobre uno de los colectivos más perjudicados por la crisis y el desempleo, los trabajadores eventuales del campo, que están padeciendo una disminución de jornales y la situación de excepcionalidad del campo andaluz", reiteró.

Por último, el máximo representante de la institución provincial valoró que la Junta ha consolidado el compromiso adquirido en 2016 y 2017 manteniendo el incremento de la subvención para materiales de las obras en el 45 por ciento, frente al 40 por ciento de años anteriores. "Además, se ha mantenido el calendario de pagos a los ayuntamientos de la forma más ventajosa para ellos", añadió.

En concreto, la Diputación de Córdoba aprobó, por unanimidad de todos los grupos, las bases reguladoras para la firma del convenio en el Pleno del 20 de junio de este año y en el Pleno celebrado ayer se aprobó el borrador del convenio.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

martes, 17 de julio de 2018

  • 17.7.18
La edil montemayorense Ana María Guijarro, delegada de Cooperación al Desarrollo de la Diputación de Córdoba, junto al coordinador de la oenegé montillana Fundación Social Universal (FSU), Juan Manuel Márquez, se encuentran en Perú realizando un viaje de seguimiento para conocer in situ cómo se están desarrollando los proyectos que se están acometiendo en el país con ayuda de la institución provincial.



Guijarro ha comenzado su visita con un encuentro con representantes de la Oficina de Cooperación Española en Lima y ha proseguido con una reunión en Cuzco con la organización Guamán Poma de Ayala, una oenegé peruana con la que colabora la Diputación desde hace más de doce años.

"Estamos trabajando con ellos en el fortalecimiento institucional de los municipios de Perú y, sobre todo, de la mancomunidad Valle Sur", explicó ayer la delegada de Cooperación sobre el proyecto que Guamán Poma de Ayala desarrolla con el apoyo de la Diputación de Córdoba y FSU y al que, como destacó Guijarro, se han sumado las mancomunidades cordobesas de la Campiña Sur y de Los Pedroches.

Por otro lado, aprovechando su visita a esta mancomunidad peruana, Guijarro mantuvo un encuentro con los alcaldes de los municipios de la misma y participó en un encuentro de mujeres del Valle del Cuzco titulado Liderazgo y empoderamiento de las mujeres para el buen vivir. La diputada provincial intervino con una ponencia-exposición y mantuvo una reunión con la organización integrada en la Central de Mujeres de San Jerónimo.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

lunes, 16 de julio de 2018

  • 16.7.18
Tiene incontinencia sentiverbal. Se pierde en cualquier atardecer. Le gustan las fresas con leche condensada. Llora cuando escucha a Labordeta. Ahora se confiesa en este libro: Primero de poeta. Patricia Benito (Las Palmas, 1978) reúne en este libro todos los papeles que rellenó y quemó, todos los pasos que no dio, las vidas que perdió, las declaraciones de amor que calló, los sueños que rompió, los miedos de los que aprendió. En fin, lo mejor es leerlo para saber de qué van sus errores y su cura.



—En 'Primero de poeta' están las vidas que perdiste, las declaraciones de amor que callaste, los sueños rotos, los papeles que quemaste. ¿No es mucha materia para un solo libro?

(Ríe). No. Yo creo que no. Porque están todas las cosas básicas que necesitamos. Por lo menos lo que yo necesitaba en ese momento para poder salir un poco a flote, que es lo que necesitaba.

—Has escrito que escribir este libro ha sido descubrir que tus miedos siempre ganan la partida. ¿Al fin lograste vencerlos?

—Sí. Gracias al libro logré vencerlos. No todos. Todavía sigo aprendiendo, que es la parte más importante que creo que tenemos que hacer todos. Seguir aprendiendo y no pensar que tenemos todo hecho, pero casi todos los miedos los tengo ya más que superados.

—“Me he enamorado una vez”. Creo que te has quedado corta. Prefiero esta otra frase: “Prequiero demasiado rápido y desquiero demasiado lento”.

(Ríe). Esto también lo estoy aprendiendo a cambiar. Porque ahora ya quiero un poco más despacio. Y lo de desquerer me cuesta lo mismo. Pero sí es verdad que solo me he enamorado una vez y creo que lo de prequerer es demasiado obvio y le pasa a más gente de la que lo reconoce.

—“Te necesito cerca, pero no encima”. Ahí no hay ninguna metáfora.

(Ríe). Ahí sirve para todo. Hay metáfora y no hay metáfora. Sí. Encima está muy bien y también el espacio vital está muy bien.

—Escandar Algeet escribe en el prólogo: “Primero de poeta es una nana para uno mismo: los sueños de la imaginación producen niños, niñas mejor”.

—Escandar es el impulsor de casi todo lo que me ha pasado a mí desde que me lo encontré por casualidad en un recital hasta este momento que he escrito todo lo que he escrito. Y es bastante sabio este hombre. Hay que hacerle todo caso. Y las niñas son el futuro.

—Estos poemas los escribiste para ti. Después los autoeditaste. Más tarde Internet lo hizo todo. Hasta llegar a esta edición. ¿Los lectores ayudan a que estos poemas sigan siendo transparentes?

—Siguen siendo transparentes. Los lectores ayudan a que llegue más gente y sobre todo a mí me hacen sentir que los entienden, que era algo que no tenía nada claro cuando los escribí. Y los lectores son la parte más importante porque son los que han transmitido todo el mensaje sobre el libro.

—Tus lectores han compartido en las redes tu grito: “Vive, joder, vive”. ¿Pese a la que está cayendo o tal vez por eso hay que vivir el momento?

—Siempre hay que vivir el momento. El problema es que no lo tenemos muy claro o el carpe diem lo tenemos solo de boquilla. No lo llevamos a cabo. Lo que hay que conseguir es llevarlo a cabo. No quiere decir que tengas que hacer cosas locas sin pensar en mañana, pero no dejar de hacer cosas porque igual mañana no existe.

—¿Te sientes identificada con ese entramado al que llaman “nueva poesía” o “poesía en Internet”?

—Me siento identificada porque gracias a Internet mi libro se ha conocido. Si no, ni siquiera la editorial hubiera llegado a conocerme. Hay un poco de todo, pero el resto de escritores son bastante jóvenes. Entonces, es otro tipo de poesía, creo.

—¿Los lectores han aprobado tu primer curso de poesía o te verás obligada a repetir examen en septiembre?

(Ríe). Yo quiero repetir, pero la verdad es que todo el mundo me está diciendo cosas muy bonitas, como para que siga. Pero me adaptaré a repetir porque pienso que es un curso estupendo al que vas con muchas ganas.

—Trabajaste varios años como crupier en el Casino de Barcelona. Dices que allí aprendiste a observar a la gente. Pero dime si la banca gana siempre y cuándo vale la pena jugárselo todo.

(Ríe). Ay, qué difícil pregunta. La banca no gana siempre pero tiene un porcentaje bastante alto. Y jugárselo todo es importante. El carpe diem hay que saber utilizarlo también. Pero quedarse sentado normalmente no suele tener unos resultados muy bonitos.

—Esta frase es tuya: “No creo en las cosas que duran para siempre. O sí, no lo sé”. Héroes del Silencio cantaba aquello de que para siempre les parecía mucho tiempo. ¿A ti también te pasa?

—Sí. Cuando escribí este libro, aprendí que solo es importante la cerveza que te estás tomando en ese momento, el baile que estás bailando, que todo lo que venga después no sabes si va a llegar o no. Entonces, es un poco ridículo dejar de hacer cosas por lo que puede venir después. Lo mejor que tenemos es lo que tenemos ahora y poder disfrutarlo. Es básico. Digo yo.

—Te gusta la poesía que se lee con facilidad y los valientes que se sinceran antes que a los vendedores de humo. Pero las sombras, a veces, esconden muchos enigmas.

—La verdad es que los enigmas tienen su puntito interesante. Y siempre hay que meter la patita a ver si no nos perdemos nada. Al final, cuando juzgamos y prejuzgamos mucho alguna cosa, nos perdemos otras que son muy interesantes y que nunca llegamos a descubrir.

ANTONIO LÓPEZ HIDALGO
FOTOGRAFÍA: ELISA ARROYO

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos