:::: MENU ::::

jueves, 23 de mayo de 2019

  • 23.5.19
La realidad de muchos humanos se está haciendo virtual poco a poco. El Yo ya no da la cara para casi nada. Las relaciones que mantenemos sobre todo con amistades y con bastantes conocidos son, la mayoría de veces, virtuales y carentes de comunicación directa y personal. A veces llegaban cartas, hoy mensajes a lo más curiosos, sin valor.



Amigos, conocidos y algunos cercanos añadidos los hemos escondido en un grupo del móvil como si fueran una gavilla de sarmientos. Están ahí pero no sé nada de ellos ni ellos tampoco saben de mí por la simple razón de que no preguntan. ¿Puedes preguntar tú? Ciertamente puedo hacer una llamada para hablar.

La referencia al concepto amigo se torna ambigua dado que la amistad comporta “afecto personal, puro y desinteresado que nace y se fortalece con el trato” (sic). Tal definición me deja algo cabizbajo, triste, puesto que “decir amigo es decir ayer y siempre lo tuyo nuestro y lo mío de los dos. Decir amigo se me figura que es decir ternura.” (Serrat). La virtualidad parece un espejismo en el desierto de la comunicación, tiene existencia aparente pero no real.

El otro tampoco tiene datos, ni buenos ni malos, de cómo te encuentras. Tomemos esta afirmación/negación en sentido de ida y vuelta. A lo más, en el ejemplo anterior, cuando reciben noticias, negativas o positivas, llaman y se alegran o conduelen contigo. Bueno, algo es algo y mañana será otro día. Lamentable pero cierto.

Paradójicamente, cada cierto tiempo llega el trino del pajarillo “guasapero”. Acudimos a ver qué tripa se le ha roto a alguna de nuestras relaciones virtuales o qué valiosa noticia nos quieren transmitir. Acudimos a sabiendas de que ni hay tripa rota –o al menos no lo dice– y el mensaje es una viñeta mas de las tantas que llegan “repes” a lo largo del día.

Nos entra la última ocurrencia –positiva o negativa, es lo de menos– del personaje público de turno o del tonto de capirote que dijo una chorrada. Incluso es la rufianada de algún mequetrefe público o semipúblico, o de un botarate más del montón de necios insulsos existentes en el polo norte de las relaciones heladas por una supuesta comunicación con un supuesto alguien.

Desglosemos un poco dicho uso. Suena el pajarito y nos ponemos manos a la obra. Es desesperante ver cómo se pierde el tiempo con improductivos desplazamientos por la pantalla para ver unas viñetas. Digamos que unas son curiosas, otras simplonas, las más de ellas ajenas a nuestros intereses.

Siempre que el trino del pajarito guasapero avisa de la recepción de algo (ni bueno, ni malo, ni útil: a lo más, superfluo) el fisgoneo explota y hay que ver qué tripa se ha roto con ese trino. ¿Realmente estamos comunicados? Creo que no, puesto que este tipo de viñetas dice poco. A lo más algunas son curiosas. Hagamos un breve paseo por ellas.

Y nos entran “emojis” que parecen recién sacados de la frutería del supermercado, pegatinas que te aplauden, tartas de cumple que tu sugieren que soples fuerte o que tomes una copita por mí (sin pasarte…).

Luego están los “gif” (formato gráfico) con unos muñecotes geométricos rellenos de risa que se llaman “Minions” (en francés, siervo leal) y hasta tienen sus “pelis” rotando por Youtube; caritas con mil expresiones y si encuentras algo mejor o más llamativo pues hasta sorprendes a tus contactos, por ejemplo un nervioso brincar de dos figuras humanas que saltan y saltan histéricas y te dicen “choca esos cinco…”.



Claro que como muchos somos cortos de mollera puede que extendemos la mano para un choque virtual con nuestro informante. También aparece un cuadro de multitud de personas aplaudiendo desesperadamente y a la velocidad de la luz. Solo falta el gato con botas... Terminas de alucinar cuando te entra la escena de la Capilla Sixtina (Vaticano) representando “la creación” en la cual Dios y Adán se divierten haciendo manitas. ¡Viva la imaginación!

A primera hora de la mañana entran cuadritos con un ¡buenos días! entrelazando flores; para desayunar ya ha irrumpido alguna noticia contra el muñeco público, sea un famoso o un político de la onda o mejor de la contra, que aparece en pantalla y que cometió un grave error anoche o en días pasados.

A media mañana nos ofrecen un paseo por algún parque virtual repleto de flora y fauna siempre en eterna primavera. Si cumples años recibirás rumbosos ramos de flores de mil colores o ingeniosas frases de una supuesta Mafalda. ¿Supuesta?

Ciertamente el manipuleo que seamos capaces de hacer con las flores, pone en boca de la susodicha cuestiones que, una Mafalda desamparada hace algún tiempo, no ha podido decir. Me explico. “Por decisión de su creador, la ultima historieta de ella se imprimió el 25 de junio de 1973. Quino siguió creando historietas de humor que fueron publicadas en periódicos y revistas”, pero creo que no reeditó a Mafalda.

Si alguien está interesado, desde el domingo pasado, “Mafalda regresa con El País por su 55 aniversario”. Hace una oferta (no vendo, aviso) con material “En las 11 entregas de la colección Mafalda”. Sigamos.

La pantalla del telefonito a veces aparece llena de unos redondelitos en colores con los que se pretende enviar afectividad o rechazo, alegría o tristeza, burla o lágrimas. Cada redondelito quiere expresar parte del sentir de quien lo envía. Emoticones se les llama.

Por emoticón se entiende “representación de una expresión facial” que se utiliza en mensajes electrónicos para aludir al estado de ánimo del remitente” (sic), insertado en dicha mancha coloreada. Y te llegan emoticones, cada uno de ellos cargado de emociones positivas o negativas con los cuales queremos expresar algún sentimiento hacia el receptor al que se dirigen dichas seudocaritas redondas como naranjas sin zumo y ni tan siquiera sin afecto.

Hasta estas circunferencias, la mayoría de ellas anaranjadas, crean cierta controversia: “emoticón o emoticono” porque la base deviene de “icono” o “ícono” pero nunca de “icón”; y en plural parece que debe decirse “emoticonos o emoticones”. En el fondo de todo lo dicho nada queda claro porque “no sabemos si son galgos o podencos”.

La aludida expresión tiene su origen en la fábula “los dos conejos” de Tomás de Iriarte. Unos perros persiguen a un conejo que huye ahogándose por el esfuerzo. Se detiene un momento a dar explicaciones a otro conejo que pregunta ¿qué pasa? Me persiguen dos galgos. Los veo venir, dice el otro pero son podencos. Discuten si galgos o podencos y son cazados por los perros. Conclusión: perder el tiempo en discusiones fútiles puede costar caro. Vuelvo a lo que iba.

O nos entran memes. Un meme puede ser “una imagen, vídeo o texto, por lo general distorsionado con fines caricaturescos, que se difunde principalmente a través de Internet” (sic). También puede ser una página web, un hashtag o simplemente una palabra o una frase significativa

Al final del día, si le damos un repaso a todo lo que entró en el móvil encontraremos en la mayoría de cuestiones que no hemos compartido ni hablado, aunque sea por escrito, nada con Perico y Andrés.

Eso sí, hemos recibido cincuenta vídeos, que se atascan en su desarrollo, para decirnos chorradas, cuarenta cuadritos con flores o con chistes que han perdido la gracia por el camino, diez viñetas atacando al enemigo público del día, si es político mejor que sea de derechas que de izquierda, tanto si es catalán como charnego o “franchute”, en el caso de que sea deportista, mejor del equipo enemigo, nunca de mi equipo.

Nos estamos volviendo algo idiotas gracias al tablado virtual en el que se nos permite y se aplaude, eso creemos, cualquier dislate (disparate o estupidez) que digamos para que la vea u oiga todo el mundo. ¿Todo? No exageremos, dice Pepa o Pepo, yo mando cosas interesantes, divertidas para que mis amistades vean lo ingenioso que soy. ¡Bravo! Y colorín colocado la comunicación ha terminado...

Claro que podríamos dedicarnos a pensar, valorar lo positivo o negativo que nos ofrece la realidad diaria, sea sobre economía, política, educación, y un largo etcétera. Claro que eso no mola. Pensar es propio de mentes abiertas, con amplitud de miras y objetividad (no ineptos criticones), y ser capaces de razonar con conocimiento de causa.

PEPE CANTILLO

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos