:::: MENU ::::

martes, 4 de noviembre de 2014

  • 4.11.14
Conoceremos casi al tiempo los datos del paro y la encuesta del CIS. Y como los datos del paro apuntan a buenos, seguiremos hablando de Podemos. Por lo que dicen las encuestas, allá a finales del año que viene –pues en primavera parece que no comparecerán a coleta descubierta para no destapar el pelaje– media España va a votar a Pablo Iglesias y van a asaltar los cielos, o sea, ocupar La Moncloa.

® C0MUNICA / INNOVACIÓN SOCIAL ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Pues bueno, pues si es así, pues vale, pues muy bien, enhorabuena. Lo que me pasa es que no me lo creo. Debo ser de los pocos, pero no me lo creo nada. El partido de darle la patada en el culo a todos los demás –porque no es otra cosa que eso, sin que a pocos le importe lo que son, ni sus imposibles ni sus cavernas– tiene en ello su máxima y virtual fortaleza, pero que puede pasar a fortaleza solo virtual y desvaída en lo que explota una pompa.

No me asustan, así en particular, lo más mínimo. Que me preocupe lo que le pueden hacer a España es otra cosa. Pero vamos, que me interesa mucho más lo que pase con el paro.

Si, como me llega por varias fuentes, el mes de octubre se ha comportado bien, y no suele ser de los buenos, y la campaña navideña parece asomar con creciente fuerza, quizás pueda encararse una nueva racha de bajadas importantes del desempleo y empiece de verdad a notarse en el ánimo colectivo que, al menos en esto, empezamos a ir algo a mejor.

Porque si bien es cierto que las cifras han comenzado a ser positivas hace ya un cierto tiempo, la sensación a pie de calle no lo es en absoluto. Pesa de manera terrible lo que es el principal drama de nuestra Nación: que una cuarta parte de nuestra población activa está en paro; que uno de cada cuatro españoles vive en esa situación de enorme angustia.

La mejora, pues, ha de ser acelerada, intensa y continuada para se empiece a percibir alguna esperanza. Pero si los datos de octubre son positivos, no duden que me alegraré y mucho por ello.

Pero no tengan duda alguna que no habrá tertulia que no abra con Podemos, aunque seguro que las otras marmotas –Mas y su matraca, la corrupción y sus cienos– nos ofrecerán nuevas y estelares apariciones.

Y entonces yo me pregunto. ¿Pero no es la preocupación mayor de los españoles el paro? ¿Y se ha parado alguien a pensar, siguiendo esa línea de pensamiento, qué harían los de Podemos con el paro? A lo mejor esa cifra de seis millones que sentíamos como la peor tragedia resulta a nada que salta hecha añicos. ¿Por qué, mas allá de dar la patada en el culo a todos estos, se imaginan ustedes a esos otros gobernando y creando confianza y trabajo?

Si observan, de ello ni siquiera hablan, porque saben que en cuanto el personal se lo piense, les pueden ir estallando las burbujas. Lo que dicen es que pagarán a los parados como si estuvieran mismamente trabajando. O sea, no ofrecen trabajo, sino algo mucho mejor: jauja pura, salario sin empleo.

¿Y con qué se paga? Muy fácil: se lo quitan a los malos y listo. Como con las pensiones y con todo. No se paga la deuda y hay para repartir a espuertas. Todo arreglado. ¡Cuánto voceras de resolverlo todo en dos patadas sobra! ¡Y por todos lados, no solo por este! ¡En España!

ANTONIO PÉREZ HENARES

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos