:::: MENU ::::

lunes, 7 de julio de 2014

  • 7.7.14
El periodismo es una profesión poco admirada por quienes la desconocen. Muchos periodistas han ayudado a que se generalice ese desconocimiento y cunda el poco aprecio cuando se prestan a cualquier cosa menos a hacer periodismo. Es más, existe mucha desconfianza en el periodista y no se valora la importancia de su labor en una sociedad democrática y libre como la que gozamos en nuestro país.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Es verdad que es un trabajo, una forma de ganarse la vida, pero tiene mucho de vocación. El periodista verdadero ama su profesión y sintió esa atracción desde mucho antes de decidirse a estudiar la carrera. Todo buen periodista siente el placer de contar, de “contar a la gente lo que le pasa a la gente”, como explicara en su día un maestro del periodismo, Eugenio Scalfari, fundador del diario La Repubblica de Roma.

Hoy día abundan los falsos periodistas, los que creen que cualquiera puede ser periodista si dispone de un instrumento para transmitir su mensaje. Ello lo ha posibilitado la existencia de Internet, que pone al alcance de todo el mundo los recursos para elaborar un blog con forma de periódico. O un móvil para tomar una fotografía y grabar un vídeo.

Son aprendices que confunden el medio con el mensaje y se limitan a transmitir contenidos que rebotan en las redes sociales, sin respetar las reglas deontológicas de la profesión ni las básicas para la redacción de una noticia.

Cortan y pegan cualquier información sin preocuparse en confirmar la Teoría de las W (del inglés What, Who, Which, How, When, Where y Why) que se refieren al Qué, Quién, Cómo, Cuándo, Dónde y Por Qué de todo suceso. Pasan olímpicamente de la debida diligencia y de contrastar los hechos antes de ser publicados.

Hay otros que, sencillamente, se prestan al espectáculo en las múltiples tertulias y programas dedicados a gritar e insultar al contrario en una competición sobre quién pronuncia la más elevada boutade o coloca la banalidad más contundente que luego será retuiteada miles de veces.

Nada de eso es periodismo en su digno nombre. Será lo que se consume masivamente hoy día, lo que deja dinero, pero no es buen periodismo ni cumple sus objetivos, que son los de explicar lo que sucede a la gente de la manera más clara y completa posible, sin aportar elementos de nuestra cosecha, de nuestras fobias, de nuestra ideología o de nuestros intereses.

El buen periodismo no se presenta sólo en papel, sino que se vale de cualquier soporte (prensa, radio, televisión, Internet) para difundir el producto elaborado: información, información precisa, exacta y veraz, sin tergiversaciones que camuflen parte de los hechos al lector, oyente, televidente o internauta, ni manipulaciones en la confección que conduzcan a una determinada interpretación torticera.

Ser buen periodista no es fácil para quien no sea auténtico periodista, pero sumamente grato para quien vive la profesión, para aquella persona que siente placer por contar lo que le pasa a la gente y disfruta explicando la realidad con nobleza y honestidad.

Esa es otra condición del periodismo, como señalaba Kapuscinski, premio Príncipe de Asturias en 2003 de Comunicación y Humanidades: "Las malas personas no pueden ser buenos periodistas". Lo dejó escrito en Los cínicos no sirven para este oficio.

Sin embargo, es fácil percibir el buen periodismo: su calidad y profesionalidad impregnan cada página, cada texto, cada titular, cada fotografía, cada línea del producto que ofrece al público. El buen periodismo genera credibilidad y confianza, se cubre de prestigio porque nunca engaña al lector, nunca lo defrauda con medias verdades ni le oculta datos relevantes.

El buen periodismo no alecciona al lector ni le dicta cómo pensar, sino sobre qué pensar y le explica los motivos por los que esos hechos concretos pueden interesarle en estos momentos, le presenta la actualidad a través de los sucesos que la conforman, sin interpretaciones tendenciosas ni mezclando opinión con información.

Los buenos periodistas asumen estos retos y cada día los vencen con esfuerzo, dedicación y entusiasmo. Saben ser pacientes, cautelosos, rigurosos y perseverantes a la hora de investigar un suceso, de reunir datos. Y son honestos cuando han de elaborar cualquier información, dejándose llevar por la premisa de la diligencia, sin claudicar ante ninguna presión que pueda condicionar su trabajo.

No se prestan a ser portavoces de ningún poder, ni comparsas de ninguna fuerza, sea económica, política, religiosa o social. Cuentan lo que saben, lo que descubren, lo que entienden de interés general para la opinión pública; no lo que le dicen que diga o lo que le sobornen para que diga.

El buen periodismo sigue existiendo y se materializa diariamente de múltiples maneras, incluso a través de los medios digitales. Es fácil descubrirlo porque aporta lo que los ciudadanos demandan: saber lo que les pasa.

Sólo basta con leer y comparar, como pedía aquel anuncio antiguo. Y si lo halla, disfrútelo, tanto como lo disfrutan quienes lo hacen. Y agradézcaselo: gracias al buen periodismo y a los buenos periodistas conocemos lo que pasa y nos conocemos todos un poco mejor.

DANIEL GUERRERO

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos