:::: MENU ::::

domingo, 20 de mayo de 2018

  • 20.5.18
Un mes después de que los representantes de los trabajadores de la industria vinícola y de las empresas licoreras y alcoholeras de la provincia alcanzaran un preacuerdo que recogía un incremento salarial del 4,5 por ciento en los próximos dos años, el Sindicato Provincial de Industria de CCOO de Córdoba y la Federación de FICA-UGT firmaron ayer con la patronal el nuevo convenio de vinos y bodegas tras cinco años bloqueado.



Como ya adelantó en primicia este periódico, el acuerdo tendrá una vigencia de dos años (2018 y 2019) y la subida salarial será del 2,5 por ciento para el 2018 y del 2 por ciento para el 2019, con carácter retroactivo desde el pasado 1 de enero. El incremento salarial de este año "permitirá recuperar poder adquisitivo perdido", según los firmantes del convenio.

Además, el acuerdo establece una cláusula para la inaplicación de la ultraactividad del convenio, de forma que a su vencimiento el 31 de diciembre de 2019, y pasado un año, ambas partes tendrán que recurrir a un acto de mediación ante el Sistema Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales en Andalucía (Sercla), si bien durante la duración del mismo el convenio mantendrá su vigencia.

Uno de los aspectos más novedosos del acuerdo rubricado ayer es la aplicación por primera vez de la reciente sentencia del Tribunal Supremo referida a los permisos retribuidos y que, en adelante, se deben empezar a contabilizar en día laborable.

Por otra parte, el nuevo convenio incluye también la adopción de medidas de discriminación positiva tendentes a mejorar la igualdad en las empresas, así como una ampliación de los derechos referidos a la salud y seguridad en el trabajo y la limitación a 80 días de la distribución irregular de la jornada, con lo que en vez de 100 horas anuales, solo se podrán ampliar 80: de 8 a 9 horas de jornada diaria.

El secretario de Acción Sindical de Industria de CCOO de Córdoba, Agustín Jiménez, resaltó ayer el hecho de que, después de cinco años, se haya logrado alcanzar un nuevo acuerdo. “Este es un convenio de transición, con el que los trabajadores y trabajadoras empezarán a recuperar algo del poder adquisitivo perdido en los años en los que no se ha negociado el convenio”, señaló.

Por su parte, el responsable de Acción Sindical de FICA-UGT, Antonio Lopera, hizo hincapié en la importancia de que un sector que genera más de 500 empleos en la provincia esté regulado. “Aún quedan muchos aspectos por mejorar, pero creemos que es un buen acuerdo que servirá de base para futuros convenios que mejoren la situación laboral y el poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras”, apostilló.

Ambos representantes sindicales incidieron ayer en que, a pesar de llevar casi dos años bloqueado el Acuerdo Interconfederal para la Negociación Colectiva, los convenios colectivos que comparten las federaciones de CCOO y UGT "están saliendo adelante", lo que permite que más de 100.000 trabajadores de la provincia pertenecientes a esos sectores tengan reguladas sus condiciones de trabajo.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos