:::: MENU ::::

martes, 7 de marzo de 2017

  • 7.3.17
Los técnicos habilitados de la Junta de Andalucía visitarán 2.640 centros de trabajo andaluces a lo largo de 2017 para comprobar y vigilar el seguimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales, en colaboración con la Inspección de Trabajo. El objetivo de este plan de actuación es reforzar la labor que desarrolla el cuerpo de Inspectores de Trabajo, dependiente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, incrementando las actividades de control de las condiciones de trabajo en las empresas andaluzas.



La labor de este cuerpo de funcionarios de la Administración autonómica, que cuenta actualmente con 22 efectivos, se centrará este año en sectores de especial relevancia en la comunidad tanto por su volumen y proyección exterior como por sus tasas de siniestralidad laboral, abarcando actividades como la metalurgia, la agricultura, la industria de la madera la industria de la madera y el corcho, la fabricación de maquinaria, el almacenamiento y las actividades anexas al transporte o los servicios de alojamiento.

En total se han determinado 15 sectores de actividad de las ocho provincias andaluzas, atendiendo a la desfavorable evolución que han experimentado en los últimos años en materia de siniestralidad laboral y conforme al contenido del Plan de refuerzo aprobado el pasado año en el seno del Consejo Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales.

De esta manera, además de las actividades planificadas para el conjunto de la comunidad, el plan de actuación de los técnicos habilitados prevé una especial atención a determinadas actividades con gran presencia en las economías provinciales o con peculiaridades locales desde un punto de vista preventivo.

En este sentido, los técnicos centrarán sus tareas comprobatorias en las actividades de fabricación de mueble o la industria química en Almería; en la fabricación de bebidas y de material de transporte en Cádiz; el comercio al por menor y el mantenimiento y reparación de vehículos en Córdoba; o la industria textil y la fabricación de bebidas en Granada.

En provincias como Huelva, destacan sectores de actividad como la industria química o la fabricación de muebles, mientras que en Jaén se prestará una especial atención a la restauración y a los vehículos. Por su parte, en la provincia de Málaga la labor de los técnicos tendrá muy en cuenta la actividad en restaurantes, mientras que en Sevilla destacan la industria aeronáutica, la producción de energía eléctrica mediante fuentes renovables o la asistencia en establecimientos residenciales.

Cinco campañas específicas

El plan de actuación de 2017, aprobado recientemente por la Comisión Territorial de la Seguridad Social de Andalucía y que prevé el desarrollo de más de 5.200 visitas, contempla también cinco campañas especiales de actuación en empresas con riesgo de exposición laboral a amianto, del sector de los compactos del cuarzo, en máquinas y equipos de trabajo pertenecientes a empresas de los sectores alimentario y agroalimentario.

Asimismo, se desarrollarán actuaciones en el sector del comercio al por mayor y grandes superficies, y en aquellas empresas que hayan presentado una declaración de enfermedad profesional de los grupos que se consideran prioritarios (las causadas por agentes carcinogénicos, ruido, asbestosis, silicosis, etc.).

Por último, se incorporará a aquellas empresas que no hayan participado satisfactoriamente en programas de asesoramiento puestos en marcha por la administración andaluza como el Plan de Actuación sobre las Empresas de Mayor Siniestralidad en Andalucía (Paemsa), o el Programa de Actuación sobre las Empresas con Riesgo de Enfermedad Profesional en Andalucía (Paere).

Desde su puesta en marcha en 2007, el equipo de técnicos habilitados de la Junta ha realizado más de 50.000 visitas a centros de trabajo andaluces con el objetivo de verificar sus condiciones materiales de seguridad y salud laboral. Desde entonces se ha logrado mejorar la seguridad laboral en más de 20.000 centros de trabajo en los que los empresarios, atendiendo los requerimientos de los técnicos habilitados, han subsanado las deficiencias encontradas.

La labor de estos técnicos habilitados por la Junta de Andalucía consiste en asegurar el cumplimiento de la normativa en materia de seguridad laboral para lo cual visitan las empresas y, en caso de detectar alguna deficiencia, la ponen en conocimiento del empresario para que éste proceda a subsanarla en un plazo de tiempo establecido.

En caso contrario, los técnicos informan a la Inspección de Trabajo para que ésta actúe. Como resultado de estas visitas, los técnicos habilitados han informado desde el año 2007 a la Inspección de Trabajo de más de 800 incumplimientos de la normativa que no se subsanaron por parte de las empresas.

Las visitas se centran especialmente en las instalaciones y equipos de trabajo, las sustancias utilizadas, la aplicación de la normativa de seguridad y salud laboral en los ambientes de trabajo, la adecuación de los procedimientos de seguridad seguidos por las empresas, los equipos de protección, la práctica de reconocimientos médicos y el cumplimiento de la adaptación ergonómica en los puestos de trabajo.

En 2016 este equipo de técnicos realizó un total de 5.138 visitas y emitió 91 propuestas de actas de infracción a la Inspección de Trabajo. Un 93% de los centros de trabajo en los que se detectaron incumplimientos de la normativa el pasado año procedió a subsanarlos.

Entre las deficiencias más habitualmente detectadas, destacan las relacionadas con las máquinas y equipos de trabajo, las instalaciones eléctricas y los dispositivos de protección contra incendios, además de las vinculadas a la señalización y la seguridad general de los edificios. Este tipo de carencias suelen darse al menos en el 20 por ciento de los centros de trabajo visitados.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL
FOTOGRAFÍA: I. TÉLLEZ

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos