:::: MENU ::::

jueves, 2 de febrero de 2017

  • 2.2.17
Tras el interés despertado con la información trasmitida en la última Comisión Provincial de Riesgos Laborales celebrada en Montemayor, sobre la problemática del aumento de casos de silicosis en este municipio, el delegado de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Manuel Carmona, y el alcalde de esta localidad, Antonio García, se reunieron ayer con empresas y trabajadores para abordar de una manera más técnica la cuestión de la aspiración de polvo de sílice por compactos de cuarzo, cómo prevenirlo e intentando dar mayor visibilidad a esta enfermedad y a este riesgo.



Montemayor es tras la capital, el pueblo que más empresas acoge que trabajan con este tipo de material en las especialidades de “Fabricación de productos cerámicos para la construcción”, o “Corte, tallado y acabado de la piedra”, que es como se denominan en la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) y la localidad que cuenta con más personas diagnosticadas de silicosis.

Camona explicó que desde el 2010, Andalucía recoge entre sus obligaciones en materia de Seguridad y Salud Laboral la comprobación de las condiciones materiales en esta actividad y “las recientes alertas sanitarias que se han producido en territorio andaluz vienen a ratificar la importancia de dichas comprobaciones y las actuaciones como las que nos han traído a Montemayor”.

El responsable territorial informó que desde el 2014 y hasta la fecha, en Córdoba hay nueve casos de Silicosis certificados como enfermedad profesional por la Seguridad Social. “De estos, cinco son de Montemayor (56 por ciento), dos de ellos de la misma empresa, y el resto son de Fernán Núñez –con dos casos–, uno en Posadas y otro de Córdoba”.

Así mismo, el responsable territorial indicó que a estos nueve casos hay que sumar 12 casos más diagnosticados con silicosis en Córdoba por el Servicio Andaluz de Salud (SAS). En total suman 21 casos y 14 de ellos son de Montemayor (67%). “Con todo esto queda claro que Montemayor es un foco destacado en la provincia no solo por el número de empresas sino también por trabajadores afectados”.

Con el encuentro de ayer tarde se quiso dejar clara la importancia de aumentar la seguridad en estos ámbitos, así como trasmitir "absoluta tranquilidad" al usuario final de este material, ya que es totalmente inocuo para su uso. Incluso una rotura del mismo no genera ningún peligro, dado que “la problemática solo se produce en las operaciones de mecanizado de las tablas para la fabricación de las encimeras, revestimientos y pavimentos, y en los trabajos del montaje de estos, que suelen requerir cortes y retoques, momento en el que se desprende polvo con alto contenido en cuarzo”.

Silicosis por compactos de cuarzo

La silicosis es una enfermedad pulmonar causada por la exposición prolongada al polvo de Sílice Cristalina (una de cuyas formas es el cuarzo), que inhalada por el aire inspirado se acumula en los pulmones, provocando Fibrosis Pulmonar e insuficiencia respiratoria. Su presencia se asocia también a una mayor incidencia de Tuberculosis y de otras enfermedades pulmonares, principalmente Bronquitis.

La silicosis habitualmente ha estado relacionada con la actividad minera por excelencia pero de un tiempo a esta parte, concretamente a partir 2003 se comenzaron a diagnosticarse casos en otros trabajadores. Las primeras alertas precedían de la Comunidad Valenciana en la que se informaba sobre el incremento observado de casos de silicosis entre los trabajadores que mecanizan las tablas de compactos de cuarzo para fabricar encimeras de cocinas y baños, así como entre los montadores que efectúan trabajos de ajuste en obra.

Se trataba de personas con menos de 50 años en el momento del diagnóstico, que desempeñaban tareas de acabado en el centro de trabajo o de montaje en obra, cuyas exposiciones a sílice cristalina (cuarzo) no superaban en ningún caso los 7 años, lo que habla de lo rápido que se desarrolla esta enfermedad en este ambiente y lo peligroso que resulta.

Los compactos de cuarzo aparecen en el mercado en los años noventa como alternativa a las piedras naturales: granito y mármol. El cuarzo compacto es un material de vanguardia, adaptado a las ultimas tendencias de decoración, en especial para cocinas y baños. Utilizado en sus inicios para la fabricación de encimeras, su uso se ha extendido a los revestimientos de paredes y suelos.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos