:::: MENU ::::

jueves, 26 de enero de 2017

  • 26.1.17
La inauguración de la iluminación artística de la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Montemayor ha culminado el proceso de restauración de este templo, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), que comenzó en 2013. Ayer tuvo lugar la puesta de largo de esta actuación que ha sido financiada por la Fundación Sevillana Endesa, con la colaboración del Ayuntamiento de Montemayor.



La inauguración del nuevo alumbrado interior de la iglesia fue presidida por el alcalde de la localidad, Antonio García y por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, que estuvieron acompañados por el presidente de la Fundación Sevillana Endesa, Antonio Pascual; el párroco del templo, Miguel Ángel Raigón; el director general de Endesa en Andalucía y Extremadura, Francisco Arteaga; la directora de proyectos de Fundacion Endesa, Gloria Juste; y la directora de la Fundación Sevillana Endesa y directora de Comunicación de la compañía en Andalucía y Badajoz, María León.

“Es una gran satisfacción contribuir a dar resplandor al interior de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, donde recientemente la Fundación Sevillana Endesa también iluminó la torre de este templo”, señaló Antonio Pascual, presidente de la Fundación Sevillana Endesa.

“Esta actuación encuadra perfectamente en el principal objetivo de nuestra fundación, que es resaltar la importancia del patrimonio histórico y artístico de nuestro país, mediante estas iluminaciones que no solo son eficientes sino que además ayudan a apreciar el valor de las obras maestras que nos ha ido legando nuestra historia”, destacó.

Se trata de la segunda actuación que la Fundación Sevilla Endesa realiza en esta iglesia de estilo gótico-mudéjar y renacentista de finales del siglo XVI, en torno a la cual se construyó el centro urbano de Montemayor. En 2007, se llevó a cabo la iluminación exterior de la torre de esta iglesia que a partir de ayer, cuenta también con una iluminación interior que resalta los detalles arquitectónicos, retablos e imágenes del templo.

En el proyecto de iluminación interior se ha utilizado tecnología LED, más eficiente y sostenible, que permite no solo ahorro de energía, sin que también se logra mayor confort visual, gracias a los focos de temperatura de color suave que respetan el color natural de los elementos. Precisamente, una de las características de los focos y materiales utilizados es su larga vida de funcionamiento, lo que permite reducir los costes de mantenimiento al prolongar los tiempos de sustitución de las lámparas.



En total, la nueva iluminación del templo cuenta con 239 puntos de luz distribuidos en 20 zonas diferentes del interior de la iglesia. Gracias a la tecnología LED aplicada, se reduce en un 56 por ciento el consumo energético respecto a una instalación convencional. De este modo, se logra un ahorro de 8.377 kilovatios-hora al año, estimando una duración de encendido de la iluminación de cuatro horas diarias, evitando así la emisión a la atmósfera de más de dos toneladas de dióxido de carbono.

Un proyecto largamente esperado

De esta forma, el principal templo de Montemayor, y uno de los más relevantes de la Campiña Sur cordobesa, lucirá de la mejor manera posible tras haber permanecido cerca de 20 meses cerrado al culto, después de que el Obispado ordenase el cierre de la parroquia tras ratificar un informe de la Junta de Andalucía en el que se alertaba de fallos en el soporte de la cubierta y de movimientos de toda la estructura de madera existente, además de la existencia de fisuras y grietas en la zona de las bóvedas barrocas y en los muros interiores y exteriores.

Tras las obras de consolidación de la totalidad de las cubiertas del templo –para las que el Obispado destinó en torno a 200.000 euros–, se acometió posteriormente la rehabilitación de toda la solería de la parroquia, una actuación que llevó a cabo la empresa montemayorense Construcciones Serrot.

El pavimento se fue levantando por sectores bajo la vigilancia de la arqueóloga local Francisca Jiménez, quien aseguró que antes del inicio de las obras se esperaban encontrar restos del pavimento antiguo, en barro cocido. "Apenas han aparecido vestigios convertidos en zahorra y restos cerámicos sin importancia, con baja cronología, y totalmente descontextualizados y fragmentados", detalló.

"La gente del pueblo y el Ayuntamiento se han volcado con la recuperación de su iglesia", aseguró a Montemayor Digital Enrique López Sillero, portavoz del grupo de voluntarios de la parroquia, quien mostró su satisfacción por el éxito de la denominada Operación Losa, mediante la cual, los vecinos del municipio adquirieron estelas para la solería, de manera simbólica, al precio de 15 euros la unidad.

La reapertura del principal templo de Montemayor fue un acontecimiento "muy esperado" por los vecinos, que se vieron obligados a trasladar la celebración de bodas y funerales a las pequeñas ermitas de la Vera Cruz y de Jesús Nazareno, sin capacidad para acoger este tipo de ceremonias. "La parroquia es un equipamiento muy importante y muy necesario para Montemayor, ya que es la única iglesia grande del municipio", concluyó Enrique López.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
FOTOGRAFÍA: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos