:::: MENU ::::

viernes, 4 de marzo de 2016

  • 4.3.16
Profesionales del Hospital de Montilla han impartido una charla con carácter divulgativo sobre defectos congénitos y su prevención. Concretamente, la pediatra Francisca Luisa Gallardo y la enfermera pediátrica María Teresa Arias han sido las encargadas de llevar a cabo esta actividad que ha tenido como principales objetivos concienciar a la población sobre este tipo de problemas de salud, contribuyendo a su prevención mediante consejos de cara a la planificación del embarazo –aplicables a los dos miembros de la pareja–, así como poner en valor la importancia del rol de los padres en el afrontamiento de este tipo de patologías.



De este modo, la médico especialista en Pediatría ha explicado, entre otros aspectos, la frecuencia y los principales defectos congénitos que aparecen en los recién nacidos, así como sus consecuencias y las necesidades que se derivan de ellos. Pero sobre todo, ha incidido en medidas preventivas y consejos que se pueden seguir antes y durante el embarazo para evitar algunos de estos problemas de salud en el feto.

En este sentido, Gallardo subraya la importancia de que tanto la futura madre, como el futuro padre, una vez tomada la decisión de tener un hijo, atiendan a una serie de precauciones orientadas a planificar el embarazo entre las que se cuentan abandonar o interrumpir hábitos nocivos como el consumo de alcohol, cafeína, tabaco u otras sustancias químicas; vigilar la medicación que se está tomando y asesorarse acerca de su posible impacto en el feto; pero sobre todo la pediatra enfatiza la importancia de la ingesta constante y continuada de ácido fólico, todo ello de forma previa al embarazo.

Según Francisca Luisa Gallardo, “se recomienda incorporar la ingesta de un suplemento de ácido fólico, tanto en el hombre como en la mujer, preferiblemente durante tres meses antes de que se produzca el embarazo, o al menos desde que se abandone el método anticonceptivo, ya que ambas partes aportan el 50% de la carga genética al futuro bebé.

“Esta sencilla pauta reduce de manera muy significativa la aparición de algunos de los defectos congénitos más frecuentes en los bebés, como la espina bífida y defectos del sistema nervioso central, así como algunos casos de cardiopatías congénitas o labio leporino”, ha añadido.

Por su parte, la enfermera pediátrica María Teresa Arias ha sido la encargada de ofrecer, durante la charla, una perspectiva más personal acerca de este tipo de patologías, enfocada desde la vivencia familiar. De esta forma, Arias destaca como clave el rol parental a la hora de llevar a cabo un afrontamiento adecuado de este tipo de patologías.



Así, considera de vital importancia el empoderamiento de los padres para el desarrollo futuro de sus hijos. Al hilo de esto, apunta a la labor de apoyo y asesoramiento que desempeña el tejido asociativo, solucionando dudas y compartiendo información y herramientas con las familias, con el conocimiento extra de sus necesidades que aporta el hacerlo desde la perspectiva de un grupo de iguales.

Arias lo explica de este modo: “si transmites confianza a tu hijo se hará protagonista de su propia historia, tú le marcas el camino y él sin duda lo continuará”. La charla, que ha tenido lugar en el salón de actos del hospital montillano y a la que han sido invitados tanto profesionales sanitarios y no sanitarios, como asociaciones del área de referencia del centro y ciudadanía en general, ha concluido con un turno de preguntas para resolver las dudas de los asistentes.

Sobre los defectos congénitos

Los defectos congénitos son alteraciones en la forma, localización o función de las distintas partes y órganos del cuerpo. Su frecuencia se sitúa en torno al 3 o al 4 por ciento de los nacimientos, pero sube hasta el 7 por ciento si se incluyen los casos en que la patología se detecta con el tiempo, a medida que el niño evoluciona. Se producen por causas genéticas y ambientales, estas últimas ligadas fundamentalmente al consumo de drogas, alcohol o ciertos fármacos, así como a la presencia o exposición a infecciones, entre otros.

El Hospital comarcal de Montilla participa desde enero de 2005 en el Estudio Colaborativo Español de Malformaciones Congénitas (ECEMC), un Programa de investigación clínica y epidemiológica que estudia los defectos congénitos del desarrollo humano.

Se trata de un estudio retrospectivo que vigila la frecuencia de los distintos defectos congénitos e investiga los factores de riesgo genéticos y ambientales implicados en su origen. El ECEMC está compuesto por dos grupos básicos: el Grupo Periférico y el Grupo Coordinador.

El Grupo Periférico, integrado actualmente por 70 hospitales con maternidad de toda España, entre ellos el de Montilla, controla en total más de 100.000 nacimientos anuales, lo que supone más del 21% de los recién nacidos españoles. El Grupo Coordinador es multidispliciplinario y está integrado por especialistas en Genética, Dismorfología, Teratología, Epidemiología y Bioestadística.

Para más información, el ECEMC pone a disposición de la ciudadanía esta página web. Este grupo ofrece también la posibilidad de realizar consultas telefónicas sobre exposición a teratógenos a través del Servicio de Información Telefónica para la Embarazada en el teléfono 918 222 436.

Según los datos aportados al estudio por el centro montillano, desde 2005 hasta la actualidad se han detectado 148 casos de malformaciones congénitas en recién nacidos. Durante este periodo han venido al mundo en Montilla cerca de 6.000 bebés, lo que supone alrededor de un 2,6% de recién nacidos con malformaciones congénitas.

Agrupados por categorías, los defectos congénitos más frecuentes en los recién nacidos de la comarca en los últimos diez años han sido, en primer lugar –con 40 casos registrados–, defectos de la piel (angiomas, nevus, aplasia cutis, etc.); seguidos de alteraciones genitourinarias (hipospadias, malformaciones renales,...) –37 casos–; defectos de extremidades (polidactilia, sindactilia, defectos por reducción de extremidades, alteraciones de caderas y otros) –30 casos–; y cardiopatías congénitas de distinta gravedad –15 casos–.

Esta actividad informativa y de promoción de la salud se ha llevado a cabo coincidiendo con el Día Mundial de los Defectos Congénitos, marcado recientemente el 3 de marzo, precisamente con el objetivo de aumentar el conocimiento de estas afecciones y su importancia en la salud pública.

REDACCIÓN / ANDALUCÍA DIGITAL

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos