:::: MENU ::::

lunes, 10 de noviembre de 2014

  • 10.11.14
La aclimatación de las variedades tintas a la zona Montilla-Moriles es una realidad. Prueba de ello es el incremento paulatino de la producción y de la calidad de los tintos que, desde hace una década, ampara el indicativo de Vinos de la Tierra de Córdoba.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

El balance de los primeros diez años de funcionamiento de este marchamo genérico –que permite diferenciar en los mercados los tintos cordobeses, además de avalar su procedencia y los métodos empleados en su elaboración y crianza– no puede ser más positivo.

Y es que durante la vendimia de 2004, año en que se aprobó oficialmente el indicativo de Vinos de la Tierra de Córdoba, las cooperativas montillanas La Unión y La Aurora, junto con la de San Acacio de Montemayor, molturaron más de 2,1 millones de kilos de uva tinta, que se convirtieron en casi 1,5 millones de litros de vino.

El pasado año, el aforo del fruto cosechado en los viñedos tintos de la comarca se cerró en 8,9 millones de kilos, todo un récord para la zona. No en vano, representa un 424 por ciento más de uva tinta que la que se vendimió hace una década, cuando se puso en marcha, de manera oficial, este sello genérico.

De igual modo, la extensión de viñas tintas en producción también ha aumentado significativamente en los últimos diez años. De las 250 hectáreas que había cultivadas en la zona a mediados del 2004 se ha pasado a las 800 que existen actualmente en el marco vitivinícola cordobés.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

De ellas, más de 600 pertenecen a socios de la cooperativa La Unión, lo que significa que el 85 por ciento de los caldos amparados por el indicativo Vinos de la Tierra de Córdoba sale de esta entidad que, desde hace años, desarrolla la mayor vendimia de Andalucía.

Otra de las entidades de referencia en la elaboración de vino tinto es la cooperativa Nuestra Señora de La Aurora, que este año ha procesado en torno a dos millones de kilos de uva. La Aurora y La Unión comenzaron a trabajar en 1995 con variedades de uva tinta en dos plantaciones experimentales situadas en el término municipal de Montilla, con el fin de analizar la aclimatación en la comarca de una veintena de variedades.

En la actualidad, ambas entidades molturan la mayor parte de la uva tinta que se produce en la comarca, si bien existen algunas experiencias particulares que están elaborando pequeñas partidas de vino tinto para ser comercializado y sin olvidar a la cooperativa San Acacio de Montemayor, que este año prevé elaborar en torno a 220.000 litros de tinto, tal y como avanzó el gerente de la entidad, Juan Antonio Aguilar.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

En Montemayor, las primeras plantaciones de esta clase de uva se realizaron en el año 2000, al amparo de las ayudas que la Unión Europea concedió para la reconversión y la reestructuración del viñedo de la zona Montilla-Moriles. Con todo, la primera cosecha de variedades tintas en la cooperativa San Acacio no llegaría hasta el mes de agosto de 2002.

En la actualidad, la sociedad montemayorense cuenta con más de 30 hectáreas de viñedos de variedades tintas. De ellas, un 80 por ciento están dedicadas a la variedad syrah; un 15 por ciento a uva tempranillo y el cinco por ciento restante a tintilla de Rota, "un tipo de uva que mejora bastante la calidad del vino", según explicó Juan Antonio Aguilar.

J.P. BELLIDO / REDACCIÓN
REPORTAJE GRÁFICO: JOSÉ ANTONIO AGUILAR

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos