:::: MENU ::::

sábado, 19 de julio de 2014

  • 19.7.14
El otro día, un periodista que había leído mi columna anterior, me preguntó qué tenía yo en contra de Cincuenta sombras de Grey y eso me ha motivado a dedicarle la sección esta semana. Va por él. Lo primero, confesar que he leído esta trilogía de E.L. James porque este libro –perdonad que evite el sustantivo "novela", pero me cuesta catalogarlo así- es el primero de tres. Los otros dos se titulan Cincuentas sombras más oscuras y Cincuenta sombras liberadas.

® AD ENTERTAINMENTS ||| PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN

Está claro que son libros destinados a féminas, aunque seguramente haya algún hombre al que le gusten –me consta que hay más de un marido agradecido a estos volúmenes que han despertado o intensificado la libido de sus parejas-.

Pueden ser una lectura entretenida para estas tardes de estío donde el calor nos confina en nuestras casas o para leerlos en la tumbona, entre baño y baño. Como no son muy profundos, se pueden beber sus páginas sin atragantarse y sin necesidad de interpretar ningún hecho.

Para mí no fueron más que una evasión, aunque he de confesar que después de terminar el primer libro, con su horroroso final –he de reconocerlo: no me gusta que me peguen-, no tenía muchas ganas de seguir conociendo las vicisitudes de Anastasia Steele y Christian Grey, la pareja protagonista. Pero vaya, los dos libros siguientes son una novelita rosa al más puro estilo Corín Tellado.

He de recalcar que a mí lo que me gusta es la buena literatura, esa en la que los personajes están bien construidos, son creíbles y la narrativa del escritor o escritora te arrastra por sus páginas deseando que no acabe nunca la historia. Eso aquí no lo vais a encontrar.

El único personaje que es compacto es Grey, el protagonista, ya que su forma de actuar sádica tiene un origen bien definido, y su personalidad hermética y un tanto asocial es el resultado de algunos traumas que descubriréis en el libro.

Respecto a ella, no es nada creíble: pasa de ser una chica insegura y tímida a una heroína de las de pistola en mano. El narrador es la propia protagonista, Anastasia, por lo que siempre vamos a ver el mundo desde su perspectiva. Grey será un misterio que habrá que desvelar.

No recomendaría este libro a una chica de veinte años, por miedo a que se crea una fantasía muy potente que en la vida real no se da: una mujer que cambia a un hombre. Creo que es el anhelo femenino más universal: convertir al hombre humano que tenemos en frente en el príncipe del cuento que nos leyeron de pequeñas. Y eso no ocurre, nadie cambia por nadie, y mucho menos pasa de rana a príncipe.

Otra cosa que a mí me llama la atención es la facilidad con la que ella acepta que un hombre que acaba de conocer le regale un coche de alta gama, junto con otros objetos. Yo creo en la igualdad y en conseguir metas individuales y no entiendo a las mujeres que entienden que son los hombres los que tienen que pagar todo. Pues Anastasia no tiene ningún problema en asumir su papel de pseudomantenida. Y digo "pseudo" porque ella quiere trabajar.

Christian es un hombre dibujado por ordenador: es guapo, con una bonita sonrisa y un cuerpo esculpido. Me temo que los sádicos distan mucho de ser tan atractivos.

Pero si queréis olvidaros de vuestros problemas cotidianos, soñar con un hombre alto, de ojos grises, que es un perfecto conquistador y que os pasea por el mundo con todos los medios de transportes imaginables –se me olvidaba comentar que es multimillonario-, además de ser lo que podríamos llamar “un semental”, estos son vuestros libros. Funcionan.

El sádico bueno es un melómano, por lo que en sus páginas encontraréis buena música. Al hilo de los libros han sacado tres CD con los temas que acompañan a la historia de la pareja acrobática. Merece la pena disfrutarlos, sobre todo las composiciones de música clásica.



Ficha literaria

Título: Cincuenta sombras de Grey.
Autor: E. L. James.
Género: Novela erótica.
Título original: Fifty Shades of Grey.
Fecha de publicación: 2011.
Editorial: Grijalbo.
ISBN: 978-60-73110969.

MARÍA JESÚS SÁNCHEZ / REDACCIÓN

DEPORTES - MONTEMAYOR DIGITAL

FIRMAS
Montemayor Digital te escucha Escríbenos